4893a811-bus-bends-bridge-
Este es el efecto de sobrecargar un puente con un autobús pesado
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Gettyimages-1052698252
Llueve sobre mojado: Vettel volvió a fallar en un adelantamiento
Sin titulo
Este tráiler lleno de coches de cine es lo más llamativo del día

Fernando Alonso debuta con victoria en las 6 horas de Spa-Francorchamps

Triunfo del piloto español junto a Sebastien Buemi y Kazuki Nakajima en un ajustado y emocionante final de carrera.

Alonso wec spa 2018 victoria2

Mucho tiempo ha pasado, quizás demasiado, más del que se merecía, pero Fernando Alonso se volvió a subir a lo más alto del podio. Ha ocurrido en el debut del piloto español en el mundial de resistencia. Fernando Alonso logró la victoria en las 6 horas de Spa-Francorchamps, en el que ha sido su primera carrera con el Toyota TS050 Hybrid, una carrera que al final tuvo más competencia de la que se podía predecir en un principio.

Así fue porque los distintos coches de seguridad eliminaron la diferencia de una vuelta con la que partía el segundo de los Toyota, dejando un final de carrera más que emocionante entre los dos LMP1 híbridos. Fernando Alonso realizó dos relevos durante la carrera. El primero, antes de lo previsto por un cambio de estrategia forzado después de un fortísimo accidente de uno de los Ford GT que tuvo como consecuencia un largo periodo de coche de seguridad.

Ahí Fernando Alonso se doctoró en gestión de tráfico, y luego, en lucha directa con el ex Fórmula 1 Kamui Kobayashi, al que batía vuelta tras vuelta antes de cederle el coche a Nakajima tras 90 minutoss de relevo. Con Nakajima vinieron los problemas. El japonés no apretó lo suficiente los cinturones de seguridad, teniendo que hacer una parada extra en boxes. Poco después sufriría un trompo que no ocasionó daños pero si supuso una importante pérdida de tiempo.

Toyota debía decidir quién realizaba el relevo final, si Buemi o Alonso, y apostó por el asturiano. Fernando solo debía gestionar una cómoda ventaja, pero entonces, otro accidente, esta vez del ruso Isaakyan sobre el LMP1 de SMP Racing, que luchaba por la tercera posición del podio, provocó un nuevo coche de seguridad que redujo la distancia entre ambos Toyota a la mínima expresión.

Cuando se relanzó la carrera, Fernando tenía unos segundos de ventaja, que Conway, con un ritmo superior, no tardó en neutralizar justo antes de tener que realizar su parada en boxes. Fernando pararía una vuelta después, y con una mejor vuelta de entrada y salida, así como con menos carga de combustible, consiguió distanciarse de Conway. Pero el británico estaba enchufado y no tardó en acercarse a Fernando Alonso.

Entonces habló Toyota. Los pilotos estaban forzando la máquina y estaban saltando las alertas. Desde el muro pidieron a los pilotos cambiar varios parámetros en su vehículo tras detectar sobrecalentamiento en le caja de cambios. De rodar en 1’58’’, a rodar en 2’08’’ para más tarde estabilizarse en 2’03’’. Toyota quería el doblete y no estaba dispuesta a asumir el riesgo.

Los diez minutos hasta el final, un relativo paseo hasta ver la bandera a cuadros. Buemi/Nakajima/Alonso ganaban tras completar 163 vueltas, con un margen de poco más de un segundo sobre el coche de Conway/López/Kobayashi, éste último, ausente en las celebraciones tras realizar un stint larguísimo de casi 3 horas. El tercer cajón del podio correspondió al Rebellion de Jani/Lotterer/Senna.

En LMP2, la victoria fue para el Oreca 07 de G-Drive encabezado por Rusinov y acompañado por Pizzitola y el ex Fórmula 1 Vergne, que ganaron la partida por 20’’ al Jackie Chan de Tung/Aubry/Richelmi. Completó el podio el Signatech Alpine de Lapierre/Negrao/Thiriet. Pastor Maldonado tuvo un gran debut, siendo de los más rápidos, aunque su equipo se tuvo que conformar con la sexta posición.

En GTE Pro, lucha descomunal hasta la última vuelta, donde tras muchos cambios de posiciones, venció el Ford GT de Mucke/Pla/Johnson, dejando la segunda posición para el Porsche 911 de Christensen/Estre. La tercera plaza del podio la ocupó el Ferrari de Rigon y Bird tras un adelantamiento al toque sobre el Porsche de Lietz y Bruni en el que quizás los comisarios no han dicho su última palabra.

En GTE Am se produjo el final más ajustado, con numerosos adelantamiento a final de carrera y en el que el Aston Martin  de Dalla Lana/Lamy/Lauda venció al del equipo TF Sport, pilotado por Yolluc/Hankey/Eastwood por solo 221 milésimas en línea de meta. El podio lo completó el Ferrari del equipo Clearweater Racing de Mok/Sawa/Griffin.