Boxster s argentina
Aparca su Porsche en un paso de peatones, le ocurre esto y así reacciona su conductor
Gettyimages-1052612612
Vettel explica que han tenido que volver al coche de hace tres meses
Skoda-fabia combi scoutline-2019-1600-01
Skoda Fabia Combi Scout: Aventura en familia
Sut japanese grand 1542616
Las cuentas de Hamilton para ser campeón en México
Autopistas estudio
El uso del carril izquierdo, los intermitentes y otros ‘pecados’ de la circulación en autopista

Probamos el McLaren 720s: La esencia de Woking

Es el último supercar salido de la fábrica de McLaren y sin duda alguna, uno de los V8 con motor central más temibles del momento pero, ¿estará a la altura de las expectativas?

Mclaren-720s-2018

Por un lado Colin Chapman por otro Bruce McLaren. Ambas leyendas tenían distintas filosofías de lo que ellos consideraban 'ir rápido', mientras Chapman apostaba por la ligereza en sus primeros Lotus, McLaren iba un paso más allá y definió su idea de ser rápido con el concepto 'potencia'; apoyándose en poderosos Chevrolet V8 para lograr numerosas victorias.  
Bruce y Colin ya no están con nosotros pero sus filosofías aun guían las compañías que ellos fundaron. El McLaren 720S es la prueba de ello. Con 710 caballos su propulsor V8 twin turbo de 4.0 litros pose 49 caballos más que el Ferrari 488 GTB el cual podemos definir dándole cualquier calificativo menos 'lento' o 'perezoso'. A la ventaja que atesora este modelo con dicho incremento de potencia se une una precisa y mejorada estructura en fibra de carbono.

El nuevo monocasco se extiende por la zona del limpiaparabrisas y continúa por la sección central del techo. Gracias a esta tecnología la rigidez estructural se ve mejorada como ya pudimos apreciar en el 650S, el modelo predecesor, cuyas versiones Coupe y Spider poseían prácticamente la misma rigidez. Además, otros componentes del chasis permiten un gran ahorro de peso en comparación con el anterior modelo, que incluía mayores componentes de aluminio que éste.

Lo mismo, pero diferente

Mientras el principio de un chasis de fibra de carbono, un V8 en disposición central y la fuerza transmitida a las ruedas traseras permanece intacto, hay muchos detalles que han cambiado en este nuevo modelo. Visualmente una de las principales diferencias es la ausencia de las entradas laterales al motor del 650S, dotando al 720S de un mayor carácter; el aire ahora es conducido al motor y radiadores a través de un conducto en la ventana trasera. El diseño de la parte posterior del vehículo recuerda al de su hermano mayor P1, sobre todo con el alerón en posición desplegada, mientras que los pilotos traseros –que incorporan entradas de aire y nuevos elementos luminosos– son realmente originales.

El diseño interior es extremadamente funcional sin embargo no tiene esa singularidad o exclusividad de sus rivales. Gracias al diseño de los pilares A, la sensación de amplitud tanto desde fuera como desde dentro es muy buena. Teniendo en cuenta que la estética general del coche está inspirada en un avión de combate, la visibilidad es lo suficientemente buena. El grosor de los pilares mejora la vista frontal y gracias a los nuevos C, la perdida de visibilidad lateral propia de un superdeportivo de motor central se ve reducida. La palanca de cambios se ha visto simplificada con los botones del climatizador trasladados a la consola central, los cuales pierden algo de sensibilidad y manejo.

En el track mode la información que el coche nos muestra en el velocímetro se reduce tan solo a las rpm del motor y la velocidad del vehículo.

Cuando conduces un McLaren no tienes más remedio que asombrarte ante las diferentes cualidades dinámicas que ofrecen cada uno de sus modelos. Sin embargo el 720 combina cada una de las virtudes de los anteriores modelos. Es un coche civilizado como el 570 GT y a su vez rápido como el 675LT. En bandwidth sería el equivalente a uno de esos apocalípticos servidores enterrados bajo las montañas del colorado.

