Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Probamos el Ferrari 812 Superfast: Super rápido no es solo un nombre

La última 'criatura' salida de la factoría de Maranello pasa por nuestras manos. Nos hemos ido hasta el circuito de Fiorano para poner a prueba las actitudes de su V12 y comprobar que tal se comporta su chasis por carreteras reviradas.

Superfast 4

El pasado sábado, salte al vacío desde un avión. Pero eso no fue lo más excitante que me aconteció durante la semana, ya que seis días más tarde, conduje un Ferrari 812 Superfast, en la pista privada de Ferrari en Fiorano, Italia. En términos paracaidísticos, fue simplemente épico. La velocidad fue alta, las fuerzas g elevadas y el sonido muchísimo mejor que todo el viento que zarandeaba mis orejas.

El numero 8 hace referencia a los 800 caballos de potencia que genera el motor. Esto supone 59 más que el Ferrari F12berlinetta, modelo al que sustituye. El 12, a la docena de cilindros que se esconden bajo el capó; mientras que Superfast, refleja por un lado la historia de Ferrari y por otro el carácter del coche. 

Comparado con el propulsor V12 del F12, el del 812 es un 75% nuevo. Cubica 6.5 litros en lugar de los 6.3 del anterior, con una potencia de 800 caballos a 8.500 revoluciones por minuto. Su par máximo, 718 Nm, lo encontramos a 7.000 revoluciones. Por debajo de las 5.000 vueltas, el 812 es un gatito, pero a medida que aumenta el giro del cigüeñal, su poder aumenta exponencialmente. Hay aproximadamente 600 caballos a 6.000 vueltas, 700 a 7.000, y mientras el velocímetro aumenta la sensación de aceleración es asombrosa. El motor sube de vueltas tan rápido que cada cambio de marchas en la zona roja es casi un alivio.

Necesita 2,8 segundos para alcanzar los 100 kilómetros/hora.

¿Ágil? Debe ser italiano

El manejo es de ensueño. Por primera vez, este Ferrari cuenta con dirección asistida eléctricamente. Mientras rodamos por las calles de Maranello, quizás parezca un poco sobreasistida. Sin embargo, una vez dejamos atrás el pueblo y comienzan las montañas con sus enrevesadas carreteras, la dirección se pone en concordancia con el coche. La agilidad que esperamos aparece, acompañada de una sensación de ligereza absoluta como si se tratara de un Mazda Miata. El peso del conjunto, cifrado en 1.770 kilos unidos al gigantesco propulsor, son increíblemente hábiles y ligeros como si de un traje aéreo se tratase. La dirección es inmediata, sin embargo no trasmite mucha información sobre la superficie de la carretera. Aunque la dirección es fantástica en otros aspectos, le daremos a Ferrari un par de años para que terminen de perfeccionarla.

El 812 esta basado en la plataforma del F12, lo que supone una estructura construida prácticamente en aluminio. La fibra de carbono se emplea como un elemento estilístico.

El sistema de dirección en las ruedas traseras viene heredado del F12tdf.

Una vez en Fiorano, el piloto de desarrollo, Raffaele de Simone, nos da una vuelta de orientación para familiarizarnos con el coche. Acto seguido, se cerciora de que sabemos cómo desactivar el control de estabilidad.

Lo que esperas de un coche de 800 caballos y 270.000 € es que sea bastante intimidante, sin embargo el 812 es tan predecible y manejable que inmediatamente te sientes seguro y confiado en él. Al final de la segunda vuelta, apagamos el control de estabilidad haciendo derrapar al 812 como si se tratase de un adolescente intentando hacer su primer derrape. Da la sensación como si el conductor pudiera transferir el peso que quiera a cada rueda para balancear de esta forma el coche en las curvas, la suave entrega de potencia te permite precisar en cada momento los caballos que necesitas para mantener una trayectoria o un angulo de derrape.

Ideal para el día a día 

El espacio interior y la cómoda postura de conducción son realmente un punto fuerte en la habitabilidad del coche, al igual que la excelente visibilidad frontal y lateral. El diseño de la zaga hace que la visibilidad trasera sea parecida a la de un coche con motor central. Pero incluso, el 99% de los conductores se sentirán cómodos en estos asientos. Mientras que la marcha es algo agitada, la suspensión redondea los severos bordes de cualquier bache. Esto permite una conducción diaria perfectamente aceptable. 

El sonido del propulsor te traslada a una fantasía propia de la Formula 1.

Con tonos de pintura suaves, el Ferrari 812 incluso podría camuflarse entre el tráfico. Si otros conductores te envidian, será cuestión de gustos. Existen un montón de funcionalidades a lo largo del diseño y estilo superlativo del Superfast, hasta la última entrada y hendidura de su carrocería tiene su cometido. El aire no solo pasa alrededor del 812, sino que desliza como lo haría a través de los dedos de un paracaidista. Y al igual que cuando se tiran desde un avión, el conductor del Superfast nunca dispondrá del tiempo suficiente como para aburrirse. Incluso, tendrá algo mucho mejor que escuchar.

A favor: Su increíble motor V12 compite contra el chasis por el primer puesto.

En contra: Seguimos buscando…