Opel-concesionarios
Concesionarios Opel: PSA plantea una reestructuración en toda Europa
Sut chinese grand  1586600
Prost: “Sabíamos que traer a Sainz sería un riesgo”
Mclaren-suv-ok
McLaren descarta incorporar un SUV a su gama
Toro rosso china pista 2018 1
Honda ayudará a Toro Rosso a buscar explicaciones para su rendimiento impredecible
Mercedes-maybach-ultimate-luxury-apertura
Mercedes-Maybach Vision Ultimate Luxury: Filtrado antes de tiempo el nuevo SUV de lujo

El sucesor del Concorde se llama Aerion AS2 y es el avión más rápido del mundo

Lockheed Martin y Aerion desarrollan ya el futuro avión supersónico comercial, un proyecto que permitirá cubrir largas distancias en tiempo récord a principios de la próxima década.

Aerion-as2-bluesky-hr-1513613013

Lockheed Martin se une a la compañía Aerion para llevar a cabo uno de los proyectos más ambiciosos de esta start-up, el avión supersónico comercial AS2 o lo que es lo mismo, el sucesor del mítico Concorde.

Diseñado para recorrer la distancia que separa Londres de Nueva York en la mitad de tiempo que emplea cualquier avión de los que cubren esta ruta actualmente, el Aerion AS2 estará listo para despegar en el año 2023, justo 20 años después de la desaparición del citado Concorde, hasta la fecha el comercial más rápido del mundo.

El proyecto de Aerion Corporation es serio y se inició hace algo más de una década, sin embargo, es ahora con el respaldo de la compañía norteamericana Lockheed Martin, fabricante de aviones de combate como los F-16, F-35 o F-22, cuando más se ha avanzado en materia de investigación y desarrollo en el mismo hasta el punto de que ya conocemos sus características básicas.

El concepto no es exactamente el mismo que el del Concorde, pues estamos ante un avión más pequeño y exclusivo, lo más parecido al hypercar de los cielos.

Hablamos de una estilizada aeronave de sólo 51,8 metros de largo por 23,5 de ancho que transportará a 12 pasajeros más la tripulación a velocidades superiores a los 1.600 km/h, lo que permitirá cubrir la distancia que separa Londres de Nueva York en algo más de tres horas, permitiendo vuelos de ida y vuelta en el mismo día a un lado y el otro del Atlántico.

Aireon planea fabricar más de 300 de estos aviones supersónicos en sus primeros diez años, un trabajo que ya ha encontrado el respaldo de algunas empresas como Flexjet, que encargó ya los primeros 20 aviones AS2. Por su parte, Airbus –quien participó también en la fase inicial de este proyecto– estudia en estos momentos incorporarse de nuevo.