Tesla-dog-mode
Tesla lanza un “Dog Mode” para que dejar a tu mascota dentro del coche no sea un problema
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Kia-soul-ev
Kia Soul EV: 391 km de autonomía para el crossover eléctrico
Alfa romeo racing colllage
El nuevo Alfa Romeo Racing de 2019, al detalle
Ford dagenham boris johnson
Ford amenaza con mover toda su producción del Reino Unido por el Brexit

Sin revolución: Se caen los mayores cambios de la nueva normativa de motores

La opción continuista ha ganado peso de cara a 2021 tras el poco interés mostrado por los motoristas que optaban a entrar en la Fórmula 1.

Grupo de estrategia

La primera gran normativa de Liberty Media prometía grandes cambios, modificaciones capaces de atraer a nuevos fabricantes al Gran Circo, amén de igualar el rendimiento de los equipos y sobre todo cerrar la gran diferencia entre los tres grandes equipos y el resto.

El pilar en el que se sustentaba esta normativa era la eliminación de la MGU-H, el elemento de la unidad de potencia más complicado y caro de desarrollar, y a su vez, no aprovechable en producción. A esto se unían otras posibilidades como la estandarización de la MGU-K.

Fabricantes, Fórmula 1 y FIA esperaban tener el reglamento cerrado para finales de junio, comunicándoselo a los equipos para que ya pudiesen comenzar a trabajar en él, pero tras la última reunión del Grupo de Estrategia, la tendencia ha cambiado.

Los actuales fabricantes se han hecho fuertes y aluden a una falta de interés de potenciales motoristas como Porsche o Aston Martin para defender el actual modelo de unidades de potencia, usando el argumento de, si nadie va a entrar, para qué cambiar lo que tenemos.

Es obvio que los actuales motoristas no solo compiten entre ellos, sino que también son proveedores de unidades de potencia a otros equipos, y a más motoristas, menos equipos a los que vender tu producto, y menos dinero en caja. Resulta sin embargo más difícil de entender que el resto de componentes del Grupo de Estrategia, especialmente el que representa los intereses de la Fórmula 1, no impongan su visión.

Por lo tanto, la continuidad de la actual unidad de potencia, con su MGU-H, gana fuerza para los próximos años, quizás hasta que uno de los actuales fabricantes abandone, y los que queden no puedan surtir al resto de equipos, quedando una situación no muy diferente a la que ha ido sufriendo el WEC, con los abandonos de los distintos participantes, o simplemente, por falta de variación en la lucha.

Con Liberty se prometió una nueva Fórmula 1, más simplificada, con más acción en pista, pero desafortunadamente, parece que los actuales fabricantes se encuentran muy cómodos en su posición.