Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

El glosario definitivo para seguir las 500 millas de Indianápolis

¿Spotter? ¿PaceCar? ¿Brickyard? Una prueba de esta magnitud tiene un lenguaje propio que bien merece una explicación.

Indy 500 01

La presencia de Fernando Alonso, piloto que mueve masas de aficionados y cuya carrera deportiva se ha centrado principalmente en la Fórmula 1, en una prueba tan diferente como las 500 millas de Indianápolis, provoca que una gran cantidad de seguidores intente seguir la prueba por primera vez.

Competición diferente, circuito diferente, forma de pilotar diferente que inevitablemente conlleva una larga lista de términos diferentes y cuyo significado conviene conocer para mejorar la inmersión en un espectáculo verdaderamente apasionante y que a la vez es el último escalón necesario para que Fernando Alonso consigue la ansiada triple corona, la cual es su objetivo actual.

Por este motivo, para la ocasión, Firestone ha elaborado un completo glosario con los términos específicos de este campeonato que conviene tener a mano.

Indycar Series: Se trata del campeonato al que pertenecen las 500 millas de Indianápolis, una de sus pruebas puntuables, si bien, como ocurre con las 24 horas de Le Mans, la prueba goza casi de más fama que el propio campeonato. La Indycar combina pruebas en circuitos ruteros o convencionales, así como óvalos y circuitos urbanos.

Indianápolis: La ciudad más poblada del estado de Indiana,  a su vez la capital, con casi un millón de habitantes. Sede del circuito de Indianápolis donde se disputan las 500 millas de Indianápolis desde 1911.

“Brickyard”: El sobrenombre por el que a veces se le apoda al ávalo de Indianápolis. La yarda de ladrillo. Obviamente, tras esto se esconde un motivo de peso. Y es que desde que se construyó el circuito hasta el año 1961, el trazado no era ni de tierra ni de asfalto, sino que estaba enteramente construido en ladrillo. A modo de homenaje, tras el asfaltado, se ha mantenido una yarda de ladrillo que coincide con la línea de meta, y la cual es besada como tradición, por el ganador de la prueba.

Superspeedway: Se dice que no hay dos circuitos iguales. Y aunque pueda parecer lo contrario, los óvalos también cumplen esta regla. Cada uno elige la distancia que cree conveniente, así como el grado de las curvas y también el peralte. Los óvalos de alta velocidad, por su extensión, de al menos dos millas, reciben el nombre de Superspeedway. Como nos indica Firestone, de los 1.200 circuitos aproximadamente construidos en Estados Unidos, cerca de 900 son óvalos, donde gozan de gran popularidad.

Dallara DW12: En la interminable búsqueda del ahorro de costes, la Indycar se decantó por un chasis común para todos los coches. El popular constructor Dallara ganó el ultimo concurso, cuyo prototipo se usa, con ligeros cambios, desde 2012. El nombre, DW12, rinde homenaje al malogrado Dan Wheldon, el cual fue piloto de desarrollo del chasis, y que falleció en un trágico accidente en la última carrera de la temporada 2011, la que iba a ser la despedida del antiguo monoplaza.

Pace Car: Mientras Europa luce orgulloso su coche de seguridad, o ‘Safeycar’, en Estados Unidos han optado por llamarlo ‘PaceCar’. ¿Las diferencias? En la práctica, inexistentes.

Caution: También llamada situación de bandera amarilla. En un circuito oval, ante el más mínimo incidente, ondean las banderas amarillas, que indican que la carrera queda neutralizada y que el coche de seguridad aparecerá en pista, al contrario que en Europa, donde suele indicar precaución en esa zona del circuito. Acostumbran a ser fundamentales en el devenir de la carrera, pues obligan a modificar de forma continua las estrategias.

Tow: Traducido como rebufo, es un término muy usado en las carreras en óvalo, donde coger la aspiración del piloto de delante es trascendental para poder adelantar. En este tipo de circuitos, ocurre la particularidad de que no siempre es beneficioso colocarse justo detrás del vehículo, sino que hay menor resistencia estando ligeramente hacia un lado. Como dicen los veteranos, el rebufo es todo un arte, y controlarlo, fundamental.

Etanol: El combustible que usamos en nuestro día a día es una mezcla de gasolina y etanol. Mientras en España, por ejemplo, la mezcla es de un 85% de gasolina por un 15% de etanol, en la Indycar rizan el rizo usando un 85% de etanol, cuya combustión es más limpia y no tóxica. En Estados Unidos además es extremadamente popular, pues se saca de las interminables cosechas de maíz que tienen. Antaño, la Indycar usó metanol, pero el fuego invisible que éste producía lo volvía extremadamente peligroso.

