Encuentra las 6 diferencias

Mazda6 Sedán Signature VS. Mazda6 Wagon Zenith

Nos ponemos al volante de dos versiones con distintos acabados, una buena forma de descubrir la renovada berlina de Mazda y su evolución en calidad. ¿Te apuntas al juego de las 6 diferencias?

La presente generación del Mazda6 acaba de experimentar una notable evolución gracias a su edición 2018. Qué mejor momento de ponernos al volante de una berlina que destaca por su refinamiento, alto nivel de acabados y equipamiento. Pero esta vez no lo haremos con una de nuestras habituales pruebas a fondo, sino encontrando las diferencias entre dos versiones, sedán y wagon, y dos acabados llenos de detalles que marcan la diferencia: signature y zenith.

 

1.- Sedán VS. Wagon

Ideado para un cliente que necesita más espacio y funcionalidad para el día a día pero que no está dispuesto a renunciar a un diseño y un comportamiento dinámico excepcionales, el Wagon se distingue a primera vista del Sedán gracias a su trasera. Estamos ante el automóvil perfecto para viajar, para ir a la nieve o para realizar cualquier otra actividad de aventura gracias a accesorios como las barras del techo o la baca disponible, además de la tracción total que únicamente se ofrece con esta carrocería.

Por su parte, el Sedán está más enfocado al diseño y al confort, pero sin renunciar al placer de conducción pues en él se aprecian sensaciones de deportividad. El espacio no es tan importante como la elegancia de la silueta, las líneas puras y el cuidado en los acabados. 

En sus dos variantes, el Mazda6 se muestra notablemente más atractivo tras el restyling acometido por los diseñadores de la casa japonesa. El frontal resulta muy poderoso gracias a una parrilla más amplia, con una rejilla tridimensional y un gran marco cromado que llega a fundirse con los grupos ópticos delanteros en su parte superior. Además, éstos ahora pueden incluir tecnología Full Led adaptativa y con función anti-niebla.

En la zaga del Sedán, los pilotos también son muy estilizados e integran el listón cromado que recorre todo el portón, mientras que en el Wagon no sucede lo mismo y en líneas generales, su imagen resulta más conservadora. Una curiosidad es que el familiar se conforma con 4,80 metros de largo por los 4,87 de la berlina y eso que su maletero presenta un mejor acceso y modularidad, además de 522 litros de capacidad; por los 480 del cuatro puertas. En ambos casos el puesto de conducción es cómodo, favorecido por unos asientos nuevos con mejor acolchado y mayor anchura, mientras que el acceso a la zona trasera también es fantástico y el espacio más que apropiado para dos adultos de talla media si bien la distancia a las rodillas es superior en el Sedán que resulta más atlético y deportivo, favorecido también por su acabado superior. Nuestro segundo punto a analizar.

 

2.- Zenith VS. Signature

Nuestros dos protagonistas tienen exactamente el mismo color exterior, pero su decoración interior es diferente y es que su nivel de equipamiento también lo es. De un lado tenemos al Mazda6 Wagon en su versión Zenith, el más alto en la mayoría de los modelos de la marca pero es que el Sedán es el novedoso Signature con el que este automóvil se adentra de lleno en el segmento premium.

La tapicería en cuero blanco del Wagon aporta luminosidad y buena presencia al habitáculo y en este nivel de acabado, también se incluye el cuadro de mandos parcialmente digital, la pantalla multimedia central de 8 pulgadas con sistema Mazda Connect y hasta un completo Head Up Display con toda la información relativa a los asistentes a la conducción que estamos empleando. 

En cambio, sólo en el acabado Signature disfrutamos de una tapicería más refinada, en piel Nappa en  este inédito color marrón, inserciones en madera de sen y otros detalles curiosos como las luces de cortesía de tipo led o el reposabrazos central que además de ofrecer dos tomas de usb y un hueco específico para dejar bebidas, también integra los mandos de sus asientos calefactados.

3.- 2.0 VS. 2.5 Skyactiv-G

En marcha ambos son confortables, demuestran haber mejorado su aislamiento acústico y resultan estables y seguros en carreteras con curvas. La suavidad de funcionamiento y la escasa rumorosidad de sus mecánicas también son características comunes pero no, no llevan el mismo motor.

De un lado, tenemos el 2.0 Skyactiv-G de 145 caballos, un propulsor muy apropiado para este polivalente Wagon, más tranquilo pero al mismo tiempo refinado y agradable. Del otro, el 2.5 Skyactiv-G es más potente y también más sofisticado que ofrece sensaciones próximas a las de un diésel gracias a su buena entrega de par desde bajas revoluciones. Son 194 caballos de los que se dejan notar pero que en este caso, también saben dosificarse pues equipa un sistema de desconexión de cilindros que le permite reducir su nivel consumo y emisiones siempre que no demandamos una respuesta enérgica del mismo. Declara un gasto de 6,7 litros a los 100 kilómetros, sólo 5 décimas superior al del 2.0 del familiar que sigue resultando más económico aunque a cambio no acelera con la misma contundencia que su ‘hermano mayor’, apoyado además por una caja de cambios automática.

4.- Manual VS. automático

Sí, hemos llegado a la cuarta diferencia y una vez más juega a favor del Sedán, el único de los dos que equipaba el cambio automático de seis velocidades por convertidor de par que eso sí, también está disponible para el motor de 145 caballos de forma opcional y que definitivamente, contribuye a elevar la suavidad de marcha del Mazda6. Además, con esta transmisión y el control de velocidad crucero adaptativo con función Stop & Go, el Mazda 6 puede llegar a detener la marcha por completo e iniciarla de forma automática, siguiendo al vehículo de delante.

A favor del cambio manual, también de seis velocidades, hay que decir que no sólo es la opción más asequible, también es la más deportiva porque presenta un manejo realmente rápido y preciso.

5.- Dinamismo VS. funcionalidad

En carretera el carácter de nuestros Mazda6 demuestra ser más parecido de lo esperado, aunque por supuesto, no se comportan exactamente igual. De hecho, el chasis de uno y otro presenta también presenta sus diferencias pero no de la forma que esperábamos. El esquema de suspensión de ambos es calcado: McPherson delante y multibrazo detrás, pero la distancia entre ejes es inferior en el caso del Wagon. 2,75 metros por los 2,83 del Sedán. Esto unido al mayor peso del segundo –25 kilos más a cargo de un motor más grande y la caja automática–, le otorgaban a nuestro familiar un punto extra de agilidad en carretera, lo que demuestra la gran puesta a punto llevada a cabo por la marca con este modelo.

6.- Precios iguales, pero distintos

El renovado Mazda6 cuesta lo mismo con su carrocería Sedán que con la Wagon y es que simplemente han sido diseñadas para clientes con estilos de vida diferentes, pero con las mismas exigencias, las de quienes busca una berlina de primer nivel. 36.975 euros cuesta el Mazda6 Signature con motor de 194 caballos y cambio automático, el Sedán que protagoniza este vídeo, mientras que el 2.0 Skyactiv-G Wagon de 145 con el acabado Zenith y el cambio manual sale por 29.375. De lo que no hay duda es que ambos son opciones muy a tener en cuenta.