Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
P90351034-highres
BMW Serie 8 Gran Coupé: El rival del Porsche Panamera ya está aquí
1017554805-lat-20190616-796916 (1)
El recadito de Bradley Smith a Aleix Espargaró le cuesta múltiples lesiones en su rodilla
Gettyimages-589921920
Los grandes cruceros contaminan mucho más que los automóviles

Alonso y la posibilidad de correr en Nürburgring junto a Toyota

Como ocurre desde hace más de una década, los japoneses llevarán un equipo a las 24 horas, con un pequeño inconveniente: no es una opción ganadora.

Vln 01

Tan conocido es que Fernando Alonso quiere hacer historia en el automovilismo, llegando donde nadie más lo ha hecho, como que Toyota está en un incontable número de competiciones por todo el mundo, además de estar más que dispuesta a acompañar al español en sus aventuras.

En este contexto, uno de los lugares que a buen seguro se le ha pasado por la cabeza a Fernando Alonso para dejar su huella es el circuito de sobra conocido tanto por amantes del Motorsport como por los que no lo son; Nordschleife, el infierno verde, el trazado más largo del circuito de Nürburgring, con más de 26 kilómetros por vuelta y rozando las 100 curvas, sin más escapatoria que algo de hierba y guardarrailes, muchos guardarrailes para impedir que los pilotos acaben en el bosque, un lugar donde puedes comenzar una vuelta bajo el sol y acabar bajo una fuerte granizada.

Construido sobre una carretera convencional que data de 1927, su trazado es estrecho y extremadamente revirado, siendo un circuito peligroso para vehículos demasiado rápidos hasta el punto que se debate si se ha quedado pequeño incluso para los GT3, donde ya hace unos años, de manera temporada, impusieron un límite de velocidad en algunos segmentos después de que Jann Mardenborough despegase con su GT y acabase en una zona de público, con fatales consecuencias.

Los GT3, son uno de los mayores éxitos del Motorsport, pues han permitido que pilotos de talento limitado, como los gentleman drivers puedan estar más cerca de pilotos profesionales, maximizando las ayudas a la conducción, pero de igual forma, impide que los pilotos de mayor talento puedan destacar, siendo en la actualidad prácticamente imposible discernir quién es el mejor o quienes son los mejores pilotos de GT3. Un reglamento terriblemente politizado donde en la mayoría de ocasiones el fabricante ganador se intuye antes de la carera debido a los ajustes de la siempre polémica ‘Balance of Performance’.

Es, sin duda, la categoría donde Fernando Alonso tendría más complicado demostrar de lo que es capaz, pero de igual manera, a la que debería acostumbrarse si quiere dejar su sello en pruebas como estas 24 horas de Nürburgring o las 24 horas de Spa-Francorchamps. Fernando lo tendría más fácil en GTE, donde pese a ser visualmente idénticos, el piloto aun tiene más margen de actuación. De hecho, acostumbran a ser los pilotos de GTE los más críticos con el funcionamiento de los GT3.

Dicho esto, si Fernando Alonso deseara entrar en este mundo, Toyota le podría brindar una ocasión de oro con estas 24 horas de Nürburgring, la selva de los más de 200 participantes con un tráfico e imprevisibilidad mucho mayor a la de Le Mans. El mayor inconveniente, quizás, para el asturiano, es que no se trata de una opción ganadora, pero tampoco lo era la de su primera participación en las 24 horas de Daytona, aquella que afrontó como una primera toma de contacto con la resistencia.

Toyota lleva varias unidades a las 24 horas de Nürburgring. Este año, son dos bajo el paraguas de Gazoo Racing, el nuevo Toyota Supra, que competirá en la categoría SP8, y un Lexus LC, inscrito en la categoría SP-Pro. En Nürburgring, la categoría más rápida es la conocida como SP9 (con permiso de los SPX de los vehículos sin homologar), que es donde se engloban los GT3.

Así por ejemplo, si en la sesión de clasificación de las 24 horas de Nürburgring de 2018, el mejor tiempo lo logró el Porsche 911 GT de Estre/Dumas/Vanthoor/Bamber, pilotos a los que Alonso derrotó en Daytona, en 8’14’’503, el mencionado Lexus de Toyota Gazoo paró el crono en 8’34’’591, a 20’’, mientras que el más rápido de los SP8 fue un el Audi R8 LMS, un GT4 con un tiempo de 8’55’’773, a 40’’ de los más rápidos.

El no ser una opción ganadora permitiría a Fernando liberarse de presiones y quitarse parcialmente de los pocos, pero de igual manera, el asturiano ha asegurado que solo irá a lugares donde pueda ganar, sin especificar, eso sí, si se refería a corto o largo plazo.

Sin duda, un dilema que Fernando debe afrontar. Entrar en el mundo de los GT3, donde es tan difícil destacar, o renunciar a pruebas como las 24 horas de Spa-Francorchamps o las 24 horas de Nürburgring. Mientras, Toyota tiene las llaves de lo que podría ser un primer paso en los nuevos retos de Fernando Alonso. Y sí, hay muchas pruebas del VLN, campeonato que se disputa completamente en Nürburgring, una vez finalice la supertemporada del WEC y Fernando quede liberado de todos sus programas. De hecho, el asturiano tendría que afrontar alguna antes de este carrera, pues es necesario adquirir una licencia especial y única para poder competir en este circuito con coches de más de una determinada potencia.