Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Probamos el Seat Ateca FR: Fórmula de éxito

El Seat Ateca potencia su personalidad deportiva con el paquete Formula Racing, un acabado este FR que supone mejoras a nivel estético, dinámico y de equipamiento. Te contamos cómo afectan al SUV de la casa después de conducirlo.

Nuevo-seat-ateca-fr-009a

La deportividad va implícita en su personalidad pero hasta ahora no alardeaba de ello. Decimos hasta ahora porque el Seat Ateca se acaba de 'soltar la melena' para recibir el paquete FR y presumir sin disimulo de su carácter dinámico. El nuevo acabado potencia la imagen deportiva del Ateca y añade mejoras a nivel técnico que incrementan el placer de conducción. Se trata del Ateca más ágil de la gama pero sigue demostrando magníficas cualidades fuera del asfalto.

Después de registrar más de 50.000 pedidos desde su lanzamiento en todo el mundo, el acabado FR llega para rellenar la ausencia de una versión más 'picante'. Las diferencias con el resto de la gama comienzan en el exterior; además de los anagramas FR, presenta parachoques pintados en el color de la carrocería, inserciones de aluminio inéditas, rejillas de ventilación con forma de panel de abeja, aditamentos aerodinámicos en la parte posterior y un spoiler sobredimensionado. El diseño de las llantas –de 18 ó 19 pulgadas– también es específico para esta versión y le sientan como un guante, aunque debido al bajísimo perfil de los neumáticos no tenemos claro si nos atreveríamos a salir de la carrera por miedo a dañarlos.

Las modificaciones también llegan al interior. El color negro inunda todo el habitáculo para vestir los asientos deportivos tapizados en Alcantara, el techo y el salpicadero. No faltan los habituales pedales de aluminio característicos de los modelos FR y el volante forrado en cuero con costuras en rojo y logo FR, también presente en las estriberas de aluminio que nos reciben al abrir las puertas.

El equipo de serie es considerable en todos los FR. Faros full led, detector de ángulo muerto más alerta de tráfico posterior, control de crucero adaptativo con protección de peatones, cámara de 360 grados con vista cenital, asistente de aparcamiento automático, apertura manos libres del portón trasero, Seat Drive Profile, Full Link con Apple CarPlay y Android Auto y sistema de navegación con pantalla tácil de ocho pulgadas. Opcionalmente están disponibles el Control de Chasis Adaptativo o el asistente para atascos Traffic Jam Assist.

En nuestra toma de contacto nos subimos a una unidad equipada con el Control de Chasis Adaptativo, un elemento altamente recomendable que nos hizo disfrutar de las carreteras reviradas por las que transcurría el recorrido de pruebas. La tracción 4Motion tuvo buena culpa de ello, la combinación de este sistema con el chasis adaptativo da como resultado un conjunto ágil y eficaz en cualquier situación. El Drive Profile también contribuye al dinamismo y nos permite escoger el modo de conducción Sport para actuar sobre el acelerador, la dirección y la suspensión, bastante dura en términos generales, aunque nunca hasta el punto de resultar incómoda.

Los amantes de la conducción disfrutarán especialmente con el nuevo propulsor TSI de 190 caballos asociado a la tracción integral y el cambio automático DSG de siete velocidades. Cuenta con el sistema ACT de desconexión de cilindros y arroja unas cifras de consumos y emisiones más que razonables para su potencial. Es la opción más deportiva de la gama y empuja con contundencia desde la zona más baja del cuentavueltas con una suavidad extraordinaria.

Seat prevé vender más unidades gasolina que Diesel. El 1.4 TSI de 150 caballos será la opción más popular.

Por debajo se sitúa el 1.4 TSI de 150 caballos, disponible con tracción total o simple y cambio manual de seis velocidades o DSG de siete. Se trata de la opción más equilibrada de la gama por agradabilidad de uso, prestaciones y consumos. La tecnología ACT permite contener el gasto de combustible, mientras que el menor peso del conjunto posibilita unas prestaciones bastante interesantes –pasa de 0 a 100 en apenas 9 segundos–.

Si lo nuestro es hacer kilómetros con el máximo ahorro posible deberemos optar por los propulsores Diesel. En este caso también hablamos de dos opciones con 150 y 190 caballos que vienen de la mano del bloque 2.0 TDI. El primero va ligado al cambio manual de seis relaciones y la tracción 4Drive y se coloca a la par de su homólogo gasolina en cuestión de prestaciones. El más potente se asocia al cambio DSG7 y a la tracción total y dispone de grandes reservas de par. Ambos son prácticamente igual de parcos en consumos, no obstante tienen su punto negativo y no es otro que la rumorosidad, en ningún caso elevada pero si sensiblemente más notable que en los propulsores gasolina.

¿Y qué pasa con las cualidades offroad? A pesar de los tintes deportivos el Ateca no deja de ser un SUV que se defiende con soltura en pistas, caminos y alguna zona de mayor complicación. A lo largo del día pudimos realizar un recorrido 4X4 y, a decir verdad, acabamos sorprendidos por la efectividad del tocodamino español. La tracción total y la gestión electrónica se encargan de digerir obstáculos que sí revestirían complicación para las unidades con tracción simple. También ayuda la altura libre al suelo, generosa a pesar de los parachoques deportivos y la menor altura de la suspensión –el FR es 10 milímetros más bajo que el resto de la gama–.

En definitiva, el Ateca FR añade atractivo a un modelo que en cualquiera de sus versiones ya resulta sugerente. Hablamos de mejoras a todos los niveles que están disponibles desde 31.340 euros con el 1.4 TSI de 150 caballos –27.840 euros con descuentos–. En el caso del 2.0 TSI el precio asciende a 37.660 euros – sin descuentos–, mientras que el 2.0 TDI de 150 caballos arranca en 36.430 euros y el nivel de potencia superior –2.0 TDI 190– tiene una tarifa de 40.730 euros. Todas las opciones están ya disponibles en los concesionarios de la marca.