Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Renault atras coche 2018 1
Renault introducirá un suelo nuevo en Bélgica
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Wec
Horarios y cómo ver las 6 horas de Silverstone: Alonso y Toyota vuelven a la carga
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Jaguar F-Pace 3.0 S VS. Porsche Macan GTS VS. BMW X4 M40i: En su justa desmedida

Encuadrados dentro del segmento de los SUV medios, nuestros compañeros de ruta reúnen 1.060 caballos y pesan casi seis toneladas, unas cifras como para romper etiquetas.

Son grandes aunque no demasiado, tienen tracción total pese a estar lejos de considerarse todoterrenos puros y para colmo, aunque sus cifras de precio y potencia son disparatadas, ni siquiera estamos ante los modelos más altos de su gama. Bueno, a decir verdad, el BMW sí lo es, pero sólo de momento pues la llegada de un X4 M ha sido confirmada recientemente por la casa bávara. Hablamos de los Jaguar F-Pace 3.0 S, Porsche Macan GTS y BMW X4 M40i y sea como fuere, lo que queda claro que estamos ante tres inclasificables bestias que han coincidido en un terreno común por alguna razón que nosotros, sin tener aprobado primero de marketing y dirección de empresas, no alcanzamos a advertir.

Por peculiares, nuestros protagonistas no resultan menos atractivos. Muy al contrario, los tres lucen orgullosos todos los elementos estéticos por los que suspiran los fans más incondicionales de estas marcas. Llantas, faldones, alerones, molduras y anagramas que realzan una figura ya de por sí esculpida al detalle. Entran por los ojos, pero si lo que quieres es reconocerlos al instante el sentido que mejor te guiará será el oído porque su sonido es absolutamente atronador.

Nos encontramos en el Macan y tras girar la llave con nuestra mano izquierda, hemos despertado a su motor 3.0 Turbo e inundando el garaje con su ronroneo. Es un V6 pero parece bastante más 'gordo' –pensamos–. Lo que no sospechábamos es que la fiesta no había hecho más que comenzar porque a pesar de contar con dos tubos de escape menos cada uno, los X4 M40i y F-Pace S rugen todavía más. Mientras abandonamos la rampa del garaje, nos sentimos realmente extraños en un puesto de conducción bastante elevado, con dos SUV a nuestra espalda y los decibelios a un nivel disparatado.

LOS TRES TENORES

Los primeros kilómetros se suceden y encandilados con la música de fondo, llegamos a uno de nuestros habituales tramos de pruebas satisfechos con otras cualidades de este GTS, tales como sus envolventes asientos, su cómoda postura de conducción y, sobre todo, su excelente tacto de dirección, acelerador o frenos.

En la calle no pasamos precisamente desapercibidos y en los túneles somos el centro de atención, directamente.

En el Macan cada una de nuestras órdenes se transmite de forma escrupulosa e inmediata. Sin soltar el volante de fibra de carbono, accionamos las levas situadas tras él pudiendo subir o bajar un par de marchas ipso-facto y cuando la carretera se tuerce, agradecemos la solvencia de una suspensión que en su ajuste más racing, nos lleva a pensar que manejamos un deportivo. Nada más lejos de la realidad: a este SUV le faltan 30 kilos para pesar dos toneladas y todavía nos estamos preguntando cómo logra camuflar esta masa porque lo único seguro es que, en la zona más virada, había conseguido descolgar a sus dos rivales.  

El X4, haciendo buenos los pronósticos llegaba poco después, precediendo al Jaguar. El otro todocamino alemán se ganaba así el derecho a ser nuestro próximo protagonista y lo cierto es que no tardamos en apreciar diferencias importantes entre ambos. De momento, el asiento un poco más holgado nos daba un descanso, en el habitáculo se respiraba mayor amplitud y la visibilidad frontal aumentaba gracias a un puesto de conducción algo más elevado. ¿Planteamiento más burgués? Sí, pero sin exagerar. En efecto, la suspensión no se muestra tan rígida y la mayor altura libre al suelo compromete la dinámica, sin embargo, no tardamos en descubrir las bondades de un motor que se vale de la transmisión Steptronic –convertidor de par– y del sistema xDrive de tracción total para imponer su ley.

No en vano hablamos del venerado 3.0 TwinPower Turbo, un propulsor que se ha ganado su sitio en los M3 y M4 actuales y que con una potencia menor, se basta y se sobra para dar cuenta de sus rivales. La clave la encontramos en una gama intermedia de revoluciones –entre las 3.000 y las 4.500 vueltas– en la que este seis cilindros en línea empuja con mayor contundencia que el V6 del Porsche y además, se muestra un punto más elástico. De esta forma, el X4 recupera en las rectas parte de lo que concede en los giros más cerrados, traccionando de forma excepcional a la salida de éstos. Por otro lado, en conducción relajada también logra ser algo menos 'gastón'.

El X4 supone un término medio entre el radical Macan y el F-Pace, más burgués.

A todo esto, la figura del Jaguar seguía presente en el retrovisor. Con 20 caballos menos, unas dimensiones sensiblemente superiores y un planteamiento a priori algo más conservador, el F-Pace estaba muy lejos de ser un convidado de piedra en esta comparativa y es que contaba con un aliado único, su bastidor de arquitectura ligera. Esta estructura compuesta de aluminio en su práctica totalidad y heredada de la berlina XE, le permite frenar la báscula 100 kilos por debajo del BMW, 150 en relación al Porsche. No se nos ocurre un mejor aliado posible para otro bloque tan conocido como el V6 sobrealimentado, que incorpora desde su lanzamiento el mismísimo F-Type.

Valiéndose de un compresor en detrimento del turbo, este 3.0 no logra alcanzar las cifras de par y potencia de sus oponentes, pero sí demuestra una respuesta llena a bajo régimen y, sobre todo, una mayor capacidad para subir de vueltas que se traduce en unas sensaciones de conducción más puras. Por lo demás, es cierto que se encuentra en un extremo opuesto al Porsche, representando la opción más confortable y rutera de las tres que exponemos aquí pero eso también tiene sus ventajas. La transmisión de ocho marchas, firmada por ZF, resulta notablemente más suave aunque pierda unas décimas de segundo en las transiciones. Lo más curioso es que el X4 monta este mismo sistema, pero reajustado por los técnicos de BMW Motorsport, de modo que su gestión electrónica es un punto más agresiva. Del mismo modo, la suspensión acusa menos los cambios de firme, manteniendo un nivel de confort óptimo en todo momento y un modo de conducción off road le concede mayor efectividad en las zonas escarpadas.

DESEOS CUMPLIDOS

Nos ha costado, pero después de rodar por autovía, distintas carreteras y hasta algunas pistas de tierra, hemos encontrado la razón de ser de nuestros rara avis. Lo queremos todo. Sí, nada como ir a la moda en un atractivo SUV que además te permite viajar en familia pero ansiamos las sensaciones de un deportivo y éstos comparten su mecánica con ellos. Perfecto, eso sí, que no gaste demasiado para usarlo a menudo, puestos a pedir... Pues bien, aquí tienes todos tus deseos concedidos de tres maneras distintas. Porsche le puso más picante, Jaguar menos y BMW un poco de todo a un coste menos descabellado. 

- Ver precio, equipamiento y ficha técnica del Jaguar F-Pace 3.0 S

- Ver precio, equipamiento y ficha técnica del BMW X4 M40i

- Ver precio, equipamiento y ficha técnica del Porsche Macan GTS