Motos-gp-f1-bahrein
Pero, ¡qué clase de ‘motos de asistencia’ tiene el circuito Bahréin!
Sut chinese grand  1587111
Los neumáticos, el dolor de cabeza de Mercedes en el inicio de temporada
Sin titulo
El Ford Mustang Boss 429, el Boss 302 y el Match 1 vuelven a nacer
Sut chinese grand  1587310
Sainz: “Hülkenberg tiene pequeños trucos”
Gjg 8598
Probamos el Ford Fiesta 1.5 TDCI 120 CV: El niño que se hizo hombre

Probamos el Peugeot Instinct: El futuro promete

El prototipo Instinct de Peugeot es un auténtico laboratorio de pruebas con el que poner a punto la tecnología de la conducción autónoma. Para ver el grado en el que se mueve, hemos decidido darnos una vuelta a sus mandos, o mejor dicho, nos la ha dado él mismo…

Peugeot-Instinct-Concept

Ubicado a las afueras de París, el centro ADN del grupo PSA es el sitio idóneo para que se cuelen espías industriales, ya que en su interior se trabaja para dar forma a los próximos modelos de Citroën, DS y Peugeot. Así que es normal que haya que pasar diversos controles de seguridad y eso que aparentemente no parece que aquí se esconda el porvenir de una compañía que vale más de 15.000 millones de euros en bolsa. La culpa la tienen los enormes muros de hormigón y los ventanales que dan forma al edificio principal, idénticos a los de cualquier bloque de oficinas de tu ciudad.

Tras estos 'registros', subimos a la azotea y allí nos espera el Peugeot Instinct, escoltado por 12 personas que no apartan la mirada de su aerodinámica carrocería. Cada una de ellas tiene definida su función: dos se encargan única y exclusivamente de limpiar la suciedad de la carrocería y del interior cada vez que alguien lo toca o se sube en él, otras tantas velan constantemente por la integridad de la mecánica híbrida enchufable y un par más realiza las fotografías que ilustran este reportaje. El resto de los presentes son directivos de diversos departamentos que han participado en su desarrollo, como Matthias Hossann, jefe de prototipos de la firma francesa y responsable final del concept. Él es quien nos desvela todos los secretos de este shooting brake, como por qué debutó en un evento tecnológico de la talla del Mobile World Congress de Barcelona en vez de hacerlo en un salón del automóvil 'tradicional'. Y la razón es sencilla: "Nuestro Instinct va un paso más allá de lo que se conoce como coche conectado; no sólo se vincula con el teléfono móvil, también lo hace con el reloj digital y con el hogar, esto último posible gracias a la domótica", apunta Hossann.

El Instinct se diseñó de dentro hacia fuera, a la inversa de como se trabaja normalmente

Doble…o nada

Esto no hubiese sido posible sin la ayuda de Samsung y su herramienta Artik Cloud, una 'nube' en la que se almacenan los datos de todos estos gadgets y que recibe el Peugeot. Estas informaciones se analizan y se tratan junto a las recogidas por los sensores exteriores e interiores del propio Instinct para que el coche interactúe con nosotros durante el día a día. Por ejemplo, nos 'obligará' a andar si no hemos hecho ejercicio durante la jornada –aparca más lejos de lo habitual–, pone el piloto automático si venimos del gimnasio o si detecta que estamos cansados después de salir del trabajo, cierra la puerta de nuestro domicilio si no lo hemos hecho nosotros, enciende la calefacción de casa o configura el chasis en función de la ruta por la que circulamos porque el Instinct cuenta con cuatro modos de 'trabajo', dos de ellos exclusivos de la conducción autónoma –Autonomous Sharp y Autonomous Soft– y los otros restantes sólo entran en funcionamiento cuando tomamos los mandos del vehículo –Drive Boost y Drive Relax–.

Los primeros apuestan por configurar el habitáculo para sentirnos literalmente como en casa; por eso la iluminación ambiental varía hacia tonos azules y los asientos se reclinan por partes, lo que nos permite descansar al ir semitumbados. Además, los cuatro ocupantes tienen acceso a internet y a todos los registros del ordenador de a bordo. Con los segundos, las butacas vuelven a su posición normal, el volante aparece en apenas cinco segundos y a través de la instrumentación vemos el estado de carga de la batería y la velocidad a la que circulamos. Conviene matizar que los nombres podrían llevar a error ya que Drive Boost y Drive Relax no convierten a este Peugeot en un deportivo puro, sino que son programas que permiten disponer íntegramente de los 300 caballos de la mecánica híbrida enchufable.

Para acceder a las escuetas plazas traseras, las puertas se abren en sentido contrario a la marcha

¿Qué se siente?

Con cualquiera de estas dos funciones se activan también ciertas ayudas como la alerta de ángulo muerto, ya que no hay espejos retrovisores convencionales y sí unas pequeñas protuberancias en las que se esconden unas cámaras. Detalles a fin de cuentas impactantes aunque pasan desapercibidos ante la consola central y el salpicadero, en el que han desaparecido todos los botones, sustituidos por pantallas táctiles de diversos tamaños. El olor a nuevo también sorprende, fruto del uso de materiales de primera calidad como el cuero, que recubre parte del interior, y de unas telas perfectamente tricotadas que recuerdan a las que se usan en el 3008.

Tras una breve charla técnica del ingeniero, cerramos la puerta e iniciamos la marcha. Hace calor y como no hay climatizador, empezamos a sudar; lástima que las ventanillas no se puedan bajar. El ritmo aumenta y para evitar algún que otro susto, la potencia está limitada al igual que la velocidad máxima, así que no correremos más aunque pisemos el acelerador a fondo. El confort es reducido por suspensión, durísima y sin apenas recorrido, como por aislantes acústicos.

Ahora toca que el Instinct nos lleve, para lo cual, el volante desaparece y nos recostamos perdiendo parcialmente la visibilidad frontal. El coche comienza a circular y la sensación es rara: por más que intentamos relajarnos, es inevitable estar pendiente de lo que sucede delante, aunque en apenas unos minutos nos olvidamos de ello y comenzamos a disfrutar. Sin duda es una gozada.

No estará a la venta

El Instinct y su tecnología nos convencen, pero queremos saber si lo que vemos es real. Hossann responde a nuestras inquietudes: "El Instinct nunca llegará a los concesionarios como tal". Insistimos: ¿no habrá un shooting brake?. "Lamentándolo mucho, no, pero sí veréis ciertos detalles estéticos y de equipamiento como el Artik Cloud de Samsung en el sustituto del 508 y en otros vehículos". La parte mecánica asimismo verá la luz en 2019 cuando se lance un híbrido enchufable con más de 500 kilómetros de autonomía eléctrica. ¿Y qué pasa con la tecnología autónoma? "Tampoco puedo asegurarte al 100% una fecha de llegada, pero calculamos que en unos 10 años podríamos comercializar el primer Peugeot autónomo de la historia… aunque podría ser antes o después en función de los avances técnicos". Estaremos atentos…