Carga coche electrico
Intentan cobrar 40.000 euros por cargar un coche eléctrico en Galicia
F1-mobile-racing (1)
F1 Mobile Racing: la emoción del Gran Circo, ahora en tu móvil
Porsche-panamera-gts-00
Porsche Panamera GTS 2019: Equilibrada desmesura
Alonso
Alonso, listo para su última carrera en Estados Unidos con un Fórmula 1
Glp
GLP, gasolina o eléctrico: ¿Cuál te conviene?

Al volante del BMW X2: Soplo de aire fresco

Practicidad, dinamismo y estilo son los principales argumentos del BMW X2, el nuevo miembro de la familia SUV de la marca bávara. ¿Será suficiente para hacerse un hueco entre los superventas del segmento?

Bmw x2-015

Cuando BMW presentó en sociedad el X5 de 1999 pocos imaginaban que sería la piedra angular de una gran familia que, dos décadas después, se completa con el inminente X7 y con el recién llegado X2. Poco a poco, la compañía la alemana ha ido ganando experiencia en el terreno de los SUV, llegando incluso a reinventar el segmento con los exóticos X6 y X4, pero todavía quedaba un hueco libre en la familia y el X2 ha llegado para completarlo. Si bien, por tamaño y especificaciones no era rigurosamente necesario –es muy similar a su hermano de plataforma, el X1–, el mercado manda y los todocamino están más de moda que nunca, por lo que su lanzamiento enfocado a un público más joven y exigente queda plenamente justificado.

Lo cierto es que su diseño supone un soplo de aire fresco y su imagen deportiva encaja perfectamente con el planteamiento de la marca. Como buen SUV, ofrece opciones 4x4 y su altura libre al suelo es lo suficientemente generosa como para abandonar el asfalto con garantías, pero luce un aspecto mucho más dinámico que el resto de miembros de la gama X. El mejor ejemplo de ello es la ubicación del logo de BMW en el pilar C, al más puro estilo del legendario cupé 3.0 CSL de los años 70, pero tampoco hay que perder de vista los agresivos paquetes M Sport y M Sport X, este último convertido en el primer traje que BMW Motorsport desarrolla específicamente para un todocamino.

El X2 comparte plataforma con el X1, pero es sensiblemente más corto y bajo que su hermano gemelo

Pensarás que su estilo se traduce en una pérdida de versatilidad, pero nada más lejos de la realidad. Aunque es más corto –8 centímetros–, más bajo –7 centímetros– y más ancho –3 milímetros– que el X1, ofrece unas magníficas cotas de habitabilidad y, tanto el maletero de 470 litros como el espacio en las plazas traseras, están por encima de la media del segmento. ¿Y qué es lo que cambia? Basta con ponerse al volante para encontrar la respuesta. Para empezar, la posición de conducción esmás deportiva, vamos sentados más abajo y con las piernas más estiradas, pero las modificaciones respecto al X1 se hacen más evidentes cuando iniciamos la marcha.

En la toma de contacto realizada por Lisboa y sus alrededores, la marca puso a nuestra disposición varias unidades del X2 xDrive20d con el acabado M Sport X. De momento, será el Diesel más potente que se comercialice en nuestro país y, además de los 190 caballos, la tracción total y el cambio automático Steptronic de ocho velocidades, presume de una silueta más musculada gracias al mencionado paquete M Sport X. Respecto al M Sport a secas, añade llantas de 19 ó 20 pulgadas, molduras de color plateado y protecciones en la misma tonalidad imitan un cubrecarter.

Una vez dentro, llama la atención el nivel de refinamiento y los buenos ajustes de los materiales. La sensación es de mayor calidad que en el X1 y, después de recorrer los primeros kilómetros, también de mayor deportividad. Nuestra unidad equipa una suspensión rebajada en 10 milímetros que permite variar el nivel de dureza, aunque en cualquiera de sus modos resulta firme y bastante dura. Lo mismo sucede con la dirección, más pesada y directa que en el citado X1, pero tan bien puesta a punto que no acaba siendo pesada a la hora de realizar maniobras a baja velocidad.

BMW busca llegar a un público más joven y exigente con el X2

Estamos al volante de un todocamino, pero su comportamiento tiene más trazas de turismo –con tines deportivos– que de SUV. El aplomo en carretera es magnífico y apenas percibimos balanceos de la carrocería cuando afrontamos zonas de curvas, pero esta puesta a punto presenta un incoveniente y es que el X1 resulta más cómodo tanto en viajes como en trayectos urbanos. En cualquier caso, cada uno va destinado a un público concreto y estamos seguros de que el X2 logrará satisfacer las necesidades de los conductores más exigentes y aventureros.

El conjunto formado por el turbodiésel de cuatro cilindros y la caja automática Steptronic de ocho velocidades también contribuye a mejorar la experencia a sus mandos. El motor empuja con absoluta linealidad desde bien abajo mientras la caja de cambios se encarga de realizar las transiciones de marcha con acierto y premura. Las levas situadas detrás del volante permitirán cambiar de marcha manualmente a los más entusiastas, mientras que los diferentes modos de conducción adaptarán la personalidad del X2 en función de las necesidades, actuando sobre la velocidad del cambio, la respuesta del acelerador, la dureza de los amortiguadores y la dirección. En todo momento sorprende la baja rumorosidad del propulsor, aunque también ayuda la buena insonorización del habitáculo.

¿Y qué hay de las capacidades offroad? A lo largo de nuestra prueba apenas tuvimos ocasión de salir del asfalto, pero el X2 cuenta con todo lo necesario para circular por pistas y caminos sin ningún tipo de dificultad, sobre todo en las versiones xDrive con tracción total que, entre otras cosas, cuentan de serie con un asistente para el descenso de pendientes. Precisamente las ayudas a la conducción son uno de los puntos fuertes de la nueva apuesta de BMW y, entre otros sistemas, destacan la alerta de cambio de carril involuntario, el control de velocidad adaptativo o la frenada de emergencia con detección de peatones.

Sin salir del apartado tecnológico, el X2 también destaca en materia de infoentretenimiento gracias a la pantalla táctil multifunción de 8,8, el excelente mando idrive, los servicios en línea de la marca, el Head Up Display en color y la conectividad con dispositivos Apple mediante Apple CarPlay, si bien echamos de menos Android Auto. Los más sibaritas disfrutarán del equipo de sonido opcional firmado por Harman Kardon.

El X2 ya está disponible con varias opciones en el apartado mecánico y tres niveles de terminación en lo referente al equipamiento: Basic, M Sport y M Sport X. El escalón de acceso viene dado por el sDrive18i de tracción delantera, tres cilindros y 140 caballos, que no llegará a los concesionarios hasta la próxima primavera, de igual manera que los sDrive18d y xDrive18d de cuatro cilindros y 150 caballos de potencia. Los que sí se comercializan desde este momento son los modelos sDrive20i de 192 caballos y xDrive20d de 190 caballos, cuyos precios ascienden a 40.600 y 42.700 euros respectivamente.