Las impresiones iniciales son como si hubiera estado demasiado tiempo en uno de esos colegios privados ingleses y hubiera salido más refinado. El tacto del motor y el manejo han ganado un extra de confort. Ofrece un manejo agradable incluso en carreteras de muy baja calidad, el motor pose un tacto suave sin alzar mucho la voz y el cambio de doble embrague se asemeja a la suavidad de un convertidor de par. En el interior la tranquilidad es pasmosa permitiéndote disfrutar de un agradable paseo que por lo único que se puede ver afectado es por el ruido del ligero viento rozando contra las puertas.

Hablemos del corazón de esta máquina; el V8 tarda una fracción de segundo en coger impulso y el momento en que los dos turbocompresores entran en acción te hace sentir un empuje parecido a la gravedad de Júpiter, independientemente de la marcha o la velocidad. El motor se siente feliz empujando hasta las 8500 rpm, el nivel de confianza y volumen del escape hace que sea difícil cambiar de marcha demasiado pronto; bueno esto y por supuesto el riesgo de ser arrestado. McLaren afirma que el 720 tarda 7,8 s en alcanzar los 200 km/h. En cuanto al escape el 720 suena mucho mejor que cualquiera de sus predecesores con un burbujeante sonido al ralentí y un escape furioso a medida que vamos aumentando el giro del motor, distinto al tono vocal que podemos escuchar en un 488 o al gemido del Lamborghini Huracán. 

El nivel de agarre que ofrecen los Pirelli P Zero es enorme, el 720 no se siente inerte cuando lo conduces a un ritmo legalmente aceptable en carreteras cotidianas. La dirección es más ligera que otros superdeportivos, pero la decisión de McLaren de usar un sistema electrohidráulico hace que a bajas velocidades no aísle o filtre aquellos ruidos innecesarios que no encontraríamos en una dirección eléctrica. La dirección transmite constantemente signos para aumentar nuestra velocidad siendo especialmente informativa cuando atravesamos la ciudad. 

Para experimentar todas aquellas sensaciones que el 720 es capaz de transmitirnos necesitaríamos buscar un circuito o una autobahn sin trafico solo para nosotros.

Es por ello que McLaren nos ha ofrecido la posibilidad de ir al circuito de Vallelunga cerca de Roma para evaluar realmente el coche. Al poco tiempo de estar en el circuito te das cuenta de cómo el McLaren devora las rectas con suma facilidad ofreciendo un gran agarre lateral y longitudinal. Si lo comparamos con el 675 este modelo no se siente tan asustadizo a la hora de ofrecer toda su potencia y ofrece mucha más estabilidad en la frenada. La mayoría de los conductores tendrán que hacer un esfuerzo enorme para sacarle todo el agarre al coche; el control de estabilidad hace un trabajo formidable. Para aquellos que buscan mayores emociones, McLaren ha añadido un sistema para poder permitirnos unas derrapadas controladas (variable drift control system) aun así es demasiado agresivo y no permite disfrutar tanto como quisiéramos, es por ello que la mejor forma de disfrutar las derrapadas será desactivando completamente el control de estabilidad.

Haydn Baker el hombre que ha desarrollado el 720S dice que su pequeño bebe es más rápido alrededor de un circuito que el 675LT e incluso más rápido que el P1 en la mayoría de circuitos. Este hecho justifica en gran parte su precio 270.000 euros aproximadamente.

Amor por McLaren

McLaren nunca ha estado sobrada de excelentes ingenieros pero siempre ha sabido transmitir esas intensas emociones que buscan cada uno de los amantes de la marca. El 720 ha hecho grandes progresos en esta dirección, siendo mucho más excitante y mejor coche que el 650S. El hacer cada coche mejor que el anterior, hacerlos más rápidos ha guiado a la marca desde su fundación hace cinco décadas. Es posible que no ofrezca la misma pasión que la mayoría de los rivales italianos pero no tenemos dudas que acabaran por conseguirlo.

A FAVOR: rendimiento y habitabilidad
EN CONTRA: sensibilidad del variable drift control system, tacto de los mandos consola central.