Ferrari-abandoned port
Esta colección de Ferrari abandonados en pleno campo es lo más doloroso de la semana
1017510998-lat-20190518-levitt-i500-0519 34589
Fernando Alonso no logra la machada y se queda fuera de las 500 millas de Indianápolis
Vonnen-porsche-911-hybrid-port
Vonnen trae al presente el Porsche 911 Hybrid
1017503876-lat-20190514-lat miller 2019 05 14 0043
Un pinchazo boicotea los planes de Fernando Alonso en la clasificación
Seat-leon-st-cupra-r-01
Conducimos el Seat León ST Cupra R: El más caro, ¿el mejor?

Alonso golpeó la pared de su habitación tras abandonar en Singapur

El asturiano se sintió muy frustrado después de tener que retirarse por los daños que sufrió su McLaren en el accidente de la primera vuelta.

Alonso malasia 1

Fernando Alonso perdió una gran oportunidad en el Gran Premio de Singapur. El piloto asturiano relizó una muy buena arrancada por el exterior de la trazada y llegó a colocarse brevemente en tercera posición cuando se vio involucrado en el segundo accidente entre Max Verstappen y Kimi Raikkonen. Alonso no pudo hacer nada para evitar el choque y su coche se elevó varios centímetros en el aire debido a la fuerza del impacto. Su McLaren sufrió demasiados daños y, aunque pudo reemprender la marcha, tuvo que abandonar la carrera poco después.

La frustración de Alonso llegó a un nivel en el que dio un puñetazo a la pared de su habitación y dejó un agujero movido por la rabia al no poder aprovechar una situación donde podía haber logrado un muy buen resultado. El propio piloto admitió lo sucedido tras la retirada en el paddock de Sepang. “Sí… ¡El agujero sigue allí!”, explicó en declaraciones recogidas por Autosport.

“Fue fruto de la frustración. Cuando vi la repetición, después de que Vettel trompeara en la curva 3, estábamos solo tras Hamilton y teníamos los neumáticos adecuados en ese momento. Así que incluso podíamos haber intentado adelantarle. Podíamos haber perdido un par de posiciones, pero eso en un circuito urbano no ocurre porque nadie te adelantará”, añadió.

Alonso asegura que la posibilidad de subir al podio en Marina Bay era muy realista. “A veces somos lentos y no somos competitivos, por lo que no podemos hacer nada, como en Spa y Monza. Entonces esperamos a este par de circuitos donde sabemos que somos competitivos. Además, tuvimos lluvia, y estábamos segundos o terceros al llegar a la curva. Un podio estaba garantizado en Singapur y seguramente hubiera sido mi logro más grande de la última década, apuntó.

“Intento pensar en positivo, y si eso tuvo que pasar este año es porque el destino quiso. Creo que las cosas pasan porque tienen que pasar. Quizás hay una razón detrás de todo lo que pasa en una carrera, o en un campeonato, o en tu vida. Y esa razón es que vendrán mejores cosas. Prefiero pensar así”, concluyó Alonso.