Bmw-x2-video-portada
Prueba BMW X2 SDrive 20i: ¿Postureo o extra de deportividad?
Alonso q francia 2018 1
Alonso, eliminado en la Q1: “He sido dos décimas mejor que mi compañero”
Cq5dam.resized.img.1680.large.time1529678558328
BMW M2 Competition Germany Edition: Tributo nacional
Sut french grand p 1630958
Sainz, el mejor del resto con un 7º: “En los Libres no nos veíamos en Q3”
434548
La subasta de este Ferrari 250 GTO de 1962 puede quedar para la historia

Probamos el Lynk & Co 01: El Volvo asequible que vino de China

Tenemos la oportunidad de ponernos al volante de un SUV compacto procedente de China pero con raíces del fabricante sueco Volvo. Cuenta con dos propulsores gasolina procedentes de la firma sueca y con un diseño tanto exterior como interior bastante notables.

Lynk-co-01-2.0-awd-106

Con un nombre que se puede llegar a confundir fácilmente con la marca de lujo de Ford, Lincoln, este SUV compacto de origen chino se puede convertir en el primer vehículo procedente de este país en llegar a los Estados Unidos, y también a Europa.

El Lynk & Co 01 salió a la venta a finales de noviembre en China con una increíble aceptación que provocó que las primeras 6.000 unidades se vendieran en apenas 2 minutos, según la propia marca. Hemos tenido la oportunidad de probarlo en un evento oficial llevado a cabo en un lugar algo extraño para este coche, un circuito. No ha sido una toma de contacto que nos permita extraer una conclusión extensa y profunda, pero podemos afirmar que los principios básicos de este coche parecen prometedores.

Hardware Volvo

Aunque Lynk & Co es una compañía creada recientemente como una submarca de Geely, el 01 está construido sobre una plataforma compartida con Volvo; hablamos de la misma arquitectura modular que emplea el nuevo Volvo XC40, con el que también comparte los propulsores gasolina de tres y cuatro cilindros, al menos en China. Las versiones europeas y las americanas llegarán con total seguridad con sistemas de propulsión híbridos.

Las unidades que hemos probado montaban el propulsor de 2.0 litros con cuatro cilindros en línea y 190 caballos, las mismas especificaciones que el T4 del XC40. Por un lado tenemos una versión de tracción delantera asociada a una caja de cambios por convertidor de par con seis velocidades y por otro, una de doble embrague con siete relaciones y tracción total. Además, las versiones básicas irán unidas a una transmisión manual en el mercado chino, lo cual implica que Lynk & Co ofrece tres cajas distintas con dos opciones mecánicas, aunque nos han dicho que la transmisión por convertidor de par es una solución temporal que no durará mucho tiempo.

Esto probablemente sea una buena noticia. Durante la prueba realizada en el circuito privado de 4 kilómetros de Geely, la transmisión automática luchaba por mantener su compostura, sintiéndose reacia a bajar marchas bajo fuertes cargas de acelerador. El balance del coche está predeciblemente inclinado hacia el subviraje, aunque soltando el gas conseguimos que la nariz vuelva a su línea correcta obedientemente. El aspecto positivo incluye una dirección precisa y una suspensión suave, si bien muestra un balanceo de la carrocería predecible en circuito, debería ofrecer una confianza razonable en carretera o ciudad. Desafortunadamente, no encontramos ningún bache que nos dijera como es la amortiguación del 01 en marcha.

Parece tranquilo en un ritmo suave, pero el propulsor ruge con ferocidad cuando le pides lo mejor de él, al igual que ocurre en el Volvo.

Cambiando a la versión de tracción total, probamos que el cambio de doble embrague es mucho mejor, enlazando curvas con más inteligencia y ofreciendo un mayor dinamismo, sin olvidar las levas tras el volante que permiten un uso manual. Esta es la transmisión que incorporarán las futuras versiones híbridas de tres cilindros, las cuales emplearán un motor eléctrico para mover las ruedas traseras y uno térmico para las delanteras. El sistema de tracción total elimina la tendencia al subviraje vista en la otra versión, pero esto no hace que el 01 sea una estrella de la pista. Sospechamos que se las arreglará bastante mejor en el mundo real.

Equipado para venderse

Si hacemos una evaluación visual el 01 impresiona más. Su parte delantera posiblemente no guste a todos los paladares, pero los futuros clientes chinos podrán apreciar que es un coche con una gran apariencia. Los faros delanteros situados en una posición bastante elevada recuerdan ciertamente a los del Nissan Juke y tanto su parte lateral como la trasera, son elegantes. Sus dimensiones son algo mayores que las del XC40, siendo 10 centímetros más largo con una batalla de 2,73 metros, lo cual es casi 3 centímetros más larga que la del modelo sueco ensamblado en Bélgica. Además, la plataforma Volvo hará que el 01 tenga buenos resultados en las pruebas internacionales de choque, algo de lo que los coches chinos no pueden presumir.

El habitáculo da apariencia de ser resistente y cuenta con un buen diseño, aunque muchas de las superficies parecen estar hechas de materiales más baratos de lo que parecían en un primer momento. La mayoría de los interiores con apariencia de metal son en realidad plásticos, por ejemplo, pero el ajuste y el acabado todavía están a la altura de un modelo de entrada al segmento del XC40 como este, el cual incluye a los BMW X1 y Lexus NX. Todas las versiones del 01 dispondrán de una pantalla táctil central de 10 pulgadas al igual que otros instrumentos digitales. El espacio para los ocupantes es bueno tanto en la parte delantera como en la trasera, aunque algunos de los contornos de la consola central limitan el espacio para las piernas del copiloto.

Modelo de ventas por suscripción 

Mientras el concepto del coche es bastante básico, el plan de negocio de Lynk & Co es aventurado. La compañía ha anunciado que su comercialización en Estados Unidos no se iniciará hasta el año 2020, en Europa 2019, y seguirán el ejemplo de Tesla al ofrecer ventas directas sin establecer una red de concesionarios convencionales. El servicio lo presentarán los centros existentes de Volvo, aunque no venderán ningún producto Lynk. Los accesorios seguirán el ejemplo de Apple y se ofrecerán en centros comerciales y otros establecimientos. Los interesados podrán comprar el coche en metálico pero las predicciones dicen que el 70% de los vehículos se acogerán a un contrato a corto plazo por suscripción similar a las suscripciones que vemos habitualmente en Netflix o Spotify.

Los planes de la compañía pasan por ofrecer conectividad gratuita y una garantía vitalicia.

Las opciones de elección serán limitadas, con un generoso equipamiento estándar y sin paquetes opcionales, con el objetivo de ofrecer de seis a ocho variantes de cada modelo, un total que incluye los colores exteriores. En China, las cuatro opciones disponibles se llaman Clear Lite, Hyper Pro, Inter Pro y Louder Pro.

El modelo de negocio por suscripción significa que Lynk & Co seguirá teniendo en posesión la mayoría de los coches que produzca, con la peculiaridad de que una vez los coches terminen su contrato de alquiler inicial, se podrán reubicar en un segundo o tercer ciclo, dando a los clientes la posibilidad de elegir un coche más antiguo a un precio más asequible. El plan actual en Europa pasa por desechar coches en lugar de dejarlos envejecer en la naturaleza con el fin de evitar dañar la imagen de la marca ligada a la novedad y la tecnología de vanguardia. Podemos estar ante la llegada de una era de coches 'de usar y tirar'.

A favor: ADN Volvo, dinámica, precio asequible.

En contra: Rareza del nombre y del plan de negocio.