Mercedes-benz-eqc-2020-1600-5c
Estos son los 10 vehículos eléctricos con mayor autonomía
1017575160-sut-20190628-ms2 3835
Alfa Romeo se pone nuevo objetivo: Competir con McLaren
911 rsr 2019 t
Porsche 911 RSR 2019: el campeón del mundo de Resistencia renueva su arma
Sainz-mclaren-m8d-goodwood-okp
Carlos Sainz cambia el F1 por el impresionante McLaren M8D en Goodwood
Extreme-e-odyssey-21
Extreme E revela su espectacular SUV off-road eléctrico

Prueba Tesla Model 3 Performance: El eléctrico del despegue

Es uno de los automóviles más esperados y como no podía ser de otra forma, es un Tesla. En efecto, tiene el tamaño, el estilo y la tecnología necesarios para estar en la wish list de cualquier conductor hoy en día pero, en su variante Performance, no es precisamente asequible. La pregunta es: ¿sigue siendo interesante?

Tesla-model-3-performance-02

El Tesla Model 3 es –si dejamos a un lado los Rodaster del pasado y el futuro– el tercer modelo de la marca y sin duda, el más esperado. Recordemos que prometía ser el más compacto y asequible de todos los Tesla algo que inmediatamente le otorgó una fama importante. 

Bien, el primer calificativo encaja a la perfección con una berlina de 4,69 metros de largo por 1,85 de ancho y 1,44 de alto. Estamos ante un vehículo del tamaño de un BMW Serie 3 o un Audi A4 aunque con un coeficiente aerodinámico mejor: 0,23 Cx y con una mecánica 100% eléctrica; toda una novedad que justifica en parte su coste que sí, sigue siendo elevado. Hablamos de 48.200 euros de base que asciende hasta los 68.500 € en el caso de esta versión Performance que es la primera que hemos podido probar. ¿Mentía Tesla entonces? Claro que no, comparados con los 82.400 y 87.100 euros en los que arrancan los Model S y Model X respectivamente, éste sigue siendo el Tesla más económico del momento pero claro, hablamos de cifras que distan mucho de los 35.000 dólares que cuesta el Model 3 más básico que se vende en Estados Unidos. Pero todo llegará.

 

Cuando todos los Model 3 estén disponibles en nuestro mercado, sólo habrá una forma de distinguir este Performance, todo un artículo de lujo, de los modelos más “asequibles” y es reparar en detalles como las llantas de 20 pulgadas con pinzas de freno en color rojo, la suspensión rebajada en altura o el fino alerón trasero de fibra de carbono que resalta en su zaga al igual que el logotipo Dual Motor, enmarcado por una línea roja que nos da una buena pista sobre la mecánica que se esconde este coche bajo la carrocería de este vehículo, que no bajo su capó.

Dos propulsores eléctricos dispuestos sobre los ejes delantero y posterior, entregan 287 y 200 caballos a ambos ejes respectivamente y una gran batería con 75 Kwh de capacidad, situada entre ambos y en el suelo del coche, se encarga de alimentarlos. Así tenemos ante nosotros un automóvil que pese a su apariencia elegante y discreta, nos ofrece tracción total, una potencia combinada de 480 caballos y un par máximo de 639 Nm disponibles desde las primeras revoluciones. Es cierto que todo este entramado técnico eleva su peso –y mucho– hasta situarlo en los 1.922 kilos, pero al final estamos ante un coche con una relación masa/potencia casi calcada a la de BMW M3. Palabras mayores, ¿verdad?

CONDUCIENDO EL FUTURO

Al volante, toda esta reserva de potencia se deja sentir y mucho, sobre todo cuando demandamos una respuesta enérgica a la hora de adelantar o de recuperar velocidad en pendientes pronunciadas. Sin embargo, como en los Tesla Model S y Model X lo que prima al volante del Model 3 es la suavidad y el silencio de marcha, cualidades que junto a un buen aislamiento acústico generan una gran sensación de confort. La dirección se siente un poco más precisa que en los otros Tesla, siempre y cuando seleccionemos su modo deportivo, lo que unido a una suspensión de gran firmeza, le valen una buena nota en el plano dinámico. Este es un coche que va muy bien asentado en la carretera y que filtra los baches con suficiencia de modo que es bastante más equilibrado que deportivo en lo que al comportamiento general se refiere.

Es verdad que el puesto de conducción es bastante bajo y que logramos enlazar curvas con cierta soltura y a gran velocidad, pero sin sentir la carretera de una forma tan directa como lo haríamos en un RS de Audi, un AMG de Mercedes o un M de BMW. El tacto general del Model 3 Peformance es más asistido, más artificial y esa sensación puedes llevarla a un nivel superior haciendo uso del Tesla Autopilot, un control de velocidad crucero automatizado, que no sólo te guía por el carril correcto y a la velocidad deseada sea cuales sean las circunstancias de la vía, también es capaz de evitar accidentes de todo inminentes como hemos visto gracias a los vídeos de sus usuarios en la red. Todas estas prestaciones, encajan a la perfección en la atmósfera de silencio y tecnología que se experimenta en el habitáculo, nuestro siguiente aspecto a analizar.

