Peugeot-508-2018-dinamica-1
Al volante del Peugeot 508 2018: Mucho más que diseño
Richi
Ricciardo: “Ir a McLaren o Renault tiene cierto atractivo”
Sintuti
Así ha conseguido el Honda Civic Type R establecer un récord en Spa-Francorchamps
Rueda de prensa gp francia pilotos 2018 1
Las frases más destacadas de la rueda de prensa de pilotos de Francia
Porsche-911-gt2-rs-martini
Porsche rinde homenaje al “Moby Dick” original con este 911 GT2 RS Martini

Prueba Ferrari GTC4Lusso: Al compás 4/4

En Ferrari saben escuchar y la prueba de ello es este GTC4 Lusso. El heredero del FF mejora en todos sus aspectos gracias a las recomendaciones hechas por sus clientes más selectos.

¡Si Enzo Ferrari levantara la cabeza! Muchos de sus directivos, diseñadores o ingenieros seguramente se iban a llevar un buen 'rapapolvo' con este GTC4 Lusso. Pero no me malinterpretes, el nuevo gran turismo del 'Cavallino' es un auténtico prodigio de ingeniería, ya que es capaz de erizar el vello de tu brazo con la misma facilidad que el LaFerrari, el modelo más 'top' de la marca hoy en día. Sin embargo, el heredero del FF ha cambiado los valores que Enzo intentó inculcar a sus trabajadores. Con el GTC4 Lusso, Ferrari ha hecho algo que daría escalofríos a su fundador: preguntar a sus clientes para mejorar el producto que les ofrecen. Una estrategia habitual en el resto de fabricantes, pero que el propio Enzo veía como algo innecesario. Para que te hagas una idea, cuentan los más veteranos que uno de sus ingenieros se le acercó para sugerirle un cambio que lograra que sus coches fueran más cómodos y manejables, un embrague diferente dicen algunos. Pues bien, la respuesta del italiano fue tajante: "El problema no es del vehículo, es del conductor".

Ahora, imagínate la cara de Enzo cuando supiera que buena parte de sus directivos ha decidido realizar una encuesta de calidad entre los propietarios del FF para conocer las debilidades del modelo. Más espacio en la zona trasera, un sistema multimedia revisado y más intuitivo o un propulsor más silencioso en la arrancadas para que los vecinos no se quejen fueron algunos de los puntos que la marca sacó en claro. "¡Qué se busquen vecinos nuevos!", habría dicho don Enzo ante la idea de que el ronquido del V12 molestara al resto de residentes. Pero los tiempos cambian y ahora el cliente parece tener más peso...

El eje trasero direccionable se conoce como 4RM-S; de serie, te permitirá trazar cada curva a la perfección.

EL 'CAVALLINO' MÁS BELLO

Los diseñadores también sondearon a sus compradores para que mejoraran algunos aspectos estéticos del modelo. El FF era complicado de clasificar. Líneas raras y demasiados apéndices aerodinámicos que, dependiendo del ángulo de visión, casi le asemejaban a un reptil. Por contra, el GTC4 Lusso es simple, sensual y bonito, quizá el más bello de los últimos Ferrari fabricados. Circunstancia que, además, le viene adherida al nombre, pues el fabricante ha recuperado la denominación 'Lusso', aquella que evoca esos maravillosos años 60 en los que el 250 GT Berlinetta Lusso se contoneaba por las carreteras de medio mundo.

Los ingenieros italianos han 'exprimido' otros 30 caballos al V12 atmosférico

UNA GRATA SORPRESA

Tras 'escaparme' del atasco urbano de Brumicco, Italia, donde el Lusso se ha comportado extraordinariamente bien, con una soltura propia de un Fiat 500, por fin tengo ante mí un tramo de carretera secundaria despejada. Con el Manettino en la posición más deportiva, piso el acelerador y... ¡brooooom!  Ese bramido tan molesto para algunos se convierte en una melodía para mis oídos. Con el pie a fondo, la aguja sube sin contemplaciones hasta las 8.250 vueltas, donde los 690 caballos –30 más que en el FF– se mantienen a pleno rendimiento. Además, tienes el 80% del par desde las 1.750 vueltas.

Y si eso no te parece suficiente, la suspensión magnética regulable nos permitirá 'deslizarnos' entre los baches igual que si fuéramos sobre una alfombra. Porque este Lusso, además de radical, sirve para usarlo en el día a día. Lo dicho, si Enzo levantara la cabeza...

Nos gusta mucho. El motor. Sin duda una de las grandes bazas de este modelo. Es un monumento de refinamiento, fuerza y potencia.

Nos gusta menos. Como es habitual, al precio inicial habrá que sumarle un sinfín de extras carísimos para que cada Lusso sea diferente.