Replicas-chinas-superdeportivos (1)
Los superdeportivos más exclusivos tienen réplicas chinas en marcha realmente fieles
Sainz declas cope
Sainz, sobre el McLaren de 2019: “Todo es nuevo, hay ganas de probarlo”
Vw-transporter-abt-delantera
Volkswagen e-Transporter by ABT: La furgoneta más electrizante
Presentacion ferrari 2019 1
Ferrari muestra el SF90: la esperanza de Maranello para el asalto al título
Ev
El Gobierno aprueba el Plan MOVES con ayudas para la compra de vehículos eléctricos

Conducimos el Kia Proceed: En busca de la diferenciación

No es un familiar, ni un cupé pero puede parecer las dos cosas según cómo lo mire su propietario. La silueta shooting break se hace asequible y deja de ser terreno exclusivo de las grandes marcas.

Kia-proceed 02

Tiene casi la misma longitud que el Kia Ceed Tourer, solo medio centímetro más pero es 4,3 centímetros más bajo, una reducción que se reparte entre la carrocería y la menor distancia al suelo, pero lo que cambia totalmente su estética es la caída del techo y el portón trasero, mucho más acusada que en un familiar como el Tourer y con una forma más curvada. Así es el Kia Proceed, un compacto familiar un compacto familiar al que si le añadimos un robusto paragolpes trasero, con un marcado difusor y dos salidas de escape, y una tercera luz de freno de diseño racing, tenemos todos los ingredientes para marcar su deportividad ya están definidos.

Por dentro la el espacio es similar al de un Ceed y la diferencia de altura apenas es apreciable en las plazas traseras. El maletero, con 594 litros, es ligeramente más pequeño que el del Ceed Tourer, que tiene 625 litros, pero resulta mayor que el de muchos familiares de más longitud. Además, la banqueta trasera se puede abatir en proporciones 40/20/40 por lo que es posible transportar objetos largos y mantener las dos plazas laterales intactas.

La distancia entre ejes y la anchura son las mismas que en el Ceed, por lo que no hay diferencia de espacio. El diseño del salpicadero también es idéntico, con un buen cuidado por los detalles y unos excelentes acabados, como el plástico que imita costuras simulando un recubrimiento en cuero. El Proceed está disponible con dos tipos de asientos en función del acabado, en los dos casos con muy buena sujeción lateral, mayor en el caso del acabado GT, asociado a la motorización más potente.

La suspensión es un centímetro mas baja y los amortiguadores traseros son un 22% más duros, al igual que la barra estabilizadora posterior, que también es un 3% más rígida. En el Porceed GT los muelles también son más firmes, un 13% y un 44% delante y detrás respectivamente. La dirección, con un buen tacto y solo 2,4 vueltas de volante entre topes, resulta suficientemente ágil para practicar una conducción divertida. El GT cuenta con unos frenos de mayor diámetro que el resto de la gama, tanto delante como detrás y en el modo Sport de conducción el sonido del motor queda modulado para hacer que en el interior del habitáculo se haga notar con un tono más apreciable.

El chasis del Proceed se ha modificado para conseguir un comportamiento ágil y con el toque deportivo que reclama su diseño.

El Kia Proceed está disponible con tres motores gasolina de 1.0, 1.4 y 1.6 litros con 120, 140 y 204 caballos respectivamente. El último de ellos reservado para la versión GT, la más deportiva de la gama y con un acabado específico tanto exterior como interior. La oferta Diesel se centra en el 1.6 de 136 caballos. Todos los motores vienen de serie con cambio manual de seis velocidades pero la caja automática de doble embrague y siete relaciones es opcional para todos, con excepción del 1.0.

Hemos podido conducir los dos gasolina más potentes, el GT en el circuito de Castellolí, y es un vehículo realmente divertido. En el caso del más potente los reglajes del control de tracción y estabilidad son más permisivos y nada intrusivos, por lo que se mantiene un nivel de control real muy satisfactorio por parte del conductor, sin tener la sensación de que siempre está interviniendo la electrónica. El tacto general es de un vehículo con aplomo y que “pisa” con nobleza, sin reacciones bruscas y con una buena percepción de seguridad.

El Kia Proceed solo está disponible con dos niveles de equipamiento GT Line y GT, por fuera muy similares y sus precios se sitúan entre los 28.750 y los 33.700 euros, sin descuentos ni promociones, rebajas que pueden llegar a los 5.000 euros y que reducen notablemente la factura final