4893a811-bus-bends-bridge-
Este es el efecto de sobrecargar un puente con un autobús pesado
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Gettyimages-1052698252
Llueve sobre mojado: Vettel volvió a fallar en un adelantamiento
Sin titulo
Este tráiler lleno de coches de cine es lo más llamativo del día

Audi SQ5 Competition VS. BMW X3 xDrive 35d VS. Jaguar F-Pace 3.0 TDV6: Territorio de Caza

El segmento de los SUV medios de lujo es uno de los más atractivos y competidos. Ahora hay un nuevo rival que sale a cazar, el Jaguar F-Pace, y lo hace con una genética privilegiada y el atractivo de un verdadero felino

El toque deportivo es algo innato a estos elegantes SUV Diesel de alta potencia.

Ninguna marca se resiste al jugoso mercado de los SUV de lujo, un coto privado en el que hasta hace muy poco ‘cazaban’ las tres firmas alemanas premium más conocidas. Ahora llega un nuevo rival con el ADN de los verdaderos todoterreno y la genética de un deportivo, el Jaguar F-Pace. Sin entrar en cuestiones de estilo, sirvan de referencia las opiniones y comentarios de todos los que veían el F-Pace junto con sus dos rivales mientras estuvimos haciendo nuestro recorrido para el reportaje fotográfico: “espectacular”, “¡qué bonito!”, “precioso” y la frase inevitable en estos casos “te lo cambio”. Pocas veces un coche se ha llevado tantos elogios durante una producción.

El Jaguar es nueve y ocho centímetros más largo y tres y un centímetro más alto respectivamente que el Audi y el BMW, medidas escasas pero suficientes para que su apariencia sea más voluminosa. La distancia entre ejes es también seis centímetros superior, dato éste que determina su mayor espacio interior, tanto en las cotas longitudinales del habitáculo como en anchura y capacidad de maletero, con casi 100 litros más que sus rivales, aunque dependiendo del tipo de rueda de repuesto que se lleve bajo el piso, la de emergencia de 18 pulgadas o igual que las demás, en nuestro caso de 22, lo que limita el espacio de carga.

La presentación interior es espectacular en todos ellos, pero aquí se lleva la palma también el Jaguar, ya que en nuestra versión hasta el salpicadero estaba revestido en cuero, dándole un aire de distinción y lujo muy por encima de los de sus rivales, por muy buena calidad que tengan los plásticos empleados en cualquiera de ellos.

Con seis cilindros

Los tres tienen motores de unos tres litros de cubicaje y seis cilindros, en línea en el BMW y en V en el Audi y el Jaguar. Los rendimientos son bastante similares, con una clara ventaja para el Audi. En los tres casos su funcionamiento es realmente refinado, suave y silencioso y tan sólo en el primer momento de arrancar en frío se nota que son bloques de gasóleo. Por su respuesta inmediata, contundente y a cualquier régimen nos ha vuelto a sorprender el propulsor del Audi que, además, añade la posibilidad de modular su sonido en el modo de conducción Sport, haciendo que ruja como un V8 gasolina ‘de los gordos’.

Por consumo el BMW es el más ajustado en todo tipo de circunstancias, mientras que el Jaguar acusa mucho la diferencia en el gasto de combustible en función del tipo de conducción que practiquemos, algo que no resulta tan evidente para el bolsillo en sus dos rivales.

Todos emplean cambios automáticos de convertidor de par de ocho relaciones, excelentes por su buen funcionamiento en modo totalmente automático, aunque si nos tuviéramos que quedar con uno por el manejo de la palanca, nos gusta más el del BMW, con su mando tipo joystick frente al mando giratorio del Jaguar, elegante pero no muy rápido ni ergonómico a la hora de accionarlo. Hay que destacar que este trío lleva de serie levas situadas detrás del volante para seleccionar las marchas de forma manual.

Viajeros de alto nivel

Si tenemos en cuenta la relación peso/potencia, las diferencias en cuanto a caballos de estos tres contendientes se difuminan porque el Audi es el más potente, pero también el más pesado, frente al Jaguar, el más ligero y a su vez el que ofrece menos potencia. Al final cada uno de ellos debe mover entre 6,2 y 6,3 kilogramos por cada caballo que desarrolla su motor.

 

Todos ofrecen diferentes modos de conducción, desde un programa eficiente hasta uno Sport. En el caso del Audi son cuatro más uno en el que se puede ajustar cada parámetro por separado–motor, cambio…–. En el BMW son cuatro, igual que en el Jaguar pero en el F-Pace uno de ellos es para conducción en campo, algo que ni siquiera contemplan sus rivales.

Las diferencias entre los programas habilitados son apreciables, especialmente en el BMW y el Jaguar, que también contaban con la suspensión de dureza variable. Las direcciones tienen un tacto excelente, pero una vez más aquí el Audi saca a relucir su comportamiento más deportivo con una dirección rápida y directa como pocas, con sólo 2,5 vueltas entre topes, frente a las casi tres vueltas del BMW y la también veloz del Jaguar, con 2,5.

Si se trata de distinguirse por una línea original y novedosa, el Jaguar F-Pace gana de largo

Y puestos a devorar kilómetros y curvas, el Audi vuelve a sorprendernos con un comportamiento espetacular. Su suspensión es de dureza fija, no hay posibilidad de regularla y es tres centímetros más baja que en cualquier otro Q5, pero parece que fuese capaz de adaptarse a cualquier tipo de firme. El SQ5 tiene una agilidad que entusiasma, aunque es el más pesado del grupo. El bastidor mantiene en todo momento un excelente nivel de comodidad pero a la vez resulta tremendamente deportivo, sin balanceos y con una precisión y un tacto inusual en un SUV, con excepción de su ‘primo’ el Porsche Macan, con el que comparte buena parte del chasis.

El BMW X3 ha sido, desde su nacimiento, uno de los modelos de este tipo con el tacto más ágil y deportivo pero en este caso resulta más cómodo y tranquilo en todo tipo de carreteras, algo que agradecerá un tipo de clientes. En el Jaguar se ha llegado a un buen compromiso entre la agilidad y el confort, y eso a pesar de sus enormes ruedas de 22 pulgadas con neumáticos de perfil ultrabajo que sólo ayuda cuando el firme está en perfecto estado, pues el más mínimo bache o irregularidad se ‘copia’ perfectamente. Por fortuna la suspensión adaptativa trabaja a la perfección y su contenido peso le dan un plus de deportividad.

La hora de pagar

Las diferencias de precio entre nuestros tres rivales son más que notables, pero hay que tener en cuenta que el Jaguar era el First Edition, con un equipamiento en el que se incluye de serie desde el exquisito cuero Windsor para todo el habitáculo, hasta la suspensión adaptativa o los faros led. Aún así nuestra unidad llevaba otros 10.000 euros en opciones. El que más se aproxima al precio de tarifa es el Audi, ya que su lista de extras disponibles es más limitada e incluye el navegador y los sistemas de asistencia a la conducción, además del equipo de sonido Bang & Olufsen. En el BMW todo es opcional, desde los faros de xenón o led hasta la cámara trasera para aparcar, con lo que para igualar en lo posible su equipamiento con el Jaguar habría que añadir 25.000 euros, lo que da lugar a precios casi idénticos.

- Precio, equipamiento y ficha técnica del Audi SQ5 Competition

- Precio, equipamiento y ficha técnica del BMW X3 xDrive 35d

- Precio, equipamiento y ficha técnica del Jaguar F-Pace TDV6 First Edition