Robo coche1
Detenido un hombre capaz de robar coches en solo 20 segundos
Dovizioso motegi q 2018 1
Dovizioso se impone en la lucha por la pole en Motegi
Kia-sportage-2019-01
Al volante del Kia Sportage 2018: Así va el nuevo SUV ‘mild hybrid’
Sut united states  1690109
Ni la lluvia evita que Hamilton domine los segundos libres en Austin
Aquaplaning
Qué es y cómo debes reaccionar ante el aquaplaning

Probamos el Audi Q3 2018: Por la puerta grande

Llega la segunda entrega del Q3 y lo hace con tantos buenos argumentos que es difícil buscarle algún “pero” que no sea el precio o la gran cantidad de opciones, algo ya habitual en los alemanes de gama alta.

Audi-q3 puls-orange 014

El Audi Q3 sube de nivel, de tamaño y en todo lo relacionado con la sensación de sofisticación y calidad. La excelente plataforma MQB, la misma que se utiliza en el Volkswagen Tiguan, es en buena medida responsable de esta considerable mejora. El Q3 es mucho más grande que su antecesor, con casi diez centímetros más de largo, cerca de dos más ancho y prácticamente igual de alto, con una distancia entre ejes 7,7 centímetros mayor. El diseño exterior es indudablemente más atractivo y rotundo y por sus dimensiones ahora tiene mucho más empaque, además de contar con una nueva oferta de elementos personalizables, aplicables con los diferentes acabados.

Estas nuevas medidas permiten que su habitáculo sea mucho más amplio, uno de los puntos flacos del anterior, y sobre todo más modulable, gracias a la banqueta trasera deslizante longitudinalmente 15 centímetros, por partes asimétricas y que también puede variar la inclinación del respado. Además de contar con más espacio para todos los pasajeros y en todas las cotas, el maletero alcanza ahora una capacidad de 530 litros con los asientos más retrasados y 675 si se reduce el espacio para los pasajeros de atrás.

El diseño interior es realmente atractivo y ahora añade la posibilidad de personalizarlo con inserciones en Alcantara de tres diferentes colores para el salpicadero y los paneles de puertas o una iluminación ambiental que permite elegir entre 30 tonalidades de color. La instrumentación digital es de serie en toda la gama, con una pantalla de 10,2 pulgadas en los acabados más asequibles y de 12,3 en los superiores, al igual que la pantalla táctil del sistema multimedia, que puede ser de 8,8 o 10,1 pulgadas. La gama de volantes también es amplia, con la posibilidad de elegir entre redondo, con la parte inferior achatada, con teclas multifunción ampliadas o con las levas del cambio.

Hasta 15 centímetros más de espacio a la altura de las rodillas ofrece este Q3 de segunda generación en relación al anterior y más maletero.

La suspensión es independiente en las cuatro ruedas, McPherson delante y multibrazo detrás. La tracción total permanente quattro utiliza un embrague central multidisco, situado en el eje trasero, que es el que se encarga de repartir la fuerza entre los dos trenes. El Audi Drive Select cuenta con un programa off-road en los modelos con tracción quattro, que modifica la electrónica y permite conectar el control de descenso de pendientes. Las cajas de cambio pueden ser la manual de seis velocidades con un manejo excelente y la S tronic de doble embrague y siete relaciones, irreprochable por funcionamiento y eficacia. La gama de propulsores está compuesta por tres gasolina TFSI con 150, 190 y 230 caballos, con tracción quattro en los dos más potentes y todos ellos con cambio S tronic. La oferta Diesel se limitada un solo bloque con 150 caballos, con cambio manual en el quattro y S tronic en el de tracción delantera.

El nuevo Q3 cuenta con tres tipos de suspensión, la de serie, la deportiva, más dura, de altura rebajada y asociada al paquete S-Line, y una tercera con amortiguadores de dureza regulable. La dirección de serie ya tiene un tacto excelente y  resulta bastante rápida, pero en opción se puede elegir una progresiva, de desmultiplicación variable, que hace las maniobras mucho más fáciles y cómodas.

Hemos podido conducir el gasolina más potente y el de 150 caballos. En líneas generales, el funcionamiento de ambos resulta satisfactorio; especialmente el del 2.0 TFSI de 230 CV por su contundente respuesta, pero el más pequeño destaca también por suavidad, silencio y buenas prestaciones, además de conseguir unos consumos (los indicados por el ordenador de viaje durante el recorrido) realmente ajustados. También nos pusimos al volante del Diesel con cambio manual, también perfecto por su rendimiento y por el manejo del cambio, pero la sonoridad hacía disminuir la comodidad a bordo, sobre todo teniendo en cuenta el bajo nivel sonoro del TFSI con la misma potencia.

Las primeras unidades del Q3, fabricado en Györ, Hungría, llegarán en noviembre y aunque no se han anunciado todavía los precios oficiales, la gama partirá de los 35.000 euros.