1933-brough-superior-ss100
La subasta de motos más cara del mundo: aquí, sus protagonistas
Collage sabado-2
Las mejores imágenes de la clasificación del Gran Premio de Estados Unidos
Gettyimages-1052580910
Márquez gana en Motegi y se proclama siete veces campeón del mundo
Sut united states  1690730
La lluvia no aparece y Hamilton se lleva una ajustada Pole en Austin
Ford Mustang Bullitt 2019
Al volante del Ford Mustang Bullitt: American way!

Pero, ¡qué clase de ‘motos de asistencia’ tiene el circuito Bahréin!

El Reino de Bahréin, estado soberano del Golfo Pérsico, no es precisamente un lugar humilde, eso lo teníamos claro pero lo que no imaginábamos es que emplearan hasta tres de las deportivas más rápidas del mundo como simples motos de asistencia. Aquí, la prueba.

Motos-gp-f1-bahrein

En Manama, capital del emirato de Bahréin se alza el circuito de Sakhir, sede fija del Gran Premio de Fórmula 1 de este país, un lugar del que no diremos que se atan los cerdos con longaniza por aquello de evitar ofensas religiosas. Pero lo cierto es que no hemos encontrado una expresión en castellano que defina mejor lo que sucede allí con los vehículos de asistencia del circuito, muy especialmente, con las motos.

Hace un par de semanas, en la redacción de CarandDriver.es no dábamos crédito cuando veíamos a los pilotos de Red Bull Racing viajar desde el el lugar donde sus monoplazas les dejaron tirados hasta el box en una BMW S1000 RR y hasta en una ¡Suzuki Hayabussa! Por cierto, ambas con el rostro de Salman bin Hamad bin Isa Al Jalifa grabado en la cúpula, por si fuera poco.

No le conoces, ¿verdad? hablamos del príncipe heredero del emirato de Baréin o lo que es lo mismo, del 'p. amo' de este país pero sobre todo, hablamos de un tipo generoso, al menos con los operarios del circuito… Cuando haces cosas así no debe resultarte nada extraño que te consideren un ídolo al que portar en sus motocicletas de alta cilindrada, claro. Pero lo mejor de todo es que echando la vista atrás hemos encontrado a una tercera moto de asistencia de Sakhir de las que quitan el hipo, la Ducati Panigale que transportó a Stoffel Vandoorne la temporada pasada, cuando su McLaren-Honda era cualquier cosa menos solvente.

Aquí tienes a las que hemos definido como las reinas del circuito de Bahréin, tres motos de ensueño usadas como meras herramientas de trabajo.

Ducati Panigale: el ángel de la guarda de Vandoorne

Cuando tu monoplaza no rinde al nivel que se espera, cuando tu motor no acelera, cuando se para, cuando te deja tirado –literalmente– en mitad de desierto; nada como encontrarte en tu camino con una Ducati Panigale 959, una montura con 157 caballos de potencia y 176 kilos de peso que puede no ser lo más cómodo para ir de paquete, pero es capaz de pasar de 0 a 100 km/h en un par de segundos y hacerte olvidar todo el drama McLaren-Honda en un santiamén. Sobre todo, si no tienes que pagar los 16.690 euros que cuesta en nuestro mercado. Ah, perdón, 16.890 que además su color blanco es un extra de 200 euros.

BMW S1000 RR: al rescate de Max Verstappen

Puede que seas un piloto combativo, de los que van al límite, de los que no dudan a la hora de lanzarse al vértice de una curva… aunque haya un rival en el mismo al que llevarse puesto. Y es que si sabes que lo peor que te puede pasar es que tengas que dejar el asiento de tu RB14 para subirte a la deportiva de BMW, hablamos sin duda de un mal menor. Sobre todo porque este misil de BMW Motorrad tiene un motor de 1000 cc que entrega 193 caballos a 13.000 rpm y que hace que te olvides de sus 216 kilos de peso. Como sucede con la Ducati, su asiento trasero es incómodo, pero ahorrarte los 19.500 euros que refleja su precio base, siempre es un placer.

Suzuki GSX-1300 R Hayabussa: Ricciardo, tú sí que sabes

No estaba en su mejor momento, sus opciones en carrera acababan de terminarse y Daniel Ricciardo no es precisamente un piloto acostumbrado a no acabar un Gran Premio, pero no podemos dejar de imaginarnos la gran sonrisa del australiano cuando descubriera que el viaje de vuelta al box iba a realizarlo en una de las motos más rápidas del mundo. Sí, hablamos de una máquina que nos dejó en 2005 pero que sigue siendo todo un icono gracias a sus elevadas prestaciones y es que su motor de 1.3 litros y 173 caballos de potencia y su carrocería aerodinámica le permiten alcanzar los 299 km/h de velocidad punta. No se nos ocurre una máquina mejor en la que poder consolarte tras un abandono en Fórmula 1 y además, ¡su asiento trasero es más cómodo que el de las otras dos!

Desde aquí aplaudimos iniciativas como las del circuito de Báhrein, un escenario en el que estas tres bestias de las dos ruedas podrían dirimir sus diferencias perfectamente, por cierto. En cualquier caso lo único seguro es que en el próximo Gran Premio de F1 del emirato no podrás evitar desviar tu mirada hacia las reinas de Sakhir porque son distintas, muy distintas a las motos de asistencia del resto de circuitos como el de Montmeló, sin ir más lejos. Y sino que se lo digan a Fernando Alonso...