Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Un destello de la mejor versión de Jorge Lorenzo acabó por los suelos

El piloto de Honda luchaba por las primeras posiciones antes de caerse y llevarse por delante a Dovizioso, Viñales y Rossi.

1017552315-lat-20190615-796186

Tras la mala actuación de Jorge Lorenzo en el GP de Italia, Honda decidió tomar cartas en el asunto y coger las riendas de la situación. Así pues, se llevó a su piloto hasta la sede de Japón para trabajar en la incomodidad de la que ha hecho especial hincapié el balear. A raíz de aquel viaje, poco a poco se van a ir introduciendo mejoras como fue en el caso del GP de Catalunya.

Unas piezas colocadas estratégicamente en el depósito de combustible mejoraron de forma ostensible la comodidad de Lorenzo y, de esa forma, mejoró con ello su rendimiento en la pista. No tuvo que pasar por la Q1 de la clasificación y fue décimo en la parrilla de salida. De hecho, no tardó en hacer una gran salida parta colocarse cuarto, por detrás de Márquez, Viñales y Dovizioso.

Todo iba a pedir de boca. No era una utopía pensar que se podía ver a los dos pilotos del Repsol Honda en el podio de Barcelona. Quién sabe si podrían haberse disputado la victoria entre ellos. Quién sabe lo que podrían haber hecho las Yamaha. Incluso las Ducati. La verdad es que se estaba presentando una carrera muy interesante. Pero entonces Jorge Lorenzo se lo creyó demasiado.

Tanto que terminó por cometer un error en la frenada más crítica de todo el trazado, perdiendo el tren delantero cuando estaba adelantando a Maverick Viñales para acabar cayendo y de pura inercia y sin que nada ni nadie pudiese evitarlo, arrollando a Dovizioso y al piloto de Yamaha. De rebote, Rossi que les seguía por detrás, no pudo sortear los obstáculos en los que se habían con vertido las motos y los pilotos que se deslizaban por el suelo, yéndose también al asfalto.

De esta forma, Lorenzo no solo arruinó su fin de semana, sino que también el de las dos Yamaha y el de un Andrea Dovizioso que veía como Marc Márquez se escapaba en el horizonte hacia una nueva victoria. Porque eso sí. Si de una cosa se alegrón Honda de aquel accidente fue de ver que gracias a ellos se Márquez abrió una brecha de dos segundos y medio con sus rivales.

En resumidas cuentas, la parte más complicada de la adaptación de Lorenzo a la Honda ya está hecha. Ahora sabe que puede ser rápido, solo tiene que hacer un trabajo de relajación y encarar las carreras como lo hacía con Ducati y Yamaha. Solo entonces estará en disposición de pelear por carreras y dejar de estar en el ojo del huracán, además de ayudar a Honda a amarrar el campeonato del equipos y marcas.