Opel-astra-facelift-009
Opel Astra 2019: Restyling a la francesa
Horarios mundial
La Fórmula 1 cambia horarios por el fútbol… ¡pero lo peor podría llegar en Austria!
Alonso le mans victoria 2018 1
Las 10 claves de la victoria de Fernando Alonso en Le Mans
Red bull honda
Red Bull y Honda, trayectorias opuestas y ahora un objetivo común
Bmw-m4-gts-extreme-011
BMW M4 GTS Extreme Aero Kit: Licencia de vuelo obtenida

Conducimos el Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio: El SUV que nació para el circuito

Solo los Alfa más deportivos y radicales lucen en sus aletas el mítico trébol de cuatro hojas. El Stelvio lo luce con orgullo como un verdadero deportivo a pesar de su aspecto de SUV.

Alfa-romeo stelvio 02

Era de suponer que utilizando la misma plataforma y el mismo motor del Giulia Quadrifoglio, con el añadido de la tracción total, el comportamiento del Stelvio no debía diferir mucho de la eficaz berlina, a pesar de su mayor altura. Y el resultado no puede ser más sorprendente. Por fuera se diferencia del resto de la gama Stelvio por los nuevos paragolpes delantero y trasero, las taloneras, los pasos de rueda, las salidas de aire sobre el capó y sus exclusivas llantas de 20 pulgadas con cubiertas más anchas en la parte trasera. Por dentro los cambios son menos llamativos pero el salpicadero y la consola central cuenta con muchas aplicaciones en fibra de carbono y la tapicería de cuero rojo tiene todas las costuras en rojo. Un elemento que distingue al Stelvio Quadrifoglio es el botón de arranque en rojo situado en el volante y que no está disponible en ningún otro Stelvio. En opción puede llevar unos baquets con la estructura en fibra de carbono y el reposacabezas integrado que cuestan 3.000 euros, con lo que la imagen del interior cambia radicalmente.

El motor es el mismo V6 biturbo de 2,9 litros del Giulia, un motor que según declaran los responsables de la marca, ha sido realizado por técnicos de Ferrari dentro de las instalaciones de Alfa Romeo. Su funcionamiento es magnífico y sus 510 caballos ofrecen unas prestaciones espectaculares con un par de 600 Nm desde 2.500 vueltas hasta prácticamente el corte de inyección, con una aclaración de 0 a 100 km/h en solo 3,8 segundos. Los tres cilindros de la bancada derecha se desconectan automáticamente cuando no se requiere una elevada potencia, para reducir consumo. El sonido del escape también es espectacular pero no se produce de manera “artificial” como en otros modelos que modulan el ruido mediante procedimientos electrónicos. En el Stelvio Quadrifoglio hay momentos en los que los gases de escape no pasan por el silenciador y su sonido es “natural”.

El cambio automático de ocho velocidades es de la firma ZF y está perfectamente adaptado al rendimiento del motor. Añade unas enormes levas fijas de aluminio, situadas detrás del volante, que se manejan a la perfección y resultan tremendamente cómodas. La tracción total cuenta con un árbol de transmisión realizado en fibra de carbono, para reducir peso. En condiciones de buena adherencia la mayor parte del par se envía a las ruedas traseras pero ese reparto puede variar hasta igualar la fuerza que reciben los dos ejes. Además, el diferencial trasero cuenta con dos embragues que permiten repartir la fuerza de manera independiente a cada una de las ruedas posteriores, en función de las necesidades de tracción, lo que Alfa llama “Alfa Active Torque Vectoring”.

La suspensión es la misma que en cualquier Stelvio, independiente en las cuatro ruedas pero ahora añade los amortiguadores de dureza regulable. Cuenta con cuatro modos de conducción que modifican toda la electrónica del Stelvio, incluido el cambio de marchas y los amortiguadores: Advance Efficiency, Natural, Dynamic y el más radical Race. En éste último modo las ayudas electrónicas casi desaparecen y según los técnicos de Alfa, solo entran en funcionamiento en casos extremos. Los frenos son de función de hierro, ventilados en las cuatro ruedas, pero en opción puede llevar unos carbocerámicos que cuestan 5.900 euros y pesan 17 kilogramos menos. Se distinguen porque las pinzas de freno son negras, mientras que en los de serie las pinzas son amarillas o rojas.

El comportamiento del Stelvio es espectacular. El perfecto reglaje de las suspensiones, el empuje del motor y el buen funcionamiento del cambio permiten que casi nos olvidemos de que vamos en un SUV. La dirección es uno de los principales puntos fuertes del Stelvio, como ya lo era en el Giulia. Muy rápida, precisa y con una excelente capacidad para transmitir información al conductor, requiere muy poco más de dos vueltas entre topes, lo que hace que incluso en circuito casi no haya que soltar las manos del volante para realizar incluso giros cerrados. El Stelvio apoya con rapidez y decisión al iniciar cualquier giro, sin movimientos extraños y con una precisión sorprendente.

El comportamiento del Stelvio es espectacular gracias al perfecto reglaje de las suspensiones, el empuje del motor y el buen funcionamiento del cambio ZF.  

Las ayudas electrónicas actúan de una forma que no es intrusiva, casi sin que se note, y su capacidad de tracción es magnífica. Si se prefiere utilizar las levas para cambiar, su manejo resulta realmente fácil ya que gracias a su tamaño y a su posición fija siempre se encuentran rápidamente, incluso en los giros. Si a esto unimos el espectacular sonido del motor, las sensaciones son realmente intensas, pero el Stelvio Quadrifoglio hace que incluso la conducción en circuito se convierta en algo fácil y divertido, sin brusquedades o reacciones extrañas.

El precio del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio es de 104.000 euros, con un equipamiento muy completo que ahora estrena un nuevo sistema multimedia con compatibilidad Apple y Android. Las opciones son los asientos deportivos, los frenos carbocerámicos, dos tipos de volante deportivo, el techo solar, equipo de sonido Harman Kardon, asientos y volante calefactados y la pintura metalizada, aunque hay elementos que por ejemplo no puede tener como faros led ya que los únicos disponibles son los de xenón.