Honda-CRV-2019
Al volante del Honda CR-V 2019: El guerrero está de vuelta
Alonso q alemania 2018 1
Alonso, 11º: “Salimos en la pole del grupo medio”
Collage tecnica alemania-2
Galería técnica del Gran Premio de Alemania: Parafina a litros
Gettyimages-1003033234
Sainz, 8º: “Hemos ido de menos a más”
Aceite-coche1
Cambio de aceite en el coche: ¿Cuál elegir?

Probamos el Seat León Cupra R: Deportividad en exclusiva

Seat añade el apellido R al León Cupra para elevar su potencia, mejorar su puesta a punto y ampliar el equipo. El resultado es el modelo de serie más potente y exclusivo de la marca. Sólo se producirán 799 unidades y nosotros ya hemos probado una.

File

Está aterdeciendo y Jordi Gené nos apremia. Apenas quedan un par de horas para que se ponga el sol y los Mossos d'Esquadra han cerrado una carretera secundaria para nosotros. Nos esperan tres unidades del Seat León Cupra R y un tramo de rally cortado al tráfico a pocos kilómetros de Martorell; no se nos ocurre mejor plan para una tarde de otoño.

Antes de subir al coche es inevitable sentirse afortunado, sólo se producirán 799 unidades y será el Seat más potente de todo el catálogo. Si lo ves por la calle  –o en circuito– lo reconocerás por las llantas exclusivas, el kit aerodinámico, las piezas de fibra de carbono –alerón trasero, splitter delantero, difusor posterior...– y el color cobre que pinta los retrovisores, las llantas específicas –de 19 pulgadas– de mayor anchura y algunos detalles como el logotipo de la firma o el anagrama 'Cupra' del portón trasero. También será fácil identificarlo por la tonalidad de la carrocería, ya que sólo podrá vestirse de negro, gris –ambos metalizados– y el exclusivo 'Gris Pirineos Mate' que luce la unidad de las fotografías.

Únicamente llegarán 40 unidades del Seat León Cupra R al mercado español, 20 con cambio manual y 20 con transmisión automática DSG. A Alemania se irán 360 unidades y 197 están reservadas para Suiza

Pero no creas que el trabajo de Seat se ha limitado al apartado estético. En Martorell se han esforzado por mejorar las cualidades dinámicas del León Cupra para justificar un apellido que se remonta a la primera generación del popular compacto.  En aquél entonces, el R elevaba la potencia del Cupra y añadía equipamiento extra, pero ahora hay que hablar de cambios más trascendentales y una carretera de montaña cerrada al tráfico es el mejor lugar para conocerlos.

Nos situamos detrás del León Cupra de Jordi para reconocer el tramo mientras nos da indicaciones a través de un walkie talkie. Nada más arrancarlo seleccionamos el modo de conducción Cupra –desarrollado por el propio Jordi en Nürburgring– y nos percatamos de que el sistema de escape ha sido modificado, ahora suena más ronco y nos envuelve en una atmósfera racing que se ve acrecentada por el volante, el pomo de la palanca de cambios y los asientos forrados en Alcantara.

El  León Cupra R cuenta con molduras exclusivas de color cobre en el interior, asientos tipo bacquet tapizados en Alcántara, panel de instrumentos con diseño específico y, por supuesto, un anagrama con el número correspondiente a cada unidad de las 799 disponibles

Además del incremento de potencia hasta los 310 caballos, ha sido mejorada la configuración de las manguetas de la suspensión para obtener caída negativa en el eje delantero, y se ha reajustado la suspensión adaptativa DCC para ganar en agilidad y precisión. Lo cierto es que es complicado mejorar el rendimiento del León Cupra, pero bastan un par de curvas para comprobar que Seat ha perfeccionado las pocas carencias que podíamos reprochar a su rapidísimo compacto.

Con los Michelin Pilot Sport Cup 2 en temperatura nos animamos a subir el ritmo mientras jugamos con el sensacional cambio manual de seis velocidades. El Cupra R también está disponible con transmisión DSG de seis marchas, aunque si elegimos esta opción tendremos que conformarnos con 'apenas' 300 caballos y el nivel de purismo disminuirá sensiblemente. La palanca de cambios queda a la altura perfecta y los recorridos entre marcha y marcha son tan cortos que quitar y poner 'hierros' mientras escuchamos petardear al escape se convierte en algo adictivo.

Pese a lo virado del terreno y los continuos cambios de rasante, tenemos la sensación de ir sobre raíles, sólo el panel de instrumentos –con un exclusivo fondo de color gris– nos hace ser conscientes de la velocidad a la que vamos. El autoblocante de tipo Haldex no presenta cambios y, al igual que la dirección progresiva, sigue trabajando a la perfección para ayudarnos a lograr la trazada óptima.

No es más rápido que el Cupra de 300 caballos, pero sí permite disfrutar más de la conducción. Los ingenieros de Seat han conseguido un comportamiento más deportivo y, por exclusividad y efectividad, se convierte en una de las alternativas más interesantes del segmento. Puede que no alcance el nivel de eficacia del todopoderoso Volkswagen Golf R con tracción integral, y tampoco es tan salvaje como el Ford Focus RS, pero promete toneladas de diversión y, gracias a los detalles específicos y a su cuidada estética, consigue eclipsar incluso al Honda Civic Type R.