Diesel-entrevista
Las 10 preguntas definitivas sobre el diésel: Un experto las responde
Ticktum
Red Bull presiona a la FIA para que permita a Dan Ticktum correr en 2019
Peugeot-elegendapertura
Peugeot e-Legend Concept: Eléctrico y con un encantador toque retro
Gettyimages-1025803984
Ferrari no cierra sus puertas a Mick Schumacher
Diesel-impuesto
El impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes para el conductor medio

Alonso y Nakajima remontan 130 segundos para retomar el liderato de Le Mans

Un relevo impresionante del piloto español permitió que su Toyota recuperara la primera posición.

Toyota porta 202

La carrera se torció para el Toyota de Fernando Alonso con la llegada de la noche. La mala fortuna hizo que Buemi se encontrara con una ‘Slow zone’ que el Toyota rival logró saltarse, perdiendo algo más de un minuto. Para colmo de males, el suizo se equivocó a la hora de deslimitar el LMP1 y adelantó a varios vehículos en la zona neutralizada. Consciente de su error, Buemi frenó y se dejó pasar por esos vehículos, pero los comisarios fueron inflexibles e impusieron una sanción el #8 de 60 segundos, poco antes de que llegara el turno de Fernando Alonso.

El piloto español comenzaba su turno con 130 segundos de desventaja, una diferencia que parecía imposible de neutralizar. Pero perseverante como nadie, Alonso se puso a trabajar y vuelta a vuelta disminuyó la diferencia sorprendiendo a prácticamente todo el paddock. Segundo a segundo, vuelta a vuelta, para cunado el asturiano finalizó su relevo, dejó el coche a solo 45’’ de diferencia respecto al Toyota #7, momento en el que salió al ruedo Nakajima.

Un buen comienzo del japonés y una ‘slow zone’ hicieron el resto y para el final del stint de Nakajima, Kobayashi ya estaba en visión directa. No se conformó con eso Kazuki, y antes de finalizar su turno, adelantó en pista a Kobayashi recuperando muchas horas después, el liderato que se les escapó.

Buemi regresó al #8 en entredicho, con la misión de recuperar confianza, y el suizo respondió, metiendo segundos al #7 que sufría con neumáticos gastados. Tras una noche de mucha tensión, el día amanecía de nuevo con todas las opciones intactas para Fernando Alonso. En la tercera posición, Los Rebellion ‘luchan’ entre ellos con más de dos minutos de diferencia.

Los BR1 han desaparecido de la lucha hasta el punto de que la quinta posición la ocupa el LMP2 de G-Drive de Rusinov/Pizzitola/Vergne, con una ostensible ventaja sobre el equipo de Barthez con Canal/Stevens/Buret. El Signatech Alpine de Lapierre/Negrao/Thiriet ocupa la tercera posición.

En GTE, la carrera sigue rota tras la aparición del coche de seguridad, y el Porsche 911 de Estre/Christensen/Vanthoor domina con comodidad sobre el Porsche de Lietz/Bruni/Makowiecki, perseguido por tres Ford GT y con el Corvette de Antonio García en la distancia, en sexta posición, pero admitiendo Jan Magnussen que este año no hay velocidad para optar a la victoria.

En la categoría amateur, continua liderando el equipo Porsche de Patrick Dempsey, seguido en la distancia del equipo de Keating con su Ferrari 488. Completa el podio otro Ferrari, en esta ocasión, el de Spirit of Race.