Opel-astra-facelift-009
Opel Astra 2019: Restyling a la francesa
Horarios mundial
La Fórmula 1 cambia horarios por el fútbol… ¡pero lo peor podría llegar en Austria!
Alonso le mans victoria 2018 1
Las 10 claves de la victoria de Fernando Alonso en Le Mans
Red bull honda
Red Bull y Honda, trayectorias opuestas y ahora un objetivo común
Bmw-m4-gts-extreme-011
BMW M4 GTS Extreme Aero Kit: Licencia de vuelo obtenida

Ford Ranger 3.2 TDCi VS. Mitsubishi L200 300 DI VS. Nissan Navara 2.3 dCi: Caballos de batalla

Los pick ups resultan muy atractivos en España pero tienen una escasa difusión aunque parece que los nuevos modelos están reactivando este peculiar segmento. 

Agradecimientos: Finca Equilibrium Ctra. N-320, km 334,55 28180, Torrelaguna, Madrid. Tlfno: 648776853.

Es una carrocería creada para el trabajo, aunque su atractivo y el uso como vehículo de ocio ha llegado a derivar en estas versiones casi de lujo, con unos equipamientos sorprendentes en un automóvil que, en teoría, debería estar pensado para las situaciones más duras.

A lo largo de los últimos 25 años han evolucionado en materias como los motores y el equipamiento tecnológico pero muy poco en arquitectura y sistemas de suspensión, algo que les resta confort y funcionalidad como coches de ocio frente a los modernos y eficaces SUV, mucho más cómodos y con precios incluso inferiores.

Los tres superan ampliamente los cinco metros de largo y son doble cabina con cuatro puertas, lo que permite un uso casi familiar. En las plazas delanteras hay espacio de sobra, como en cualquier 4x4, aunque las traseras son algo más justas en la cota longitudinal para las piernas de los pasajeros, además de tener los respaldos bastante verticales, debido al tabique de separación con la zona de carga situado detrás de la banqueta posterior.

Como un turismo de lujo

Una vez en el interior sorprende el estilo y el nivel de acabado de los tres. Los materiales empleados son duros pero con buenos ajustes y no se echa en falta casi nada que pueda montar un turismo de gama media-alta como cuero, navegador con pantalla táctil, asientos calefactados y ayudas a la conducción, elementos de serie en casi todos ellos ya que apenas hay opciones. El único que tiene un catálogo de extras más extenso es el Ranger, pudiendo completarlo gracias a paquetes opcionales con un precio muy interesante que incluyen todos los asistentes posibles de última generación.

Tecnología muy similar

Nuestros tres pick up utilizan chasis independientes de largueros y travesaños y montan eje rígido trasero, soluciones ya casi olvidadas entre los todoterreno y SUV más modernos, aunque lo que debe primar en la categoría es la capacidad de carga. La principal diferencia entre ellos es la incorporación en el Nissan de muelles en lugar de ballestas en el eje posterior, el sistema elástico empleado mayoritariamente en este segmento, desde los modelos más básicos a los más sofisticados como los de este grupo.

Los propulsores empleados son, por supuesto, turbodiésel, de cuatro cilindros en el Mitsubishi y el Nissan y de cinco en el Ford, que tiene también la mayor cilindrada y potencia. En este apartado hay una mejora importante en los últimos años ya que los motores son notablemente más suaves y silenciosos, además de eficaces. Aquí destaca claramente el Ranger, con un tacto mucho más refinado y una sonoridad diferente que resulta hasta más ‘elegante’. En cuanto a los consumos y aunque las cifras homologadas son muy diferentes, lo cierto es que en un uso normal y en vacío no hay tanta diferencia y todos se mueven en un consumo real alrededor de los ocho litros, aunque este tipo de vehículos acusan mucho la variedad de uso y el nivel de carga que pueden trasportar en su caja abierta, que en los tres está ligeramente por encima de la tonelada.

Hoy en día resulta difícil encontrar un 4x4 con tracción conectable que no tenga diferencial central a menos que sea un pick up. Tanto el Ford como el Nissan emplean sistemas de este tipo que funcionan normalmente en trasera y solo debe conectarse la total al salir del asfalto, ya que la ausencia de un diferencial central hace que las ruedas de los dos ejes realicen el mismo recorrido, sin diferencia alguna en el trazado que realizan en una curva, con lo que toda la transmisión y los neumáticos sufren torsiones y rozamientos innecesarios además de reducir la maniobrabilidad.

Tanto el Ranger, como el L200 o el Navara, por precio, alto si optamos por un equipamiento completo, se alejan de un uso en el trabajo

El ‘Mitsu’ ofrece, como en las anteriores generaciones, la transmisión más sofisticada de esta categoría, la única con diferencial central, que permite al conductor elegir entre circular en 4x2, 4x4 para asfalto, para campo y 4x4 con reductora.

Grandes y poco manejables

Su longitud y unas enormes distancias entre ejes hacen que su capacidad de maniobra sea bastante reducida, con unos diámetros de giro exagerados y unas direcciones muy lentas, que en el caso del Mitsubishi llega casi a las cuatro vueltas de volante entre topes.

En el Nissan y el Ford, equipados con tracción clásica junto con una suspensión trasera de eje rígido, no disponemos de la combinación más adecuada para conseguir un comportamiento ágil y preciso, especialmente sin carga. El Navara, gracias a sus muelles traseros consigue mitigar en cierta medida los continuos rebotes que producen las ballestas en vacío. Curiosamente el Ford resulta bastante cómodo a pesar de montar también ballestas pero en el L200 ni siquiera la posibilidad de circular en 4x4 permanente mitiga los continuos movimientos del tren trasero ante la mínima irregularidad.

Los motores responden a la perfección y, por tacto y suavidad, el Nissan y el Ford son los mejores en este sentido aunque en el caso del japonés el cambio manual, bastante impreciso y con unos enormes recorridos de la palanca, ensombrece el buen funcionamiento del bloque. El Mitsubishi monta cambio automático de serie, agradable y suficientemente rápido pero sólo con cinco relaciones.

Como auténticos todoterreno los tres montan reductora, que se inserta en cualquiera mediante mandos giratorios en la consola central. En condiciones extremas la mayor limitación que tienen es su enorme batalla y unos voladizos traseros que hacen que su ángulo de salida sea mínimo, por lo que al afrontar cualquier pendiente la zaga ‘arrastra’ por el suelo inevitablemente. Salvando ese inconveniente su capacidad de tracción es extraordinaria y afrontan el trato duro sin problemas.

Precios de alto nivel

Los equipamientos de serie son realmente completos con la única opción de la pintura metalizada en el Nissan y el Mitsubishi. El Ford ofrece opciones para un uso más de campo o de carretera. Un dato a tener en cuenta es que estos pick up se pueden matricular como vehículo industrial, con lo que se elimina el impuesto de matriculación, pero en ese caso no pueden superar los 90 kilómetros/hora de velocidad máxima y hay que pasar la ITV a los dos años de su primera matriculación y luego anualmente. Los precios que figuran en esta prueba incluyen el impuesto, con lo cual se consideran turismos sin ninguna limitación de uso.

Precio, equipamiento y ficha técnica del Ford Ranger

Precio, equipamiento y ficha técnica del Mitsubishi L200 

Precio, equipamiento y ficha técnica del Nissan Navara