Bmw-2-active-tourer3
BMW deja de fabricar el Serie 2 Active Tourer
1017548297-lat-20190609- 2st1683
¿Y si la Scuderia Ferrari perdiese el patrocinio de Mission Winnow?
Amazon-motors
Amazon Motors te pone un coche de renting en tu casa ¡este verano!
Alonso
Fernando Alonso, Mercedes, Ferrari, y los enigmáticos viajes a Carolina del Norte
Gettyimages-589921920
Los grandes cruceros contaminan mucho más que los automóviles

Prueba Seat Tarraco 2.0 TDI 190 4Drive: Es otra historia

Nunca un automóvil de la marca española había sido tan grande, tan polivalente y tan versátil. El Tarraco se ha ganado a pulso una buena prueba a fondo –vídeo incluido– pero en un segmento tan competido y tan desconocido para Seat, ¿sabrá estar a la altura?

Seat-tarraco-prueba-portada

Basta echar la vista atrás un momento y repasar los modelos más representativos de la casa española a lo largo de su historia, para caer en la cuenta de que no hay ninguno medianamente similar a este Seat Tarraco. La moda SUV que impera en estos momentos a nivel global y la apuesta que mantiene el grupo Volkswagen en la marca, le han concedido a la misma un modelo más completo y de mayor gama que nunca.

Así, el nuevo buque insignia de Seat es por primera vez en su historia un todo camino y de los grandes. Mide casi 4,74 metros de largo, 1,84 de ancho y 1,66 de alto y eso son 38 centímetros más de longitud que un Ateca pero también sólo 14 menos que un Volkswagen Touareg. Además, como no podía ser otra forma en el modelo más representativo de una determinada marca, este Tarraco presenta ciertos elementos de diseño únicos, que serán incorporados en los próximos Seat. 

 

Nos referimos a su gran parrilla elevada, que sobresale del resto de la carrocería, a los faros más rasgados que se incrustan en la misma y que presentan todas las funciones lumínicas mediante leds, al igual que unos pilotos provistos con intermitentes direccionales y con un catadióptico central que sirve de nexo de unión entre ambos. Las llantas de 20 pulgadas de esta unidad y un techo con unas marcadas hendiduras aerodinámicas y unas barras longitudinales cromadas, son detalles menos originales aunque igualmente destacables pues contribuyen a otorgarle un aire de modernidad y sofisticación extra. 

En el plano más técnico, el chasis del Tarraco es básicamente el mismo que el del Ateca, pero con una distancia entre ejes ampliada: 2,79 metros por los 2,63 de su hermano pequeño. Aún así, sigue presentando un voladizo considerable en su parte trasera pero tiene una clara explicación y es que este es el primer SUV de Seat que puede ofrecer un interior gigante, con hasta siete plazas y un maletero de récord en la categoría.

TAMAÑO SÍ, Y BIEN APROVECHADO

Sin duda, esta amplitud es la principal característica de su interior pero por diseño general y tecnología, el Tarraco resulta sencillamente impecable, sobre todo si pensamos en un vehículo cuyo precio base ronda los 32.000 euros. La unidad que analizamos, en su acabado Xcellence es unos 3.000 euros más costosa, pero con todo y eso resultan dignos de elogio elementos como estos asientos forrados en tela y Alcantara, robustos a la par que elegantes; la moldura de estilo madera que divide el salpicadero, el cuadro de mandos completamente digital, que es de 10,25 pulgadas y ofrece tres vistas diferentes disponibles y sobre todo, la pantalla flotante central, que queda muy a mano y además es capacitiva, de modo que se anticipa a nuestros movimientos. Además, no en todos los coches de este tipo podemos viajar cómodamente mientras se carga nuestro teléfono móvil de forma inalámbrica.

En cualquier caso, no todo es tan positivo en el habitáculo del Tarraco. Por ejemplo, mientras los plásticos y ajustes de la parte superior del salpicadero son de muy buena factura, los de la inferior, del mismo aspecto, no son tan satisfactorios al tacto y algunos elementos como el módulo de climatización han sido reciclados de otros modelos del grupo Volkswagen. Éste es especialmente antiguo aunque a decir verdad, su manejo es intuitivo y no presenta el menor problema. La guantera también es algo pequeña aunque otros compartimentos como los de las puertas o el que se oculta bajo el reposabrazos central, sí ofrecen un volumen generoso.

La distribución y el manejo de todos los mandos son intuitivos y se aprecia cierto salto de calidad en los materiales respecto a otros Seat.