MINIMALISMO EXTREMO

Muchos son los aspectos originales que llaman la atención en el interior del Model 3, el primer vehículo de la marca californiana que ofrece un gran tablet en disposición horizontal para aglutinar absolutamente toda la información de abordo y también casi todos los controles. La ausencia de un cuadro de mandos o un head up display que proyecte información en el parabrisas es palpable en todo momento y tener que desviar la vista de la carretera para algo tan básico como saber a la velocidad es algo que requiere cierta adaptación y no termina de convencernos. Pero aún más delicado resulta tener que acudir a la misma pantalla para acciones tan fundamentales como modificar la temperatura del climatizador; la velocidad de los limpiaparabrisas o la regulación de los espejos retrovisores. ¡Hasta la guantera se abre así! En determinadas circunstancia de conducción, puede ser cualquier cosa menos práctico. 

Seguro que este diseño tan limpio y minimalista resultaría merecedor de cualquier premio de interiorismo pero en un automóvil, hay determinadas cosas que no nos encajan, como por ejemplo lo cerca que queda nuestra rodilla derecha de la parte inferior izquierda de la pantalla.

En la misma línea, el maletero del Model 3 cubica 340 litros de modo que es algo escaso para su tamaño y aunque puede ampliarse abatiendo los asientos traseros, el acceso sigue siendo pequeño y la superficie no queda del todo plana. Eso sí, bajo el capó tenemos otros 85 litros adicionales a los que al menos nosotros, les hemos sacado bastante provecho como verás en el vídeo de la prueba. Bromas aparte, este compartimento permite elevar la capacidad total a los 425 litros, una cifra bastante más razonable y también una buena ayuda para guardar el equipaje habitual en una escapada de fin de semana, por ejemplo, algo que permite perfectamente la autonomía de este modelo.

Pero definitivamente la parte que más nos gusta del habitáculo este Model 3 es la trasera. Para tratarse de una berlina con ese estilo coupé tan de moda, valoramos un buen acceso y un espacio más que notable para dos e incluso para tres adultos. No sólo las piernas me quedan bastante estiradas, a nivel de altura con mi 1,80 no rozo en este techo que eso sí, es acristalado y se funde con la luneta posterior, algo mucho más vistoso y aprovechable en invierno que en verano, como se pueden imaginar. 
Lo mejor de todo es que si saltamos a esta plaza central nos encontramos con un asiento bajo, una ausencia del túnel central que nos deja espacio para las piernas y por supuesto, estas tomas de ventilación normales bien escoltadas por sendos USB para cargar el móvil.

ARRANCA EL ASFALTO

En definitiva, estamos ante un turismo cuyo precio le sitúa en entre los modelos de más alta gama del mercado y que presenta un estilo general y un equipamiento igualmente sofisticados. Detalles como las ocho cámaras exteriores que rodean toda la carrocería ofreciendo una valiosa información al conductor y al citado Autopilot, las manecillas táctiles de las puertas o los asientos ergonómicos con regulación eléctrica y climatización refuerzan estas credenciales pero no nos engañemos, la cualidad que avala su elevado coste y que le ha valido ese hueco entre los mejores turismos medios del momento no es otra que su mecánica.

Así que vayamos a lo importante: ¿es tan rápido como vende este Tesla Model 3?, ¿qué se siente al pasar de 0 a 100 en cuestión de 3,4 segundos y sobre todo, ¿qué velocidad es capaz de alcanzar en una pista de despegue como la de Air Marugan, en Segovia. Con 500 metros de asfalto completamente libres justo delante de nosotros, soltamos el freno y aceleramos a fondo tan rápido como podemos y sí. El Performance nos brinda una arrancada brutal, anclándonos al asiento por completo y todo sin emitir el menor sonido. La experiencia es tan extraordinaria que nos deja absortos, sobre todo por lo lineal y enérgica de la respuesta en todo momento. 

Así, en esa escasa distancia rozamos los 180 km/h y en el segundo intento clavamos ese 0-100 km/h en 3,4 segundos que anunciaban sus prestaciones oficiales. Sobresaliente.

VUELTA A LA REALIDAD

Tras una larga jornada de rodaje, recogemos bártulos y ponemos rumbo a Madrid de nuevo. El navegador marca una distancia de 98 kilómetros al destino elegido por una ruta que combina carretera convencional y autopista y que incluye el descenso del puerto de Navacerrada. Con cualquier otro eléctrico estaríamos temblando pero con el Model 3 Performance no. Ni mucho menos.

Sin duda, la gran autonomía de las baterías y la posibilidad de cargarlas de forma realmente rápida, sobre todo los supercargadores de Tesla que ya experimentamos con el Model X, convierten a este vehículo en todo un seguro, en este sentido. El ordenador a bordo estima la llegada al punto de vuelta con un 20% de energía en el bolsillo pero con una conducción más eficiente y aprovechándonos de la refrenada regenerativa en el descenso, logramos llegar con casi un 30% de las baterías intactas. Sorprendente, sí. Y mucho, porque recorrimos casi 400 kilómetros con este modelo realizando varias aceleraciones máximas y subiendo el citado puerto a buen ritmo.  

68.500 euros es mucho dinero, los puntos de recarga disponibles a día de hoy en nuestro país escasos, pero si algo queda probado es que este Model 3 Performance es –al menos a día de hoy–, un automóvil único. Con las visitas que ahorrarás a la gasolinera, no tardarás en recuperar parte de la inversión, moverte con libertad por las ciudades del futuro es algo igualmente difícil de cuantificar pero sobre todo, combinar todas estas ventajas con las prestaciones de un supercar, no tiene precio.

A favor:

Respuesta al acelerador. Suavidad y silencio en marcha. Autonomía. Habitabilidad trasera.

En contra:

Detalles de calidad y ergonomía. Maletero. Sensaciones de conducción poco deportivas.