Itv escape
7 bulos sobre la ‘nueva ITV’ que debes tener en cuenta
998877
Rosberg se confiesa: Ferrari intentó ficharle
Bmw x7
BMW X7: Desvelado el nuevo coloso de Múnich
Gettyimages-156755703
Horarios y cómo ver el Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1 y el resto de competiciones
Seat fabrica
Seat bate récord de ventas… gracias al mercado alemán

Hockenheim vs Hockenheim

16 años después, el trazado clásico del circuito alemán aún sigue siendo añorado por los aficionados.

Hockenheim aerea

El circuito de Hockenheim se inauguró en un lejano año 1932, pasando a ser lugar habitual de pruebas tanto de Mercedes como de Auto Union. Desde entonces, ha tenido un buen número de reformas, que de cierta manera, mantenían la esencia del trazado.

Caracterizado por sus larguísimas rectas que se adentraban en el bosque, provocaba que cada vuelta fuese una aventura, pues nunca sabías qué te ibas a encontrar, o cómo iba a estar el tiempo en la mencionada zona, amén del efecto que provocaban los frondosos árboles a la hora de evacuar agua.

Aunque siempre tuvo cierto parecido a Monza por su alta velocidad media, Hockenheim se había ganado el corazón de los aficionados desde que la Fórmula 1 aterrizase allí en 1970, con su trazado de casi siete kilómetros y la escena única de ver y oir a los portentosos motores perderse en el bosque.

Desafortunadamente para los aficionados, el circuito confortaba ciertos inconvenientes logísticos, por lo que la Fórmula 1 empujó para una reforma que llegaría para la temporada 2002 y que no hizo más que matar la esencia de Hockenheim, mutilando las largas rectas a través de los bosques para convertirlo en un circuito más.

Poco importaron las críticas de pilotos, los lamentos de periodistas o el desencanto de muchos aficionados; la decisión ya se había tomado. Reforma realizada por Hermann Tilke, que se ganó gran parte de su mala fama por acciones como esta, las cuales ayudaron a inculcar al adjetivo de ‘Tilkodromo’, un circuito son alma, uno más, sin encanto ni esencia.

Mucho tiempo ha pasado desde 2002, y los aficionados han tenido tiempo de reconciliarse con el nuevo Hockenheim, que entre las muchas categorías que acoge, ha proporcionado carreras muy emocionantes, y la conocida zona del Motodrom congrega a una ingente cantidad de público que siempre añade color a cualquier evento.

Sin embargo, en cada visita a Hockenheim resulta imposible no recordar aquél trazado mágico, aquel circuito especial y único que ningún otro emplazamiento ha logrado siquiera emular.