Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

La sonrisa de Daniel Ricciardo regresó en Canadá

El piloto australiano volvió a tener motivos para sonreír tras un fin de semana donde se mostró muy competitivo con Renault.

Ricciardo canada 2019 1

El comienzo de la andadura de Daniel Ricciardo con Renault no fue nada sencillo. El piloto australiano tuvo multitud de dificultades a la hora de adaptarse a un monoplaza con menores capacidades a las que estaba acostumbrado en Red Bull. La falta general de ritmo y una serie de errores incomprensibles cometidos por Ricciardo lastraron su inicio de temporada, pero en las dos últimas carreras fue capaz de empezar a dar la vuelta a la situación.

Mónaco fue el primer indicio de verdadera competitividad por parte de Ricciardo más allá de la séptima posición que consiguió en China. El australiano completó un fin de semana sólido que le permitió concluir la carrera en novena posición. El trazado urbano del Principado era un circuito más acorde a las características del Renault, que adolecía de la falta de potencia, pero la gran sorpresa vino en Canadá.

El circuito Gilles Villeneuve es exigente en cuanto a potencia se refiere, pero los dos monoplazas de Renault mostraron un buen ritmo a pesar de su a priori desventaja en velocidad punta. Tanto Ricciardo como Nico Hulkenberg se metieron en la Q3 de la clasificación y el australiano fue capaz de aprovechar las circunstancias para colocarse en una impresionante cuarta posición de la parrilla, por delante de Pierre Gasly y Valtteri Bottas.

Lo visto en la clasificación no se trató de un espejismo y Ricciardo tuvo un ritmo muy competitivo durante las primeras vueltas de la carrera. El australiano fue capaz de retener a Bottas durante varios giros a pesar de que el finés tenía neumáticos más frescos, con unas maniobras defensivas que impidieron al de Mercedes ganarle la posición hasta que finalmente encontró un hueco para adelantar.

Al final, Ricciardo perdió terreno y fue alcanzado por Hulkenberg, pero desde Renault les ordenaron que mantuvieran las posiciones, dando por válidos el sexto y séptimo puesto de ambos. Esta carrera dio a Ricciardo motivos para sonreír de nuevo tras un comienzo de temporada lleno de dificultades a las que ha empezado a sobreponerse, siendo especialmente alentador su rendimiento en un trazado teóricamente complicado para Renault.