Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

¿Quién puede parar a Mercedes?

El fabricante alemán ha contestado a su pretemporada menos dominante con un comienzo de temporada de récord.

Mercedes - ferrari

Hay que remontarse a la época dorada de Williams, en los 90, para encontrar un equipo capaz de marcar tres dobletes consecutivos en las primeras tres carreras del año. Este es el bagaje de la Mercedes de 2019, precisamente en un año que no había comenzado tan bien como en años anteriores.

Sin tener el aparente dominio del comienzo de la era híbrida, pareciendo más vulnerables que en otras ocasiones, Mercedes ha rozado la perfección, con un solo desliz en estas tres carreras; perder la pole position en Bahréin a favor de Ferrari, en un circuito donde claramente no eran mejores, pero donde sí consiguieron el mejor resultado posible en carrera.

Resulta irónico este comienzo en cierta medida, pues en 2018, con un vehículo teóricamente superior, no fueron capaces de lograr el triunfo hasta la cuarta carrera de la temporada. Todo lo contrario que este año, donde, estando presuntamente por detrás de Ferrari, no solo han logrado los tres triunfos, sino también los tres segundos puestos.

Si bien es cierto, que como comentábamos anteriormente, Mercedes no fue dominador en Bahréin, esto lejos de resultar reconfortante, puede ser hasta demoledor, pues allí también lograron el triunfo. Realmente, el rendimiento del W10 parece estable en los distintos circuitos, siendo más bien Ferrari la que tiene un rendimiento más volátil, con más altibajos.

Esto se visualiza aun mejor teniendo añadiendo en la comparativa a Red Bull. Mientras que el RB15 ha logrado interceder entre los Ferrari, nunca ha sido capaz de echarle el guante a los Mercedes.

Una vez pasadas las primeras carreras del año, que en 2018 no se le dieron del todo bien a Mercedes, ahora llega el turno de Bakú y España, donde sí que pudieron dominar con cierta comodidad. De repetirse este dominio, con cinco victorias en las cinco primeras carreras del año, resulta impensable que alguien pudiese evitar un nuevo triunfo de Mercedes y un nuevo campeonato para Hamilton.

Pero de momento, la temporada es larga y aun hay quién piensa que se puede parar a Mercedes. Ferrari continúa trabajando para encontrar un equilibrio. Su vehículo, diseñado con bajo drag y gran aceleración y velocidad punta, trata de buscar la forma de compensar la pérdida en curvas de alta velocidad, mientras hay quién opina que se trata simplemente de un problema de fiabilidad, que si en Ferrari desatan a la bestia, ganarían… siempre y cuando la mecánica aguantase. Y en un campeonato donde solo se pueden usar dos o tres unidades de los distintos componentes de la unidad de potencia, es algo preocupante.

Por su parte, Red Bull trabaja contrarreloj. Por primera vez en la era híbrida y circuitos altamente beneficiosos aparte, los de la bebida energética se ven a una distancia asequible de Mercedes. Pero ese aumento de rendimiento les ha llevado a perderse en lo que siempre han sido fuertes; la aerodinámica. El RB15 es un coche irregular, difícil de pilotar, difícil de poner a punto, lo que hace que solo uno de sus pilotos esté siendo capaz de llevarlo a buen puerto.

Newey no es de los que se rinde, y acotado el problema, trabaja a fondo en la solución, que según han dejado deslizar, se trata de buscar más puntos de carga aerodinámica en todo el conjunto del diseño, y no solo a base de puesta a punto, algo que ahora se puede hacer y de lo que decidieron prescindir en los años de Renault para intentar compensar un menor empuje del motor. De encontrar solución, se puede esperar un paso delante de Red Bull, quedando siempre la duda de cómo de grande podría ser ese paso.

¿Puede alguien parar a Mercedes? Lo cierto es que hay motivos para la esperanza, no posiblemente para la lucha por el título, que queda supeditado a una gran serie de malos resultados por parte de las flechas plateadas, pero si para unas carreras vibrantes, quizás con hasta tres contendientes a la victoria. Todo dependerá de quién dé antes con la tecla. Desafortunadamente, los problemas de Renault son más profundos, y resulta muy complicado pensar que puedan acercarse en lo que resta de año.