Diesel-impuesto
El impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes para el conductor medio
Verstappen
Verstappen: “Alonso no era una opción para 2019”
Peugeot-elegendapertura
Peugeot e-Legend Concept: Eléctrico y con un encantador toque retro
Vandoorne
Vandoorne: “He estado en McLaren los dos peores años de su historia”
Incendio-nordschlefe-porsche-911
El fuego arrasa a este Porsche 911 GT3 en Nordschleife

Vendido el Ferrari 250 GT Drogo por 800.000 euros

El carrocero italiano conservó el motor de 300 caballos del Testa Rossa y añadió una carrocería cerrada de aluminio más práctica. Es un ejemplar único y se puede utilizar tanto a diario como en circuito.

Su vida en competición duró trece años en los que obtuvo varias victorias.

Los trabajos de carrozado únicos realizados sobre alguna de las versiones del Ferrari 250 se cuentan a decenas. Pero pocos comportaron una transformación tan sorprendente como la que el carrocero italiano Piero Drogo ejecutó sobre el 250 Testa Rossa chasis número 0716 de 1957. Este proyecto, el 250 GT Drogo código 2493, lo subastó la empresa alemana Auctionata la semana pasada por 799.960 euros, casi 300.000 más que lo que pedía inicialmente.

Partiendo del TR, Drogo construyó una nueva carrocería cerrada de aluminio de líneas similares a los cupés 250 más conocidos de finales de los años cincuenta y principios de los sesenta. Su aerodinámica optimizada y su estructura aligerada era una combinación ideal con los 300 caballos del motor del Testa Rossa. El coche participó en numerosas carreras entre 1964 y 1977 y venció en algunas de ellas, como el Gran Premio de Brasil de 1965.

Este Drogo se matriculó primero en Milán el 16 de mayo de 1961 con la matrícula MI 557298, ya que también está homologado para circular por la vía pública. El coche se ofrecía con toda la documentación original y su trayectoria documentada por el historiador Marcel Massini especializado en Ferrari.

Además de por este 250 GT, a la empresa de Drogo, Carrozzeria Sports Cars, se la recuerda por haber diseñado el morro del 250 LM y de los prototipos P de Ferrari y el carismático 250 GT de 1962 cuya zaga se asemejaba a la de una furgoneta.