Carga coche electrico
Intentan cobrar 40.000 euros por cargar un coche eléctrico en Galicia
F1-mobile-racing (1)
F1 Mobile Racing: la emoción del Gran Circo, ahora en tu móvil
Porsche-panamera-gts-00
Porsche Panamera GTS 2019: Equilibrada desmesura
Alonso
Alonso, listo para su última carrera en Estados Unidos con un Fórmula 1
Glp
GLP, gasolina o eléctrico: ¿Cuál te conviene?

Conducimos el Citroën C4 Cactus 2018: Más equipamiento, menos personalidad

Cuatro años después de su lanzamiento, Citroën actualiza el C4 Cactus dotándolo de una imagen más tradicional en la que desaparecen sus características y originales protecciones, los famosos Airbump.

Citroen-c4-cactus-2018-01

Después de convertirse en toda una revolución en 2014, cuando salió al mercado con su rompedor diseño en el que destacaban sus grandes Airbump laterales, con una eficaz función protectora pero también estética, el Citroën C4 Cactus ha cambiado de look y se ha quedado sin ellos. Bueno, los diseñadores de Citroën dicen que se han reducido y que ahora van en la parte baja de la carrocería, pero en el sitio en el que están ofrecen poca protección frente a roces y golpes al abrir las puertas. También ha cambiado su frontal y en especial la trasera, con nuevos pilotos de mayor tamaño y menos superficie plástica a juego con los Airbump. Con estos cambios es C4 Cactus es dos centímetros más estrecho (lo que ocupaban los Airbump) y 1,5 cms más largo debido al rediseño de las zonas delantera y posterior de la carrocería.

En el interior hay pocos cambios y se mantiene el mismo salpicadero y disposición de información y controles en dos pantallas, una delante del conductor y otra táctil en la zona central del salpicadero. Lo más visible es el rediseño de los asientos, que Citroën ahora llama Advanced Comfort y que básicamente son los mismos de antes pero con un mayor relleno en los laterales y en la parte central, para ofrecer algo más de firmeza y sujeción lateral, además de nuevas tapicerías y combinaciones de tejidos y colores. También el freno de mano es nuevo, con una empuñadura “normal” en lugar del enorme asidero de antes. Las cotas interiores no varían, ni tampoco el maletero que mantiene los 358 litros de capacidad.

Las ventanillas de las puertas traseras siguen teniendo solo apertura batiente y no pueden bajar.

Otra de las novedades que Citroën anuncia para el C4 Cactus son los denominados Amortiguadores Progresivos Hidráulicos, que cuentan con topes hidráulicos en su interior que 'amortiguan' el final del recorrido de suspensión tanto en extensión como en compresión, además de otros topes de goma en el anclaje superior del amortiguador. Estos amortiguadores han sido desarrollados y fabricados por la división española de la multinacional japonesa KYB y son los mismos (con diferentes tarados) que los utilizados en el nuevo Renault Mégane RS, también fabricados por KYB. Su función es ralentizar el movimiento de la suspensión en el último tramo de su recorrido, tanto en extensión como en compresión. De esta forma se intenta conseguir un funcionamiento similar al de unos amortiguadores de dureza variable controlados electrónicamente pero con un sistema mecánico.

El resultado en el C4 Cactus son unos movimientos amplios de suspensión, como buen Citroën, pero más contenidos y con un menor efecto “rebote” en las oscilaciones verticales de la carrocería, como si esos movimientos se realizaran “a cámara lenta”, además de una mayor comodidad a la hora de pasar por encima de pequeñas irregularidades y, por ejemplo, obstáculos como badenes y juntas de dilatación del asfalto.

Los motores gasolina PureTech siguen estando basados en el bloque de tres cilindros y 1.2 litros en versión atmosférica para el 82 caballos y con turbo para el 110 y la incorporación a la gama del C4 Cactus, el PureTech 130 caballos, también con turbo. El Diesel es el ya conocido BlueHDI de 99 caballos. Todos llevan cambio manual de cinco velocidades, con excepción del gasolina más potente que lo lleva de seis, mientras que la caja automática de seis relaciones con convertidor de par solo está disponible con el motor gasolina 110. También se ha mejorado la insonorización de todo el habitáculo con el empleo de un parabrisas con más aislamiento, cristales más gruesos y más paneles aislantes en todo el contorno de la carrocería.

El equipamiento de ayudas a la conducción del C4 Cactus ha crecido y ahora cuenta con control de ángulo muerto, alerta de cambio involuntario de carril, frenada de emergencia con detección de obstáculo y que funciona hasta 85 km/h, alerta de posible fatiga del conductor y reconocimiento de señales de tráfico. El sistema multimedia también ha sido mejorado y tiene compatibilidad Apple y Android, aunque el sistema de navegación es opcional y cuesta 700 euros. En cuanto a elementos de personalización el C4 Cactus ofrece tres ambientes interiores además del de serie, las barras de techo ahora con opcionales y existen packs de color para los marcos de los antinieblas y de uno de los pequeños Airbump de la parte baja de la carrocería, además de nuevos colores exteriores.

El nuevo C4 Cactus está disponible en acabados Live, Feel y Shine, además de uno denominado Business solo para el Diesel. También hay una serie especial durante un tiempo limitado llamada Cool & Comfort. Los precios arrancan en los 14.900 euros del 82 caballos en terminación Live y van hasta los 18.800 del gasolina más potente y el Diesel, en acabado Shine.