Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Made in Spain: Aspersores de salmuera para carreteras heladas

España a la vanguardia de la investigación en materia de seguridad vial gracias a este sencillo sistema de aspersión que mantiene las carreteras libres de hielo y evita el uso de camiones cisterna para la distribución de sal.

En Teruel ya se encuentran en funcionamiento estos aspersores de salmuera dentro de un programa piloto.

El último invento en materia de seguridad víal no nos llega de los países nórdicos ni de la lejana california, sino desde las amables tierra valencianas.

Allí, la empresa SICO en colaboración con el Instituto Tecnológico del Plástico, han desarrollado un ingenioso sistema capaz de mantener las carreteras libres de hielo y nieve durante el invierno.

Mediante una pequeña central productora de salmuera, que puede estar soterrada bajo tierra, y un sistema de aspersores similar a los que tenemos en la mayoría de jardines de este país, se logra mantener las autopistas y carreteras libres de hielo, pues pulveriza el asfalto periódicamente con una solución de agua y sal, o cualquier otro producto químico que se necesite.

De esta forma se evita que los tradicionales camiones cisterna tengan que recorrer las vías de nuestro país esparciendo sal. Una labor que suele verse afectada cuando más se necesita, pues con condiciones climatológicas adversas no pueden trabajar estas cisternas.

Por si todo esto fuera poco, esta pequeña factoría de salmuera no necesita corriente eléctrica, pues recurre a un sistema autónomo de alimentación vía energía solar y eólica.

Por el momento ya se encuentra en funcionamiento un programa piloto en Teruel–no podía ser otro lugar– y los resultados han sido tan satisfactorios que varios organismos de Rusia y Polonia se han mostrado interesados en la aplicación de esta tecnología.