Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

A subasta el Mercedes 300 SL Gullwing de Adam Levine

El famoso cantante de Maroon 5 ha vivido una historia de amor durante los últimos años con el codiciado “Alas de Gaviota”, una relación que dejará de existir cuando el modelo alemán pase a nuevas manos en la subasta de este fin de semana.

D8511cca-1955-mercedes-benz-300sl-1

En la última Super Bowl acaparó gran parte del protagonismo debido a una polémica actuación en el descanso de la final de uno de los escaparates más importantes del planeta, algo que ha llevado a ciertos grupos de aficionados a criticar su comportamiento. Sin embargo, a lo largo de estos últimos años también ha sido protagonista por lucir un ejemplar de 1955 en un estado de forma impecable.

Y es que Adam Levine no deja indiferente a nadie y su gran compañero de viajes es este Mercedes 300 SL Gullwing, un modelo que está destinado a separarse del cantante de Maroon 5 ya que durante este fin de semana se está celebrando una subasta en Fort Lauderdale, organizada por RM Sotheby’s en Florida, Estados Unidos. Su relación comenzó hace seis años y desde entonces ambos han sido ‘cazados’ por las cámaras en varias ocasiones, algo que no sucederá a partir de ahora.

La casa de subastas no ha publicado muchos detalles acerca del “Alas de Gaviota”, pero sabemos que cuenta con un propulsor de seis cilindros en línea y 3.0 litros de cilindrada original y una pintura plateada genuina. Si nos asomamos al interior nos encontramos con un habitáculo rematado en cuero azul oscuro, una serie de acentos metálicos, un volante de dos radios y unos llamativos medidores analógicos. Fijándonos detalladamente en su odómetro nos damos cuenta de que este ejemplar no ha estado descansando plácidamente en el garaje, como si fuese una pieza de museo, sino que Levine le ha dado buen uso y es que registra un total de 82.845 kilómetros.

Tampoco conocemos la historia que hay detrás del coche antes de llegar a las manos del famoso cantante, aunque imaginamos que pasaría por distintas manos desde que salió de la fábrica allá por 1955. Una cosa sí que está clara y es que todos ellos se hicieron cargo del coche de la mejor manera posible pues sus detalles lucen un estado de conservación muy destacado, como podemos ver en los asientos de cuero, la pintura o los elementos mecánicos visibles en el compartimento del motor.

Dada la popularidad de este modelo y el gran deseo que suscita entre los coleccionistas de todo el planeta, sería fácil pensar que su precio alcance las siete cifras con facilidad. Si a esto le sumamos que ha pasado por las manos de Adam Levine, el próximo propietario tendrá que ir llamando a su banco para que le preparen una buena cantidad de dinero.