Tramontana-r-en-venta-01
Este Tramontana R está en venta y su precio es puro orgullo patrio
Gettyimages-1020592978
Alonso: “Quiero disfrutar de la vida que no he tenido”
Alonso
Alonso admite la posibilidad de realizar un test de IndyCar
Sut rally finland 1657135
Ott Tanak, imparable en el Día 2 del Rally de Alemania
2019 golf r ginster yellow-large-8617
Volkswagen ofrece ¡40 colores! para personalizar el Golf R ¿Cuál eliges?

Probamos el McLaren 570GT: Haciendo especial la conducción del día a día

La firma británica decidió lanzar una versión algo más ‘civilizada’ de su deportivo 570S y la mejor forma de comprobar si estamos ante un digno competidor del Porsche 911 es ponerse a los mandos y dar una vuelta para conocerlo en profundidad.

2017-mclaren-570gt-108-1

Después de producir el legendario McLaren F1, la compañía espero casi dos décadas antes de volver a la acción con la creación de nuevos vehículos para la calle. En ese tiempo, los posters que solían cubrir las paredes de las habitaciones de los niños han dejado lugar a los salvapantallas que vemos a día de hoy en nuestro Smartphone. La mayoría conoce el nombre de McLaren, pero eso no significa que sepan realmente como es su aspecto. Mirar fijamente a una imagen impresa durante mucho tiempo para que sus líneas se queden grabadas en la memoria es algo del pasado, suponemos. Y, ya sabes, algunos concesionarios de McLaren ahora aceptan Bitcoin.

Fíjate en este hermoso verde azulado – o azul verdoso – 570GT. En un evento del motor que tuvo lugar en Ann Arbor, Michigan, tuvimos que repetir una y otra vez a los aficionados que tipo de coche era. De acuerdo, este modelo vino a completar la gama inferior de la marca llamada Sports Series en 2017, siendo novedoso para la mayoría, pero presenta una incuestionable silueta propia de McLaren.

El 570GT se deshace de las entradas laterales contrastantes, la toma aerodinámica lateral, y el pequeño cristal vertical trasero del 570S – un coche que es idéntico en el apartado mecánico pero que cuenta con una puesta a punto del chasis diferente. Un techo de cristal cubre la cabina del GT, y un cristal de apertura lateral lo transforma ligeramente en un modelo más práctico. Este compartimento no es tan profundo como el del Corvette, pero hay espacio suficiente para un par de bolsos (y casi triplica el espacio total de carga del 570S).

Al abrir las puertas nos encontramos con una crisálida de cuero contrastante. Hay una sensación de amplitud a pesar de los estrechos límites, gracias en parte al hueco existente entre la consola central y los mandos de control principales situados entre los asientos, además del techo transparente. El Colin Chapman que hay en nosotros odia la idea de un techo de vidrio pesado, pero funciona en el GT al acercar el entorno exterior a la cabina. Así mismo, como cualquier McLaren, la postura de conducción es muy baja y el techo alivia cualquier tipo de claustrofobia que pudiera existir.

Si hablamos de los mandos centrales, los dos más grandes sirven para regular  las distintas configuraciones del tren de propulsión y del chasis. Existen tres modos distintos (Normal, Sport y Track) que únicamente se activaran si pulsas un botón para ello. Si activamos el modo Sport en ambos ofrecerá un desempeño lo suficientemente bueno para una conducción enérgica y animada. En el modo Normal, por su parte, el coche tratará de ofrecer unos consumos semirespetables. La EPA estima un consumo de 14,7 l/100 km; nuestra media ha sido de 21 litros.

Animado y encantador

Al igual que su hermano coupé, este hatchback se siente vivo. La dirección electrohidráulica ofrece una gran comunicación. Sus neumáticos delanteros relativamente estrechos con medidas 225/35 ZR19 minimizan el esfuerzo inicial al girar, que se genera con la misma naturalidad que con una cremallera sin asistencia. Desafortunadamente, cuando el eje delantero sucumbe ante el subviraje, el esfuerzo de la dirección no disminuye tan natural como nos gustaría, pero es casi tan bueno como en un coche moderno. Además, a diferencia de los volantes multifunción encontrados en modelos como el Porsche 911 Turbo o el Ferrari California T, no existen botones que se interpongan en el camino. Lo único que puedes controlar con el volante será la bocina.

