Toyota-hilux special edition-2019-1600-02
Toyota Hilux Special Edition 2019: Toque de exclusividad
Senna mclaren 1
‘Senna, historias desconocidas, 25 años más tarde’ es el último gran libro de la leyenda
Vs5-jetta-ateca
Presentado el VS5 Jetta, o lo que es lo mismo, ¡el Seat Ateca chino!
Red bull honda pit china 2019 1
Honda introducirá su primera actualización de la temporada en Azerbaiyán
Coche-electrico-estudio
Los coches eléctricos emiten CO2, incluso más que un diésel moderno según este estudio

La noche en la que Fernando Alonso hizo de héroe en Le Mans

El asturiano sorprendió en su condición de novato haciendo un relevo nocturno que será recordado en la historia de Le Mans.

B50

La carrera se puso muy cuesta arriba para el Toyota número 8. Buemi tuvo mala suerte con una ‘slow zone’ que le hizo perder un minuto de tiempo, y luego fue sancionado con otro minuto por exceder el límite de velocidad. De un plumazo, Buemi dejaba al Toyota TS050 Hybrid de Fernando Alonso a 130 segundos del gemelo.

Pero de estas que entró en acción el piloto asturiano, subiéndose al vehículo a la 1:30 de la mañana. Objetivo, recortar tiempo. ¿Pero cómo se recorta a alguien con tus mismas armas y que te saca tantísima ventaja? Pues haciéndolo como mejor sabes.

Alonso, con ese aire enfurecido que a veces le acompaña, comenzó a marcar su ritmo, y unas pocas vueltas fueron suficientes para marcar el terreno. Dos segundos aquí. Un segundo aquí. Cinco en esta vuelta. Alonso comenzó a doblar como un animal, con solidez, como si llevase toda la vida compitiendo en esta carrera, de la que carecía de cualquier experiencia.

La noche no le quedó grande al asturiano, que comenzó a desquiciar a su coche hermano, que cada vez que apretaba para marcar una buena vuelta, se encontraba que Fernando la mejoraba igualmente. Alonso comenzó a marcar 3’19’’. Incluso con unas gomas con casi dos horas de uso, rozó el 3’18’’, dejando boquiabiertos a los presentes.

Fernando seguía y seguía reduciendo la desventaja con todo un campeón del mundo como Pechito López. De un plumazo, Alonso ya le había comido un minuto al otro Toyota, que cada vez se encontraba más nervioso, incluyendo una pequeña salida de pista. Toyota le pregunta a Alonso si quiere alargar su relevo, a lo que el asturiano contestó afirmativamente sin pensárselo.

El bicampeón de Fórmula 1 siguió a lo suyo hasta que 2 horas y media más tarde, Toyota le llamó a boxes para finalizar su relevo, con el Toyota 'rival' a menos de 45’’. El novato rebajó la diferencia de 130 segundos a solo 45 segundos en un relevo que será recordado. La sonrisa en la cara de Alonso delataba la satisfacción por el trabajo hecho. “Había que recortar tiempo si o sí, y lo hicimos.”, afirmaba el asturiano. El #8 estaba fuera de la carrera, y Alonso se encargó de volver a meterlo en la lucha.