MPH: Como buena categoría americana, la Indycar usa las millas por hora en lugar de kilómetros por hora. En óvalos, además, no se presta tanta atención al tiempo por vuelta, sin al promedio, a la velocidad media durante la vuelta. En la edición de 2019, la pole position fue de un promedio de 229,618 millas por hora, nada menos que 396 kilómetros por hora.

Gasoline Alley: El lugar habilitado para que se sitúen los garajes de los equipos. Al contrario que en la Fórmula 1, los boxes se encuentran apartados de la pista, y es diferente al lugar usado para los cambios de neumáticos y repostaje de combustible.

Victory Lane: El lugar de honor que ocupa el ganador de la prueba tras la carrera, un emplazamiento donde el piloto recibe las felicitaciones y concede las primeras entrevistas rodeado de confeti, por supuesto.

Rookie Orientation Program: ¿Qué difículad puede tener un óvalo? Pues bastantes más de lo que se pueda pensar. Por ese motivo los pilotos debutantes deben superar el llamado Rookie Orientation Program, en el que deben demostrar ser capaz de rodar a las velocidades exigidas por la organización, evidenciando tener un total control sobre el vehículo.

Spotter: ¿Retrovisores? En el óvalo se va un paso más allá. El Spotter es una persona, colocada en la zona alta del circuito, cuya función es cantarle al piloto lo que ocurre a su alrededor, impidiendo que el vehículo se pueda mover a un lado ya ocupado por un rival, ocasionando un fuerte accidente.

Fast Friday: El último día de entrenamientos libres antes de la definitiva sesión de clasificación. Las configuraciones se radicalizan y se aumentan las presiones de los turbo, motivo por el que es el día en que se marcan las mayores velocidades.

Bump Day: Las 500 millas de Indianápolis están limitadas a 33 participantes, por lo que son varios inscritos, concretamente, los más lentos, los que se quedan fuera. El Bump Day era la sesión en la que los pilotos con peores tiempos intentaban clasificarse. Un piloto debe dar cuatro vueltas a máxima velocidad, sacándose el promedio. Solo puede haber un coche en pista, así que cada participante aguarda su turno en una fila. O el equipo puede elegir saltarse la cola, a condición de eliminar el tiempo registrado por el piloto. La táctica y el ‘timing’ juegan un papel fundamental, motivo por el que el Bump Day a menudo contenía más dosis de intensidad y dramatismo que la propia sesión de clasificación.

Carb Day: Día del carburador. Dotado de gran significado tradicional, pues era una sesión de entrenamiento, concretamente la última antes de la carrera, la cual se destinaba a poner a punto los carburadores para condiciones de carrera. Se celebra tras la sesión de clasificación.

Fast Nine: Una vez elegidos los 33 pilotos que participarán en la carrera, los nueve más rápidos volverán a realizar vueltas de clasificación para elegir el orden de salida de las tres primeras filas, y sobre todo, al poleman, que tendrá la gloria durante toda una semana, hasta la celebración de las 500 millas de Indianápolis.

Drivers, start your engines: Antaño, ‘Gentleman, start your engines’, ha sido actualizada para que no haya diferenciación de género. Se pronuncia antes de la carrera e indica a los pilotos el momento de encender los motores. Con la participación de la primera mujer se pronunció “In Company with the first lady ever to qualify at Indianapolis, gentlemen, start your engines”, que acabó evolucionando al “ladies and gentlemen, start your engines”, usado hasta 2016.

Leche: El piloto Louis Meyer tenía la costumbre de beber leche para refrescarse, cosa que no dudó en hacer en 1936, año en el que consiguió la victoria. Meyer apareció en prensa bebiendo leche, lo que convenció a los organizadores para instaurarlo como tradición. En 1993, Fittipaldi cambió la leche por zumo de naranja, promocionando uno de los negocios del brasileño, lo que le costó ganarse la enemistad del público hasta el punto de que aún hoy en día llega a recibir abucheos del público. En la actualidad, los pilotos eligen el tipo de leche antes de la carrera. Desde semidesnatada, hasta sin lactosa. Todo vale para mantener viva esta tradición.

Borg Warner: Posiblemente, el trofeo más impresionante de cuantos existen en el mundo del motor. Pesa casi 70 kilos y mide 1,63 metros de altura. En él figuran los rostros de todos los ganadores de las 500 millas. Se encuentra en el circuito de Indianápolis, mientras que el piloto recibe una réplica a menor tamaño.