El 570GT se pegó a nuestra pista con 1.02 G de agarre y se detuvo desde 112 km/h en 47 metros. Ninguno de esos registros son particularmente notables; un Corvette Z06 que se vende por menos de la mitad de dinero puede dejar atrás a un 570 en ciudad. Estos límites absolutos reducidos hacen que el GT se sienta como el Mazda MX-5 más rápido del mundo en lugar de una versión lenta del 650S. Y eso es algo muy bueno. La mayoría de supercars tienen unos límites tan altos que únicamente podrás encontrarlos en un circuito, lo que los hace un poco aburridos en cualquier otro lugar. Conducir un coche lento de manera rápida es siempre más divertido que conducir uno rápido de forma lenta. Ningún McLaren puede catalogarse como un vehículo lento – el 570GT acelera de 0 a 100 km/h en 3,2 segundos – pero de algún modo McLaren ha conseguido alcanzar esa sensación mágica de los coches lentos.

Tomar una curva a 1G en el 570GT provoca un ligero movimiento de la cola y una genuina sensación de emoción.

Tras el delgado volante se encuentran las levas del cambio. Un conductor medianamente perezoso podrá subir y bajar de marchas con tan sólo una mano – si tiras de la palanca de la derecha subirás marchas y si presionas bajaras, viceversa con el otro lado – mientras que los vagos supremos simplemente activarán el modo Auto. Si quieres el control total tendrás que pulsar el botón Manual en la consola central. Revolucionar el motor por encima de las 3.000 revoluciones hará que el resto de vehículos reaccionen como si escucharan una ambulancia. Si alcanzas las 8.200 vueltas de la zona roja el V8 twin-turbo de 3.8 litros entrega un admirable e impactante sonido que hará que la gente corra a buscar refugio.

Apretando el paso

Acciona el control de salida, deja que el empuje se vaya generando (un icono indica cuando está listo), y suelta el freno para una reacción que pocos experimentaran, cortesía de sus 570 caballos. Apenas 3,4 segundos después alcanzarás los 100 km/h, ya vas a 160 km/h. El cuarto de milla se recorre en 10,9 segundos. Un Porsche 911 Turbo S es más rápido en los 100, 160, y en el cuarto de milla gracias a su tracción total, pero alcanzar los 240 km/h en 14 segundos coloca al 570GT en una ventaja de 0,6 segundos. Con 1.515 kilos, el McLaren es 100 kg más ligero que el 911 y 68 más pesado que el 570S.

Además del sobrecoste (el GT arranca en 160.000 euros; ahora añade un 10% en elegir el color, el cuero, las llantas, y los adornos en fibra de carbono del ejemplar de las fotos), el mayor inconveniente del McLaren es su sistema de infoentretenimiento. Deja tus gafas de sol polarizadas en la puerta porque harán que la pantalla sea ilegible. El Reino Unido está muy nublado, pero dudamos de que esto se haya pasado por alto, especialmente desde que se incorporó el sistema actualizado del 720S. Además, la estructura del menú y los botones, especialmente aquellos que están en la columna de dirección que operan sobre el cuadro de instrumentos digital, no son intuitivos. Estamos seguros de que nos acabaríamos acostumbrando a ellos como propietarios, pero podría ser desagradable para alguien que se dedique a asesorar como gestionar la ira.

El 911 es el principal referente en lo que ha deportivos del día a día se refiere. Y por una buena razón – Porsche ha estado persiguiendo este objetivo durante más de 50 años. Mientras que el 911 comparte elementos con el 718 de la misma manera que el Audi R8 comparte botones con el A4, el 570 hace lo propio con el 650S (el cual ha sido reemplazado por el 720S), sintiéndose mucho más especial. La gama de coches de calle de McLaren no es lo suficientemente veterana como para catalogarla, pero ha conseguido que los “coches de entrada” se sientan tan distintivos como los ejemplos más caros.

A favor: Aspecto visual, chasis, ideal para el día a día.

En contra: Todavía sigue sin ser tan práctico como el 911, sistema de infoentretenimiento.