Replicas-chinas-superdeportivos (1)
Los superdeportivos más exclusivos tienen réplicas chinas en marcha realmente fieles
Sainz declas cope
Sainz, sobre el McLaren de 2019: “Todo es nuevo, hay ganas de probarlo”
Vw-transporter-abt-delantera
Volkswagen e-Transporter by ABT: La furgoneta más electrizante
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Ev
El Gobierno aprueba el Plan MOVES con ayudas para la compra de vehículos eléctricos

Así es el Toyota que pilotará Fernando Alonso en Bahréin

El piloto asturiano tendrá su primera toma de contacto con el WEC a bordo del Toyota TS050 Hybrid, un prototipo híbrido con notables diferencias con respecto a un Fórmula 1.

Toyota le mans

Fernando Alonso participará en el test postemporada de ’rookies’ del WEC que tendrá lugar en Bahréin de la mano de Toyota. El piloto asturiano tendrá su primera toma de contacto con los prototipos durante esta prueba y podrá comenzar a familiarizarse con el Toyota TS050 Hybrid con el que podría disputar las 24 Horas de Le Mans, si bien todavía no ha habido confirmación oficial de este suceso debido a que la propia Toyota todavía no ha oficializado su participación en la próxima ‘súper temporada’ del Mundial de Resistencia. Esta campaña será la más larga de la historia del campeonato actual e incluirá dos ediciones de las 24 Horas.

El LMP1-H al que se subirá Alonso se diferencia bastante de un Fórmula 1 en una serie de aspectos. Una de las diferencias más importantes entre ambos bólidos es el peso. Mientras que el peso mínimo del coche en Fórmula 1 según el reglamento de 2017 es de 728 kilos, sin contar combustible, el de los prototipos híbridos asciende hasta los 875 kilos. Al contar con un depósito de gasolina más pequeño que se va rellenando con los repostajes, en condiciones de carrera la distancia en cuanto a peso entre ambos vehículos se reduce.

La aerodinámica también presenta notables diferencias. A pesar de que los Fórmula 1 actuales cuentan con una mayor carga aerodinámica que los monoplazas anteriores, la carga de los prototipos es todavía mayor. Estos vehículos cuentan con una carrocería cerrada, techo incluido, que cubre las ruedas, por lo que la resistencia al aire es mayor que la de un Fórmula 1.

La tecnología híbrida es un punto en común de ambos bólidos, pero su funcionamiento es diferente. El Fórmula 1 cuenta con dos sistemas de recuperación de energía: el MGU-K (cinético) y el MGU-H (térmico). El LMP1-H solo tiene un motor cinético con una mayor capacidad de recuperación de energía que es superior al del Fórmula 1, pues las baterías son más potentes y tienen una mayor capacidad de almacenamiento.

El motor de combustión del Fórmula 1 es una unidad V6 con una cilindrada máxima de 1,6 litros y un turbocompresor que rinde 800 caballos de potencia. El Toyota TS050 Hybrid cuenta con un motor V6 de 2,4 litros y dos turbocompresores que rinde 500 caballos. En cuanto al combustible, la cantidad que se puede emplear en Fórmula 1 está limitada a 105 kilos en carrera y un flujo de 100 kilos por hora. Para los LMP1-H, el flujo es de 80,6 kilos por hora y la capacidad del depósito, en el caso del Toyota, es de 62,5 litros.

Gran parte de la temporada del WEC se disputa en circuitos donde también corren los Fórmula 1, por lo que es posible realizar comparaciones en cuanto a tiempos. En Bahréin, Porsche hizo la pole con un tiempo medio de 1’39’’383 al contarse las dos mejores vueltas de los dos pilotos que clasifican. En el Gran Premio de Fórmula 1, Valtteri Bottas logró la pole con un registro de 1’28’’769. Diferencias de tiempos fruto de un concepto diferente y distintos estilos de pilotaje.