Citroen-e-mehari-2018-1280-03
Conducimos el Citroën E-Mehari: Ahora vale para todo
Alonso q francia 2018 1
Alonso, eliminado en la Q1: “He sido dos décimas mejor que mi compañero”
513790
Así de espectacular es este Lamborghini Miura SVR completamente restaurado
Sut french grand p 1630958
Sainz, el mejor del resto con un 7º: “En los Libres no nos veíamos en Q3”
Csm abt rs3 limousine nardogrey front 50e26dbf87
Audi RS 3 Sedan by ABT: Máximo rendimiento

La mujer al volante y el hombre de copiloto es la combinación más segura

Conducir en pareja puede ser mucho más seguro, especialmente si son ellas las que manejan el volante y ellos los que asesoran. Así lo sostiene un reciente estudio llevado a cabo por Línea Directa y Centro Zaragoza que plantea un interrogante: ¿debiéramos cambiar de hábitos?

Cada vez más mujeres son las encargadas de manejar el vehículo familiar en nuestro país, un hábito bastante inusual en el pasado que, según un reciente estudio, tendría que extenderse aún mucho más. Las aseguradoras, que en realidad siempre estuvieron de su lado, cifran en seis veces inferior el riesgo de que ellas sufran un accidente, especialmente si tienen al lado un copiloto masculino. Si intercambiamos los papeles, el riesgo sería exactamente el doble y las diferentes combinaciones también resultan menos eficaces.

Esto es lo que sostiene el último estudio realizado por Línea Directa y Centro Zaragoza, quienes han analizado los más de 255.000 accidentes con víctimas registrados en España entre 2011 y 2013. Además, han recabado también la opinión de los conductores y copilotos a través de 1.200 entrevistas, realizadas en todo el territorio nacional y de 4 'Focus Group' que incluían participantes con diversos perfiles sociológicos.

El informe final concluye que el copiloto perfecto es un hombre de entre 60 y 69 años, con experiencia y una conducta activa en el coche pero que no distrae al conductor, está pendiente de la señalización y se preocupa de cumplir las normas. En cambio, en el perfil opuesto nos encontramos también con un varón, pero esta vez joven, de entre 18 y 29 años que no colabora en la conducción, habla demasiado y critica continuamente al conductor.

La presencia de un acompañante atento a la conducción y colaborador reduce casi un 35% más de posibilidades de accidente.

En este mismo sentido, la conducta del copiloto es esencial. Si no es la correcta, debiera ser reprendida por la persona que conduce, algo que en nuestro país no hacemos. Hasta 500.000 conductores confiesan que les permiten a su acompañante ir sin cinturón y hasta 1,3 millones que les muestren el móvil mientras conducen.

Por otro lado, en caso de accidente la persona que viaja en el asiento del copiloto tiene un 17% más de riesgo de fallecer y un 37% de producirse lesiones graves. Esto se debe a que los accidentes más habituales cuando se lleva copiloto son el alcance trasero, seguido de la colisión fronto-lateral y la colisión en cadena. Éstos provocan lesiones como fracturas faciales, torácicas y pélvicas, mientras que lesiones intratorácicas, traumatismos cráneo-encefálicos o facturas vertebrales y medulares son menos frecuentes. En cualquier caso, para que nada de esto sucede, nada mejor como tener un copiloto atento, sereno y que sepa aconsejar y un conductor que se escuche y se deje guiar por éste. Al final, se trata de realizar un buen trabajo en equipo, simplemente.