Lo mejor es la zona trasera, pues deja espacio de sobra para tres adultos, especialmente en esta configuración de 5 plazas. La longitud es amplísima, la altura y anchura disponibles también y Seat ofrece elementos de confort muy a tener en cuenta como una generosa iluminación, ventilación con regulación independiente, tomas USB y de corriente y hasta estas prácticas mesitas portátiles, a combinar con el reposabrazos central con posavasos incluidos. Nada que objetar en este sentido.

Pero si de algo puede presumir este coche es de maletero, el más amplio de su clase en términos absolutos. Hablamos de 760 litros de capacidad que sólo se verán reducidos a 700 en su variante de siete plazas. En esta de cinco, podemos además aumentar este volumen desplazando las plazas traseras de forma longitudinal, o abatiendo completamente los asientos una operación que podemos realizar de forma sencilla y que nos deja un volumen total de 1.920 litros. Incluso, debajo tenemos hasta una práctica rueda de repuesto. Ahora la pregunta es: ¿cómo se moverá este gigante en la carretera? Veámoslo.

ÁGIL, MUCHO MÁS DE LO QUE PARECE

¿Os acordáis del rapidísimo Tesla Model 3 que probamos en nuestro vídeo anterior? Si no lo viste acelerar en la pista de despegue, deberías hacerlo pero en esta prueba apreciarás también a un coche mucho más discreto a la hora de acelerar que éste: nuestro Tarraco. Con esta secuencia sólo quisimos que vieras la diferencia en la arrancada de un potentísimo eléctrico frente a un todocamino diésel habitual pero, ¿sabes una cosa? este gigante de la marca española es en realidad, bastante más ligero que la berlina californiana. Hablamos de 1.816 kilos frente a los 1.922 y quizá sea por esta cualidad, por la que se siente bastante más ágil en carretera de lo que podíamos esperar. 

Así, con unas ruedas de perfil bajo, una suspensión firme y una dirección suficientemente precisa, el Tarraco se desenvuelve especialmente bien pese a su volumen y su alto centro de gravedad. Conserva ese toque Seat en la conducción que lo hace bastante más ágil y preciso de lo que esperas al principio y después, tanto en viajes largos como en caminos, resulta suficientemente cómodo y supera las zonas bacheadas o los badenes en ciudad con una gran entereza. Un comportamiento equilibrado al máximo, que no dejará descontento a nadie y que entusiasmará a quienes vengan de conducir modelos grandes, con unos cuantos años de antigüedad a sus espaldas.

El remate final lo pone un motor tan conocido como el famoso 2.0 TDI de cuatro cilindros que en su versión de 190 caballos y con dos grandes socios como el cambio automático DSG y la tracción total contable 4 Drive. Es un propulsor veterano, pero se muestra enérgico incluso cuando viajamos cargados y mantiene consumos más que razonables, de entre 6,5 y 7,5 litros a los 100 kilómetros, en función del estilo de conducción que mantengamos. Se nota que está bien asistido por una transmisión capaz de engranar siempre la marcha adecuada y de saltar de una a otra con gran rapidez, así como por un sistema de tracción total conectable que sólo pasa par motor al tren trasero cuando las condiciones de adherencia no son las adecuadas. 

Mantiene una buena reserva de aceleración en todo momento y un gasto medio de entre 6,5 y 7,5 litros a los 100.

Lo mejor es que cuenta incluso con un depósito adicional de AdBlue, un producto que se encarga de atrapar buena parte de sus emisiones y que promete alargar la vida del diésel durante los próximos años.

EN DEFINITIVA...

Así es el Seat Tarraco 2.0 TDI 190 4Drive, un vehículo realmente completo, tanto como para considerarlo uno de los mejores buques insignia que Seat ha tenido jamás y eso que para un nostálgico como yo, eso son palabras mayores. Pero es que es amplísimo y se maneja con más soltura de la que esperas, resulta bastante dinámico en carretera, pero mantiene un gran confort y es apto para pistas de tierra y finalmente, está muy equipado, pero conserva el precio razonable que esperas en un Seat aunque en este caso, dadas sus características técnicas, este se vaya a los 43.130 euros. Si buscas un coche de este tipo, tienes nuestra bendición.

A favor:

Amplitud y modularidad interior. Agilidad en curva y manejo en ciudad. Relación calidad/precio.

En contra:

Veteranía del motor 2.0 TDI. Algunos detalles del interior como el climatizador.