Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Helmut Marko prepara su venganza sobre Cyril Abiteboul

En Red Bull aún están contrariados al no conseguir retener a Daniel Ricciardo en sus filas.

Helmut marko abiteboul

Sí algo nos dejó la temporada 2018 de Fórmula 1, más allá de la propia acción de pista, fue una interminable catarata de declaraciones entre los máximos responsables de Red Bull y Renault. Declaraciones cruzadas en muchos casos al borde de la falta de respeto donde ambas estructuras se acusaban mutuamente de todos sus males.

El invento-documental llevado a cabo por Netflix en colaboración con la Fórmula 1 nos reveló varios episodios de esta tensa relación. Inolvidables los comentarios de Horner preguntando que ahora que se han gastado todo el dinero en Ricciardo, cómo iba a mejorar los motores. O bastante de peor gusto, recordando como Cyril era el chico de los cafés cuando llegó a la Fórmula 1.

Red Bull apretó al máximo a Renault, dejando al motorista, con menores o mayores motivos, en bastante mal lugar. Cyril Abiteboul se tomó su venganza arrebatándole a Daniel Ricciardo al equipo austriaco, cuando estos solo parecían preocupados ante una hipotética oferta de Mercedes o Ferrari. Sin duda, una victoria que el de Renault saboreó como nunca.

El pasado solo es pasado según en qué condiciones, y ante el actual rendimiento de las unidades de potencia Honda, y lo torcida que ha empezado la temporada para Renault, en Red Bull no pierden ocasión para sacar pecho y recordar lo malo malísimo que era todo con Renault.

Pero la realidad es que en Red Bull no han encontrado el sustito idóneo para Ricciardo. Gasly aun estaba verde para un reto de este tipo, y al piloto francés solo le está salvando la gran distancia entre Red Bull y el resto de equipos, pues en la comparativa directa con Max Verstappen son pilotos de un nivel totalmente diferente. Poco va a poder hacer Kvyat para que el equipo piense en él para algo diferente a una sustitución de emergencia, y Albon, aunque está sorprendiendo positivamente, aun tiene mucho camino por delante.

Y en este contexto es como se está tejiendo la gran venganza de Helmut Marko, Christian Horner y Red Bull, hacia Cyril Abiteboul, que no es otra cosa que arrebatarle a Nico Hülkenberg al equipo Renault. En Red Bull ven al alemán como un segundo piloto de garantías. Veterano y de constratada velocidad, dispuesto a ser hombre de equipo sin llegar a inquietar las pretensiones de Max Verstappen, ahorrándose incendios como el actual de Ferrari con Vettel y Leclerc o incluso la situación que antaño tuvieron en Mercedes con Rosberg y Hamilton.

Hülkenberg finaliza su contrato en la presente temporada, tras haber llegado a Renault proveniente de Force India en la temporada 2017. Nico fue una de las primeras piedras con las que se formó la nueva Renault, la primera apuesta en forma de piloto al renovado proyecto del fabricante francés, al que más tarde se unirían Carlos Sainz y finalmente Daniel Ricciardo, por lo que su pérdida sería significativa, más en un momento donde escasean los pilotos de este perfil, quedando básicamente Sergio Pérez en la ecuación, del cual se dijo que ya rechazó a Renault en el pasado.

Como dice el dicho, el que ríe el último, ríe mejor, y en Red Bull pueden estar preparando la carcajada final a costa de un Cyril Abiteboul al que le crecen los enanos.