Discovery-dgt
A menos de un mes para Semana Santa, la DGT estrena su nueva flota de coches
 mg 9580
La FIA trabaja en solucionar el problema de los semáforos
Porsche Cayenne Coupé
Porsche Cayenne Coupé: El Panamera se hace SUV
Collage rufus
¿Qué diantres es RUFUS y qué tiene que ver con Fernando Alonso?
Koenigsegg-jesko-ginebra
Agotado: Todos los Koenigsegg Jesko ya tienen dueño pero… ¿está todo perdido?

Balance de la era híbrida en F1: 5 años, 100 carreras, y poca variedad

Las unidades de potencia llegaron a la Fórmula 1 hace cinco temporadas, periodo en el que se han completado 100 Grandes Premios, lo que da suficientes datos como para hacer un interesante balance.

Podium portada

El reglamento técnico más innovador y revolucionario que la Fórmula 1 haya visto jamás apareció en 2014. La Fórmula 1 se convertía en una categoría híbrida y la tecnología cobraba más importancia que nunca.

Los motores se convirtieron en terriblemente complejos, lo que unido a un reglamento de pruebas ultra restrictivo, supuso un verdadero quebradero de cabeza para los equipos, especialmente para los constructores. Hubo quién llegó con los deberes hechos, como Ferrari, o quién todavía, incluso en la actualidad, trata de ponerse a la altura, como Renault.

Este dominio y complejidad se han dejado ver claramente en los resultados, más allá de que Mercedes haya conquistado los cinco títulos de pilotos y los cinco títulos de constructores que se han disputado, se ha visto muy poca variedad, ya no solo en las victorias, sino también en los podios conquistados.

De los 100 Grandes Premios disputados, Mercedes se ha llevado la victoria en 74, lo que da una buena muestra de cual ha sido su dominio. Esta proporción se mantiene si lo extrapolamos a los podios, donde de 200 posibilidades de subir a uno, los de las flechas plateadas lo han hecho en 148 ocasiones.

El segundo mejor equipo en este periodo ha sido Ferrari, con 14 victorias, es decir, 50 menos que su más inmediato rival. En podios, los de Maranello han recogido trofeo en 73 ocasiones. Destacar aquí la evolución que han llevado a cabo los de rojo, que empezaron de forma muy pobre para terminar luchando por los títulos en los dos últimos años.

El último lugar privilegiado de las victorias lo ocupa Red Bull, con 12 triunfos a repartir entre Max Verstappen y Daniel Ricciado. Los de la bebida energética han subido al podio en 56 ocasiones de las 200 posibilidades que han tenido, un número muy digno teniendo en cuenta las deficiencias que la unidad de potencia Renault ha sufrido en según que temporadas. Y tristemente, nadie más ha logrado triunfos. Solo estos tres equipos; Mercedes, Ferrari y Red Bull. Un bagaje realmente pobre en cinco largas temporadas.

En los podios, afortunadamente, si ha habido algo más de variedad que en los triunfos, pero tampoco mucho más. De los 300 podios posibles en estas cinco temporadas, los tres equipos anteriormente mencionados han cosechado 277, lo que deja unas migajas de 23 podios que se han repartido entre cuatro equipos; Williams, Force India, McLaren y la extinta Lotus.

Estos cuatro equipos tenían algo en común cuando consiguieron recoger un galardón; todos montaron unidades de potencia Mercedes. Sí, de los 300 podios vistos en estos cinco años, 171 han sido para las unidades de potencia Mercedes. Ferrari no ha logrado ningún podio a través de sus equipos suministrados, y en el caso de Renault, solo han logrado subir al cajón a través de Red Bull. Honda, sin premio en este sentido.

Principales constructores a parte, Williams ha sido quién más ha conseguido subir al podio, especialmente por su buena temporada 2014, donde incluso de haber acertado en momentos puntuales, podrían haberse llevado un triunfo. Los de Grove han logrado 15 podios en este periodo. Desde que comenzó la era híbrida, Williams ha conseguido al menos un podio en cada temporada, hasta este último año, donde lejos de subir al podio, han sido el peor equipo con solo 7 puntos en el mundial de constructores.

El siguiente equipo en la lista es Force India, algo que no debe resultar muy extraño teniendo en cuenta sus posiciones en el mundial de constructores en los últimos años. Los hombres de Vijay Mallya han logrado cinco podios en cinco temporadas, todos ellos logrados por Sergio Pérez y siendo, curiosamente, su mejor año, en 2017, cuando faltaron a su cita con el podio.

McLaren ocupa el penúltimo lugar en la lista de privilegiados, si bien su podio es tan lejano como es posible. Por si alguien no lo recuerda, fue en la primera carrera de la era híbrida, cuando los de Woking hicieron un doblete en Australia, beneficiándose de la exclusión a Daniel Ricciardo. Kevin Magnussen y Jenson Button fueron los hombres que le dieron la última alegría a un equipo que desde entonces, en términos de resultados, ha ido cuesta abajo.

Y finalmente el último; Lotus. El equipo de Gerard López, en su época más complicada con numerosos problemas económicos, pero con la ventaja de haber cambiado la unidad de potencia Renault por una de Mercedes consiguió llevarse una gran alegría en el Gran Premio de Bélgica de 2015, cuando Romain Grosjean finalizo justo detrás de los Mercedes.

Cinco largas temporadas con muy poca variedad de pilotos en las primeras posiciones y donde prácticamente se ha perdido la incertidumbre en el podio, tendiendo las rarezas a prácticamente cero. Una Fórmula 1 que gradualmente se ha convertido en una categoría con dos clases claramente diferencias. Para bien o para mal, esto cambiará parcialmente en 2019, con el cambio de motorista de Red Bull. Quizás veamos más variedad, o quizás sea un pleno de Mercedes y Ferrari. Veremos.

  • Mercedes -> 74 victorias de 100 posibles; 148 podios de 200 posibles
  • Ferrari -> 14 victorias; 73 podios
  • Red Bull -> 12 victorias; 56 podios
  • Williams -> 15 podios
  • Force India -> 5 podios
  • McLaren -> 2 podios
  • Lotus -> 1 podio