Opel-concesionarios
Concesionarios Opel: PSA plantea una reestructuración en toda Europa
Sut chinese grand  1586600
Prost: “Sabíamos que traer a Sainz sería un riesgo”
Mclaren-suv-ok
McLaren descarta incorporar un SUV a su gama
Toro rosso china pista 2018 1
Honda ayudará a Toro Rosso a buscar explicaciones para su rendimiento impredecible
Mercedes-maybach-ultimate-luxury-apertura
Mercedes-Maybach Vision Ultimate Luxury: Filtrado antes de tiempo el nuevo SUV de lujo

Probamos el Alpine A110: La berlinetta ha vuelto

Fue uno de los deportivos más famosos de los años 60 y 70 y ahora, medio siglo después, vuelve con todo el atractivo estético y la diversión al volante que ofrecía su antecesor.

Alpine-ext-1

El trabajo de los diseñadores de Alpine ha sido magistral porque cada uno de los detalles de estilo que marcaron a aquel primer A110 se ha reproducido en el actual con un toque de innovación, como los cuatro faros frontales que forman la luz diurna y crean una imagen tan nostálgica como reconocible. El nuevo Alpine es casi 40 centímetros más largo y 12 más alto que el de hace medio siglo pero aún así sus dimensiones, con 4,18 metros de largo y 1,25 de alto son las de un auténtico deportivo compacto.

El interior es tan espectacular como su carrocería, con unos excelentes baquets de la firma Sablet, sin regulación de inclinación ni altura, revestidos en cuero y microfibra, materiales que recubren también el salpicadero y los paneles de las puertas junto con unos toques de fibra de carbono y numerosos guiños a su origen francés, con la bandera gala insertada en los paneles de puertas y también en los grafismos de la instrumentación digital.

No hay mucho espacio en su habitáculo, sin guantera delante del acompañante ni en las puertas y sin apenas hueco por detrás de los asientos, tan solo un pequeño espacio en el que dejar el móvil debajo de la consola central, en la que se encuentran las teclas del cambio automático y la del arranque. Todo está cuidado al máximo pero hay algunos detalles, como el mando satélite del control del equipo de sonido, debajo del volante, que desmerece la imagen general. 

El motor va situado en posición central, sobre un chasis de aluminio, con suspensiones independientes en las cuatro ruedas y dirección trasera. Las llantas son de 18 pulgadas y delante monta neumáticos 205/40 R18 y detrás 235/40 R18. Los frenos son Brembo y los traseros integran en la misma pinza el freno de estacionamiento. Tiene dos maleteros, uno delante de 96 litros y otro detrás de 100. Al motor se accede levantando la luneta trasera que se abre de forma independiente y no con la tapa del maletero posterior. El motor es un 1,8 litros de cuatro cilindros con turbo que da 252 caballos que envía su fuerza a las ruedas traseras a través de una caja automática de doble embrague y siete relaciones. El peso total es de 1.103 kilogramos con un reparto del 44% delante y el 56% detrás, características propias de un deportivo de pura raza que dan como resultado una relación peso/potencia de 4,3 kilgoramos por caballo. Acelera de 0 a 100 kilómetros/hora en 4,5 segundos y la velocidad máxima se ha limitado a 250/kilómetros/hora.

En el Alpine A110 todo es nuevo y no aprovecha la plataforma de ningún modelo conocido.

 

En la parte inferior derecha del volante del Alpine tenemos el interruptor rojo 'Sport' desde el que se puede cambiar el modo de conducción entre Normal, Sport y Track. Los modos de conducción modifican la dirección, respuesta y sonido del motor, cambio, presentación de la información en la pantalla de instrumentación y controles de tracción y estabilidad ya que no hay suspensión de dureza regulable.

En el modo Track el ESP es mucho más permisivo y permite un deslizamiento de la parte trasera, pero siempre controlado y si las cosas se ponen difíciles la electrónica actúa para poner todo en orden, aunque el ESP se puede desconectar por completo con un interruptor independiente. El cambio no tiene palanca, solo tres botones: D, N y R que sirven respectivamente para el modo automático y manual (pulsando nuevamente la tecla D para pasar el modo manual), punto muerto y parking (manteniendo pulsada la tecla N para el modo parking) y marcha atrás. Los cambios manuales se realizan a través de las grandes levas fijas situadas detrás del volante, con un manejo excelente. El sonido del motor es de lo más estimulante y el escape está perfectamente afinado para que en modo Sport 'petardee' como lo hacían los motores de antaño.

El Alpine es realmente divertido y deportivo, ofrece unas sensaciones intensas y una capacidad de respuesta como pocos modelos hoy en día. Cualquier solicitud sobre la dirección o el acelerador tiene una respuesta contundente e inmediata y el A110 se agarra y obedece las órdenes del conductor/piloto de forma instantánea, transmitiendo seguridad y diversión a partes iguales. A pesar de toda esa deportividad y ese magnífico agarre no se ha recurrido a una suspensión excesivamente dura y es hasta confortable, sin sacudidas secas que maltraten la columna de los ocupantes. No cuenta con sistemas de ayuda a la conducción como control de ángulo muerto o aviso de salida de carril, de hecho solo tiene airbags frontales para el conductor y el pasajero, pero es que todo se ha hecho para aligerar peso y ganar en deportividad, un objetivo conseguido con creces.

Aunque hay una separación entre el pequeño habitáculo y el compartimento del motor, que incluye incluso un cristal, el sonido del propulsor se hace notar en el interior de la cabina.

Las primeras unidades del A110 corresponden a la serie Première Edition, con un equipamiento cerrado, de la que se han fabricado 1955 en referencia al año de creación de la marca, con un precio de 61.500 euros para España. Estas unidades ya están reservadas y se irán entregando a partir de febrero de 2018.

A partir de la finalización de esta serie aparecerán los acabados Pure y Legend, uno más deportivo y el otro más elegante, con unos precios entre 57.000 y 65.000 euros. En cualquier caso Alpine no será solo el A110 sino que es una nueva marca dentro del grupo Renault que irá desarrollando nuevos modelos.