radar movil
De récord: Un radar móvil pone 500 multas en 3 horas
Ricciardo
McLaren está interesada en fichar a Ricciardo
Renault-megane-rs-trophy-003
Renault Mégane RS Trophy: Nürburgring te espera
Abiteboul marko
Un ultimátum de Renault precipitó la decisión de Red Bull
Sin titulo
Así de surrealista fue la colisión sufrida por este Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse

Bosch desarrolla un sistema de Inteligencia Artificial para sus coches autónomos

Los vehículos que circulen sin conductor serán capaces de "interpretar el tráfico, aprender de sus movimientos y actuar adecuadamente". Así lo ha asegurado Bosch en la presentación de su nuevo software de Inteligencia Artificial.

La llegada de la conducción automatizada amenaza con privarnos de uno de nuestros mayores placeres pero lo hará fundamentalmente para que las carreteras "sean más seguras". Así lo ha subrayado hoy Volkmar Denner, CEO de Bosch durante la presentación del nuevo software de Inteligencia Artificial desarrollado por la compañía que dirige y destinado, como no podía ser de otra forma, al coche autónomo.

"La inteligencia artificial es la clave del vehículo automatizado" ha enfatizado Denner en la conferencia internacional Bosch ConnectedWorld 2017 celebrada en Berlín y en la que hemos conocido el funcionamiento de estos sistemas denominados 'AI' por las siglas de Inteligencia Artificial en inglés. Según sus propias palabras, la clave de este nuevo sistema es que es capaz de "aprender" a maniobrar entre el tráfico. "Los coches ya utilizan sensores Bosch para controlar el entorno pero mediante la inteligencia artificial, también serán capaces de interpretar esas lecturas para hacer predicciones sobre el comportamiento de otros usuarios de la carretera", destacó.

Para la construcción del núcleo de este ordenador, Bosch colabora con Nvidia, quien va a proporcionar un chip capaz de "almacenar algoritmos generados con métodos automáticos de aprendizaje"–explica la nota–. Se espera que el ordenador de a bordo con inteligencia artificial entre en fase de producción, como tarde, a principios de la próxima década.

Bosch espera incorporar este sistema de Inteligencia Artificial a sus coches autónomos en torno al año 2020 e invertir unos 300 millones de euros.

El ejemplo que pone Bosch para explicar este avance de forma gráfica es el siguiente: imaginemos que los coches que han activado el intermitente tienen mayor probabilidad de cambiar de carril que los que no lo activen. Como resultado de ello, un automóvil con inteligencia artificial podrá reconocer y evaluar situaciones complejas de tráfico como cuando un vehículo que se aproxima ejecuta un giro, y las incorporará a su propia conducción.

Por otro lado, Bosch prepara también avances importantes para lo que hemos dado en llamar 'el coche conectado' que permitirá a quienes compartan datos online hacerlo de forma segura. La clave pasa por la tecnología blockchain, que permite firmar acuerdos o contratos y realizar transacciones de forma anónima y sin que sea posible falsificar datos o computarlos. Además, otras funciones de este sistema serán las de impedir que el cuentakilómetros de un coche pueda ser modificado o que su conductor tenga que pedir cita con el taller. Cuando el vehículo tenga alguna avería o revisión pendiente podrá reservar fecha para ello directamente.