Diesel-entrevista
Las 10 preguntas definitivas sobre el diésel: Un experto las responde
Ticktum
Red Bull presiona a la FIA para que permita a Dan Ticktum correr en 2019
Peugeot-elegendapertura
Peugeot e-Legend Concept: Eléctrico y con un encantador toque retro
Gettyimages-1025803984
Ferrari no cierra sus puertas a Mick Schumacher
Diesel-impuesto
El impuesto al diésel supondrá 3,3 euros más al mes para el conductor medio

Una accidentada segunda sesión de clasificación no deja cambios en Le Mans

Los continuos incidentes impidieron una correcta celebración de esta segunda sesión, donde no se mejoraron tiempos.

Le mans q2 2018

Accidentadísima segunda sesión de clasificación de las 24 horas de Le Mans. Apenas se dio la bandera verde con 120 minutos por delante, llegaron los primeros incidentes, muchos de ellos ocasionados por pilotos profesionales, algo que no suele ser norma a esas alturas de la sesión.

Un doble accidente de Andy Priaulx con el Ford GT y de Sven Muller con el Porsche 911 obligó tanto a la limpieza de la pista como la reparación de algunas barreras, provocando la primera de las banderas rojas.

Tras la vuelta a la normalidad, trompos, salidas de pista y pinchazos forzaron la continua aparición de ‘slow zones’ que condicionaron la actividad en el trazado, motivo por el que prácticamente nadie consiguió mejorar los tiempos de la primera sesión de entrenamientos libres, aunque algunos se quedaron cerca.

Mismamente, Fernando Alonso consiguió marcar 3’18’’021, a ocho décimas del tiempo que hizo Nakajima en modo clasificación. El piloto asturiano realizó un relevo de nueve vueltas, cogiendo después los mandos Buemi, que marcó un 3’18’’732, indicativo de que el Toyota está siendo muy rápido. Más problemas tuvo en el coche hermano Mike Conway, con varias salidas de pista durante sus vueltas.

Tras más de 10 minutos con ‘slow zone’ en la recta de meta, después de que Nicholas Lapierre sufriera un trompo y enviase muchísima grava hacia el asfalto, se produjo un fortísimo accidente en la primera chicane de la larga recta de Hunaudieres, que no solo dejó la pista repleta de trozos de vehículo, sino que destrozó las vallas de seguridad.

En un principio, se temió por la integridad del piloto, motivo por el que salió la bandera roja y los coches medicalizados salieron a la carrera, pero el piloto Giorgio Sernagiotto, del Villorba Corse, salió por su propio pie. Eso sí, la organización dijo que iba a necesitar más tiempo del que restaba para reparar la pista, por lo que dio la sesión por finalizada con más de 30 minutos por delante, pero anticipando que la tercera y última clasificación tendrá media hora más de duración, comenzando a las 21:30 en lugar de a las 22:00 programadas.