1366 2000 0  pinned
Correos recauda más de 1 millón de euros con la venta de etiquetas medioambientales de la DGT
Gettyimages-952382114
Toto Wolff: “Creo que Sebastian habría ganado fácilmente la carrera”
All-newfordgt innovations 13
Ford amplía la producción del GT ante el incremento de pedidos
Collage marquez-2
La celebración del título de Marc Márquez, en imágenes
Sin titulo
Este tráiler lleno de coches de cine es lo más llamativo del día

A Daytona le faltó creérselo con Fernando Alonso

La organización y promotor norteamericano no sacó todo el jugo posible a unos test que generaron mucha expectación, especialmente con la presencia de Fernando Alonso.

26198632 10154946769181020 133594783894296522 o

A finales de la temporada pasada, Fernando Alonso, aprovechando la presencia del equipo de Zak Brown, confirmó su presencia en las 24 horas de Daytona en un movimiento que rápidamente fue identificado como preparación para las 24 horas de Le Mans, un objetivo que Fernando nunca se ha molestado en esconder, rumbo a la ansiada triple corona.

Hay algo especial en el hecho de que un ‘crack’ en su disciplina se interese en otra disciplina. Por diversos motivos, genera una expectación especial. Los ejemplos son numerosos como pueda ser Valentino Rossi corriendo en Rally, en mismo Kubica o Kimi Raikkonen, Lorenzo en coches, o, como hemos visto recientemente, Fernando Alonso en la Indycar.

 

La Indycar mostró una asombrosa flexibilidad y adaptación. Apenas pensaban mostrar unos minutos del estreno de Fernando Alonso en Indianápolis, y ante la avalancha de espectadores, ampliaron y mostraron absolutamente todo, batiendo récords y, literalmente, alucinando con el tirón de Alonso. Aquello fue beneficioso para todos, pues muchos aprendieron mucho de una categoría desconocida, y la Indycar ganó en popularidad.

IMSA no tuvo este valor, y no tuvo problema en dar por sentado de que el impacto de Alonso iba a ser menor que en Indycar. Como el señor en su despacho que decide que ese libro, ese grupo de música o esa serie de televisión, no es suficientemente bueno, alguien en IMSA decidió que el tirón de Alonso no iba a ser suficiente como para alterar su programa, más allá de una rueda de prensa.

Y claramente se equivocaron. El público respondió como en Indycar y demandaba imágenes de Alonso. IMSA tiene a su favor que el circuito de televisión no estaba montado como está en carrera, como estaba en Indianápolis, pero eso no les impidió retransmitir la carrera de los LMP3 que se disputó este fin de semana.

Cierto que se usaron apenas algunas cámaras fijas, como también es cierto que al aficionado le hubiera bastado eso para disfrutar del estreno de Fernando Alonso, para conocer y diferenciar estos vehículos desconocidos para el aficionado a la Fórmula 1. Pero IMSA decidió que al público no le interesaba. Ni siquiera la afluencia masiva de público al circuito en un fin de semana especialmente frío hizo cambiar de opinión al promotor. 

La organización perdió una oportunidad de oro para darse a conocer y generar expectación antes de las 24 horas de Daytona, de mostrar la belleza de ver estos vehículos rodando durante la noche, de ver lo apasionante que es gestionar el tráfico. En definitiva, la oportunidad de promocionar su producto, algo difícil de entender. Podrán dar muchas excusas, pero simplemente, IMSA no se atrevió.