Opel-astra-facelift-009
Opel Astra 2019: Restyling a la francesa
Horarios mundial
La Fórmula 1 cambia horarios por el fútbol… ¡pero lo peor podría llegar en Austria!
Alonso le mans victoria 2018 1
Las 10 claves de la victoria de Fernando Alonso en Le Mans
Red bull honda
Red Bull y Honda, trayectorias opuestas y ahora un objetivo común
Bmw-m4-gts-extreme-011
BMW M4 GTS Extreme Aero Kit: Licencia de vuelo obtenida

Probamos el Audi R8 RWS: La diversión está detrás

Es el primer Audi R8 con tracción trasera de la historia y es una edición limitada de solo 999 unidades para todo el mundo. No cabe duda de que se va a convertir en un nuevo objeto de colección.

Audi-r8-rws-2018-madrid-delantera-ok

Parecía que la tracción total quattro era algo innato en el impresionante Audi R8, pero en Ingolstadt han decidido hacer una variante de su supercar para los más puristas, esos que solo quieren deportivos con motor atmosférico y tracción trasera; la fórmula se llama RWS. A priori puede parecer sencillo prescindir del eje motriz delantero en un vehículo de altas prestaciones, pero cuando éste ha sido diseñado desde el principio con tracción integral, la cosa no es tan sencilla. Sin fuerza en el eje anterior, varían múltiples elementos, desde el reparto de pesos hasta los reglajes de la suspensión, pasando por los ajustes de toda la electrónica.

Pero empecemos por el exterior. No hay cambios importantes pero sí ligeros retoques que distinguen a este Audi R8 RWS como los característicos paneles laterales –los llamados sideblade– de este modelo que en el RWS están acabados en negro en la parte superior y del color de la carrocería en la inferior, mientras que en los R8 quattro son grises o negros en los dos casos.

El negro mate recubre la parrilla delantera y trasera y opcionalmente puede llevar la banda decorativa en color rojo que recorre el capó delantero, el techo y la trasera, como en el R8 LMS GT4. En el interior no hay cambios, tan solo la placa identificativa del número de unidad y que va situada en el salpicadero delante del pasajero.

El motor es el mismo V10 de 5.2 litros atmosférico que se monta en el resto de la gama R8 y que ofrece 540 caballos. La desaparición de todo el sistema de tracción total –diferencial delantero, árbol de transmisión– supone un ahorro de 50 kilogramos en el Coupé y de 40 kilos en el Spyder. Esta disminución de peso ha obligado a recalibrar el sistema de suspensión y en particular los amortiguadores regulables, además del control de estabilidad y tracción. El cambio sigue siendo el S tronic de doble embrague y siete relaciones y el diferencial trasero autoblocante es mecánico. Puestos al volante es difícil distinguir que se trata de la variante de tracción total… hasta que empezamos a conducir por carreteras de montaña. En este terreno y sin necesidad de exprimir demasiado el enorme potencial del R8, el testigo del control de tracción se enciende en cada viraje, aunque no sentimos su actuación, muy sutil y controlada. En cualquier caso el R8 sigue siendo tremendamente fácil y agradable de conducir a pesar de ser un superdeportivo y, además, con un nivel de comodidad más que sorprendente para tratarse de un coche de estas características.

El Audi Drive Select tiene los mismos programas de conducción, Auto, Confort, Dynamic e Individual, éste último para seleccionar cada uno de los parámetros por separado. Si con el programa de conducción Dynamic seleccionamos el modo Sport del control de estabilidad, el sistema permite un derrapaje más que apreciable de la parte trasera y el ESP solo entra en acción en casos extremos. Puede decirse que es un modo de conducción para drifting pero manteniendo un cierto nivel de seguridad gracias a la vigilancia de la electrónica.

La dirección tiene un tacto excelente y es lo suficientemente rápida para disfrutar de la conducción, pero podría serlo un poco más, ya que con 2,5 vueltas de volante entre topes y una desmultiplicación de 15,1 queda superada por la del Alfa Romeo Stelvio Quadrifoglio, la más deportiva que hemos probado últimamente, con solo 2 vueltas y una desmultiplicación de 12.

El precio de cada una de las 999 unidades del R8 RWS que componen esta gama es diferente en función de la carrocería por la que optemos. El Coupé parte de los 168.500 euros, mientras que el Spyder llega a los 183.520 euros. A esto hay que añadir algunas de las opciones disponibles para 'redondear' este R8, como los asientos deportivos tipo baquet, el equipo de sonido Bang & Olufsen con 13 altavoces, dos de ellos en los reposacabezas de los asientos, o los magníficos faros láser.