Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Mercedes ML 350 Bluetec Vs.Range Rover Sport TDV6: Palabras mayores

Bajo la denominación SUV se incluyen ahora todos los 4x4 con buenas aptitudes en asfalto, pero todavía quedan auténticos todoterreno, espectaculares dentro y fuera dela carretera.

El nuevo ML se mide con el referente de la categoría, un Range Sport que ofrece un nivel de confort excelente.

Los dos mejores ejemplos de espectacularidad, capacidades 4x4 y buen comportamiento en asfalto son el recién llegado Mercedes Clase M y el Range Rover Sport, éste un veterano que, desde hace años, ha marcado el camino que han seguido el resto de sus competidores.Sus proporciones son idénticas, con la diferencia de la mayor anchura del Range y también sus motores tienen casi la misma cilindrada, pero en sus diseños hay claras diferencias que les dan su propia personalidad y que seguramente serán decisivos en la decisión de compra.

Cuando entramos en el interior de cualquiera de estos modelos la sensación es abrumadora; cuero revistiendo todo lo visible, incluido el salpicadero, aplicaciones de metal que lo son y una calidad de terminaciones que impresiona, además de un olor ‘a bueno’ que resulta adictivo. El espacio es enorme, especialmente en el Range en la cota de anchura, mientras que en el Mercedes hay algo más de ‘hueco’ para las piernas de los pasajeros de atrás que en los dos casos pueden gozar de las mismas comodidades que los de delante con opcionales.

El Mercedes de nuestra prueba tiene un precio, con todas las opciones que llevaba, de casi 104.000 euros, es decir, 40.000 euros más que el precio inicial.

Por su parte el Range llegaba hasta los 98.000 euros, lo que supone 25.000 euros de extras añadidos al equipamiento base, ya de por sí muy completo pues incluye elementos como la reductora, la suspensión neumática, el navegador o la tapicería de cuero, elementos que en el Mercedes son con sobrecoste, aunque el precio base del británico también es mayor.

MOTORES BITURBO

Arquitectura V6 con doble turbo, cilindradas casi idénticas y rendimientos muy similares en cuanto a par y potencia, pero muy diferentes en prestaciones y consumos. El propulsor del Mercedes utiliza un aditivo para reducir sus emisiones, de ahí la denominación Bluetec, y va acoplado al conocido cambio automático de siete velocidades que se utiliza en muchos modelos de la marca. El motor del Range ha recibido una reciente actualización y ha incrementado su potencia en 10 caballos, además de incluir un nuevo cambio automático de ocho relaciones.

Los dos ofrecen un empuje espectacular, con una suavidad y un silencio que sólo se rompe cuando aceleramos con rotundidad y todo su poderío se puede apreciar desde el interior del habitáculo con un agradable sonido de motor ‘gordo’. Las diferencias están cronómetro en mano y a la hora de repostar. Para acelerar de 0 a 100 el Range necesita un segundo largo más que el Mercedes, algo que sólo se nota midiendo tiempos... o con los dos coches acelerando a la par porque, por separado, es inapreciable y los dos muestran un poderío y una agilidad casi abrumadores.

Con los consumos ocurre algo muy parecido. La cifra homologada por el Mercedes es sorprendente para un vehículo de su potencia y peso y difícil de conseguir en una conducción ‘normal’, pero los consumos reales sin abusar del acelerador no llegan a los 10 litros, mientras que el Range supera los 11 litros en esos mismos recorridos, a pesar de que su peso es ligeramente menor que el del alemán y su cambio tiene una relación más, pero sin duda la aerodinámica juega un papel importante en este caso.

SUSPENSIONES NEUMÁTICAS

En el bastidor es donde encontramos más diferencias comparando los equipamientos de serie de cada uno de ellos. En el Range, la suspensión neumática es de serie, mientras que en el Mercedes es una opción que conlleva los amortiguadores regulables en dureza, con dos posibles reglajes y una clara diferencia entre ellos.
Otro elemento opcional en el alemán es la reductora, así como el sistema que adapta toda la electrónica a las condiciones del firme, todo ello dentro de un paquete denominado ON&OFFROAD, dos elementos de serie en el británico con su ya conocido e imitado Terrain Response.

El Rangeofrece 5 programas de funcionamiento, mientras que en el Mercedes son 6: off-road, automático y tres de carretera -uno de ellos para remolque-.

Resulta increíble el nivel de precisión y comodidad que ofrecen estos dos gigantes. Parecen sobrevolar por encima de las irregularidades de cualquier carretera con una estabilidad lineal sorprendente, a pesar de que sus direcciones son bastante blandas, sobre todo, en el Mercedes que también es algo más rápida con tres vueltas exactas de volante entre topes; 3,1 en el Range.

Al activar el modo Sport en el alemán, varía la dureza de la suspensión, la respuesta del acelerador y la dirección, en este caso, con un tacto mucho más agradable que no resulta tan blando. Su gran tamaño y peso nos hace ser cautos a la hora de abordar las curvas más complicadas, pero no hace falta mucho tiempo para ganar confianza porque trazan con una precisión excelente y unos casi inexitentes balanceos. El reglaje de la suspensión del Range está en un término medio entre los dos posibles del Mercedes, uno de ellos más duro y el otro más suave pero sin llegar a ser excesivo.

EN CAMPO, A POR TODAS

Reductora, suspensión de altura regulable que permite disponer en los dos casos una distancia libre al suelo de hasta 28 centímetros y varios programas de funcionamiento que adaptan toda la electrónica al tipo de firme hacen que estos dos señores del asfalto se vuelvan unos verdaderos aventureros cuando abandonan la carretera.

El bloqueo del diferencial central se realiza de forma automática en los dos, pero el Mercedes ha perdido el bloqueo del diferencial trasero en esta última generación, un valioso elemento para las situaciones más difíciles y con el que sí cuenta el Range. La capacidad de tracción que ofrecen los dos en cualquier firme es sorprendente, incluso con neumáticos de carretera y los descomunales e innecesarios ‘rodillos’ que montaba el gran sir británico.