Replicas-chinas-superdeportivos (1)
Los superdeportivos más exclusivos tienen réplicas chinas en marcha realmente fieles
Sainz declas cope
Sainz, sobre el McLaren de 2019: “Todo es nuevo, hay ganas de probarlo”
Vw-transporter-abt-delantera
Volkswagen e-Transporter by ABT: La furgoneta más electrizante
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Ev
El Gobierno aprueba el Plan MOVES con ayudas para la compra de vehículos eléctricos

El Toyota de Alonso se impone en las 6 horas de Silverstone

La unidad #8 pilotada por el asturiano junto a Buemi y Nakajima se hizo con el triunfo en la cita británica.

Toyota 8 silverstone 2018 1

El Toyota #8 de Fernando Alonso se hizo con el triunfo en las 6 horas de Silverstone tras colocarse en el liderato de la carrera pasando la última hora de la prueba. Gracias a un veloz último relevo de Sebastien Buemi, el vehículo logró arrebatarle la victoria a la unidad hermana en una carrera dominada totalmente por la marca japonesa, que de nuevo no tuvo ningún rival en su categoría para que el #8 se llevara el tercer triunfo de la temporada.

Los dos Toyota, con Kamui Kobayashi en el #7 y Buemi en el #8, mantuvieron sus posiciones en una salida accidentada. El Rebellion #3 se chocó con el SMP #17 cuando intentaba ganarle la posición pero este último cerró la trazada, con ambos vehículos perdiendo el control en mitad de la pista. La mala arrancada de la estructura suiza fue peor todavía cuando el bólido #1 tuvo que salirse de la trazada para evitar a la unidad hermana, por lo que ambos vehículos perdieron numerosas posiciones en los metros iniciales.

Los incidentes de la arrancada también tuvieron un impacto significativo en la salida de la categoría GTE Pro. El Ford #66, que empezaba desde la pole, chocó con el DragonSpeed de LMP2 y tuvo que salirse de pista, lo que le hizo bajar hasta la última posición de la clase. El Porsche #92 aprovechó el revuelo para ponerse en primera posición, por delante de los dos Aston Martin.

Buemi en el #8 consiguió reducir la diferencia con Kobayashi en el #8 en el liderato ya que el japonés se encontró con una gran cantidad de tráfico que el suizo pudo aprovechar para pegarse a la unidad hermana antes de la llegada de las primeras paradas de la carrera. Ambos Toyota entraron al mismo tiempo en boxes, pero la parada del #8 fue más lenta al tener que ser empujado por los mecánicos para colocarse en el sitio adecuado para poder trabajar en el coche.

Poco después de pasar la primera hora de carrera, Buemi logró superar a Kobayashi para asumir la el liderato en lo que pareció un adelantamiento fácil fruto de órdenes desde el muro tras volver a pegarse al japonés gracias al tráfico. El vehículo #8 fue el primero en realizar su parada desde la primera posición de la carrera en la siguiente tanda de pit stops, donde Fernando Alonso recogió el testigo del suizo. Mike Conway hizo lo propio en el #7 en la vuelta siguiente saliendo por delante de la unidad hermana.

La diferencia entre los dos vehículos de Toyota se mantuvo en torno a los dos segundos, con Conway mostrando un fuerte ritmo vuelta tras vuelta ante la amenaza de Alonso. El británico siguió por delante del asturiano tras las paradas, pero el asturiano pudo pegarse tras los problemas que se encontró Conway doblando a otros competidores.

El primer periodo de Full Course Yellow de la carrera llegó debido a los restos de vehículos y los bolardos que había en mitad de la pista. Nada más empezar esta neutralización, el ByKolles con Rene Binder al volante perdió el control y golpeó las barreras, posiblemente debido al desconocimiento del procedimiento por parte del piloto austriaco. Muchos coches aprovecharon para realizar una parada, incluyendo los Toyota.

En un nuevo mano a mano, Alonso realizó agresivas maniobras de doblaje para mantenerse pegado a Conway y superarlo eventualmente. El asturiano gestionó bien los doblajes y gracias a un buen ritmo fue capaz de ampliar la distancia con su compañero hasta los cinco segundos antes de la salida del coche de seguridad por los restos que quedaron en la pista fruto del pinchazo del Ferrari #71.

Una vez se relanzó la carrera, Alonso se mantuvo en el liderato antes de que el Toyota #7 parara en boxes para subirse Jose María López, pues el asturiano dejó el volante del #8 a Kazuki Nakajima una vuelta después. Las posiciones de ambos vehículos se mantuvieron, con tres segundos de separación entre las dos unidades.

El Toyota #7 recuperó el liderato de la carrera después de que López superara a Nakajima, ampliando la distancia en la primera posición hasta llegar a los 15 segundos. Un segundo periodo de Full Course Yellow neutralizó la carrera al aparcar Antonio Felix da Costa su BMW en una zona conflictiva de la pista debido a un problema en su vehículo.

Toyota aprovechó este periodo para realizar un nuevo cambio de pilotos, recuperando al dúo del principio de la carrera con Kobayashi en el #7 y Buemi en el #8. La distancia entre ambos apenas se redujo, con el japonés cómodamente en el liderato. Sin embargo, Toyota optó por cambiar el alerón trasero del vehículo del japonés en la siguiente parada, lo que restó la diferencia significativamente.

Llegando a la última hora de la carrera, Kobayashi cometió un error yéndose fuera de la pista que permitió a Buemi acercarse a un segundo de su compañero. El suizo comenzó a atacar al japonés hasta arrebatarle el liderato a falta de 48 minutos para el final. Buemi consiguió estirar la diferencia hasta cruzar la línea de meta en primera posición, por delante del Toyota #7 y del Rebellion #3, que se hizo con el último escalón del podio en LMP1.

La categoría LMP2 estuvo protagonizada por los dos bólidos del equipo Jackie Chan DC Racing. La unidad #38 se hizo con la victoria tras superar en la última parte de la carrera al bólido #37, con ambos dominando la clase con cierta comodidad sobre el Signatech Alpine #36. El resto de equipos tuvieron diferentes problemas que les alejaron de la lucha por la victoria.

El Ferrari #51 ganó en la categoría GTE Pro gracias en gran parte a un tremendo relevo realizado por Alessandro Pier Guidi que colocó al bólido en la batalla por el triunfo tras una complicada arrancada. El podio de la clase lo completaron el Porsche #91 y el Ford #67. Este último protagonizó una emocionante batalla con el Porsche #92 en los últimos minutos de la carrera que se resolvió a favor de la marca del óvalo. En GTE Am, el triunfo fue a parar a manos del Porsche #77, que ganó con comodidad tras las sanciones de sus principales rivales.