Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

La mala suerte arrebató a Leclerc su primera victoria en Fórmula 1

El piloto monegasco iba encaminado a conseguir su primer triunfo en la categoría cuando su motor comenzó a perder potencia.

Leclerc bah carrera 2019 1

La pole de Charles Leclerc en el Gran Premio de Bahráin era toda una declaración de intenciones. El joven monegasco estaba decidido a conseguir su primera victoria en Fórmula 1 en su segunda carrera como piloto de Ferrari. La promesa de la Scuderia que ya es toda una realidad lo tenía todo para lograr el triunfo más importante de su trayectoria deportiva hasta la fecha partiendo desde la primera posición de la parrilla.

Leclerc nunca se había visto en una situación similar en el ‘Gran Circo’, una inexperiencia que le pasó factura en la salida. El monegasco no hizo una buena arrancada y se vio superado por Sebastian Vettel y Valtteri Bottas. También tuvo un roce peligroso con Lewis Hamilton donde ambos se acercaron demasiado, pero ninguno de los monoplazas sufrió daños y los dos siguieron en carrera.

A pesar de su juventud, Leclerc ha demostrado ser un piloto paciente y sacó a relucir esta virtud en Bahréin. Poco a poco, fue recuperando terreno hasta colocarse en la primera posición en la sexta vuelta. A partir de ese momento, nadie pudo seguir el imparable ritmo del monegasco, quien se fue distanciando cada vez más de sus rivales con el paso de las vueltas en Sakhir.

La carrera parecía estar decidida a favor de Leclerc, quien se mantuvo al frente una vez finalizado el segundo ciclo de paradas. No había cometido ningún error y su ritmo estaba siendo rápido, pero empezó a perder una alarmante cantidad de tiempo con respecto a Hamilton a falta de 10 vueltas. Las alarmas saltaron en Ferrari, pues Leclerc empezó a quejarse de problemas en su motor.

En el box de la Scuderia rezaban porque el motor de Leclerc aguantara para que el monegasco sumara su primer triunfo en Fórmula 1, pero la sangría de tiempo era demasiado grande. Hamilton alcanzó a Leclerc y le adelantó sin demasiadas dificultades, poniendo fin a las aspiraciones del joven piloto después de una carrera donde hizo los méritos suficientes para ganar.

Los problemas en el motor seguían y el miedo a perder la victoria se convirtió en temor a quedarse fuera del podio. Bottas adelantó a Leclerc para ponerse segundo y Verstappen estaba muy cerca a falta de pocas vueltas, pero un golpe de fortuna en forma de coche de seguridad salvó al monegasco. Los dos Renault se quedaron parados en pista al mismo tiempo, lo que causó la salida del Safety Car.

La carrera no se reanudó y se terminó detrás del coche de seguridad, por lo que Leclerc pudo subir al podio por los pelos. Lo más probable es que Verstappen hubiese arrebatado al monegasco la tercera posición, pero el oportuno Safety Car permitió que consiguiera su primer podio en Fórmula 1. Logro agridulce para Leclerc, pues la victoria estaba más que asegurada sin los problemas de motor.