Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Fiat 500L Trekking 1.3 Multijet II VS. Skoda Spaceback Scout 1.4 TDI: Disfraces de boy scout

Los fabricantes visten de todoterreno a la mayor parte de sus modelos para aprovechar así un tirón SUV que va mucho más allá de una 'moda'. En formato monovolumen o compacto, los protagonistas de esta prueba satisfacen las necesidades de espacio e imagen de una familia

El 500L llega más lejos que el Scout gracias a su control de tracción activo y a los neumáticos M+S.

Lanzar una declinación con apariencia SUV de cualquier modelo es una de las mejores fórmulas para volver a ponerlo de plena actualidad y revitalizar sus cifras de venta. Primero le ocurrió al 500L, cuando a mediados de 2013 vio la luz esta cuidada versión que 'aderezaba' al inmenso monovolumen italiano con una elaborada estética campera y ligeras cualidades off road, al elevar la carrocería 15 milímetros e incorporar un control de tracción apto para circular en campo y neumáticos de tipo M+S. Una preparación que nos permite más licencias dinámicas de las que cabría prever al transitar fuera del asfalto o sobre firmes deslizantes.

Skoda, por su parte, acaba de lanzar un kit estético para su modelo compacto Spaceback –derivado del Rapid– que 'decora' el exterior del vehículo con unas aparentes molduras delanteras y traseras en color plata, llantas de 16 ó 17 pulgadas así como con unos voluminosos pasos de rueda en color negro a imagen de los que emplean las míticas preparaciones Allroad de Audi. Las modificaciones del Scout respecto a los Spaceback normales terminan aquí, eso sí, incluye un equipamiento enriquecido con elementos como los asientos deportivos con tapicería exclusiva, pantalla multifunción Maxidot, sistema multimedia full link y asistencia para arranque en cuestas. Opcionalmente además puede completarse con techo panorámico e incluso cambio automático DSG por unos 1.700 euros.

Correctos en su funcionamiento, lo mejor de ambos motores turbodiésel es el bajísimo consumo que ofrecen

Con interiores muy funcionales en ambos casos, el Fiat gana la batalla del espacio gracias a la altura de su carrocería y a la forma de la misma, con una silueta casi de vehículo industrial ligero que le permiten cargar con lo que haga falta y con total comodidad. En pocos turismo hemos percibido la misma sensación de amplitud interior que en este Fiat, aunque a costa de una posición de conducción ligeramente parecida a la de una pequeña furgoneta y a la que cuesta habituarse, aunque no puede decirse que sea incómoda. El Skoda, por su parte, y pese a lo tradicional de sus formas, nos sorprende con unas cotas amplias y aprovechables y con un maletero líder entre sus iguales compactos, aunque sin alcanzar las cotas de gigantismo del 500L.

El disfraz campero del Trekking tiene continuación en su mecánica, que nos permite hacer algunos pinitos fuera del asfalto, aunque sin olvidar que no disponemos de tracción integral. En concreto cuenta con un sistema denominado Traccion+, activable desde una tecla en el salpicadero por debajo de los 30 kilómetros/hora y que adapta el reparto de la potencia entre los neumáticos a las circunstancias del firme. En concreto, cuando detecta pérdidas de tracción en alguna goma la frena, para evitar desperdiciar el par disponible. Además se acompaña de un arma secreta sencilla a la vez que funcional, que son un juego de ruedas con especificaciones M+S –Barro+Nieve–, unas gomas tan efectivas que permiten circular por asfalto nevado sin necesidad de montar cadenas, como la propia Dirección General de Tráfico ha autorizado desde hace unos años. No olvidemos que además la carrocería está elevada 15 milímetros.

MAQUILLAJE ACERTADO

La preparación del Skoda se queda en mera apariencia, ya que la carrocería no aumenta su altura. Personalmente recomendaría montar unos neumáticos M+S una vez consumidos los de serie, pues nos ayudarán a ganar en seguridad sin perder comodidad.

Basta salir a la carretera para detectar que Fiat y Skoda se caracterizan por una suspensión cómoda aunque con peculiaridades que los distinguen. Más confortable el Fiat al circular por autopista, según entramos en zonas retorcidas detectamos que la mayor longitud del recorrido de su amortiguación provoca inclinaciones de la carrocería y algún que otro rebote en apoyo. Inevitable si tenemos en cuenta su altura y el compromiso alcanzado para lograr sus capacidades off road.

Más preciso el Skoda, es una pena que el habitáculo no queda suficientemente bien aislado del asfalto y se transmitan las irregularidades con nitidez, aunque sin llegar a afectar a la comodidad. Sus motores son lo que son, y dan de sí lo que pueden dar 90 caballos. Su mejor virtud es, sin duda, un comportamiento progresivo y uniforme en ambos casos que no permite alegrías pero tampoco muestra carencias, y con unos consumos siempre exiguos.

- Precio, equipamiento y ficha técnica del Fiat 500 L Trekking 1.3 Multijet II 95 CV 

- Precio, equipamiento y ficha técnica del Skoda Spaceback Scout 1.4 TDI 90 CV

Aclaración: El acabado Scout se comercializa como un kit estético con un precio de 1.000 euros.