Sin titulo
Así de surrealista fue la colisión sufrida por este Bugatti Veyron Grand Sport Vitesse
Abiteboul marko
Un ultimátum de Renault precipitó la decisión de Red Bull
Mercedes-amg-35-sedan
Mercedes-AMG A 35 Sedan: Carácter y deportividad en nuevo formato
Zak brown le mans
Zak Brown: “Vamos a mantener a Alonso en McLaren, ya sea en F1 o Indycar”
Autopista-peaje1
El Gobierno quitará el peaje de varias autopistas

Conducimos el Volkswagen Touareg 2018: Heredero de todo lo bueno

Es la tercera generación del SUV más grande y sofisticado de Volkswagen pero es que el Touareg es mucho más que eso ya que la marca hace tiempo que decidió que su modelo de bandera sería un SUV y no una berlina.

Touareg-r-line

El nuevo VW Touareg es ocho centímetros más largo, casi uno más bajo y aunque presenta la misma distancia entre ejes que su antecesor, su plataforma es completamente nueva. No es otra que la excelente MLB del grupo VW-Audi –la misma del Audi Q7 y el Porsche Cayenne–. El habitáculo crece en todas las cotas y aunque la altura exterior disminuye, la interior sigue siendo generosa, por cierto.

En su imponente salpicadero llama la atención la gran pantalla central del sistema multimedia, con 15 pulgadas y que va asociada al denominado Premium Digital Cockpit, que hace desaparecer casi todos los interruptores. En la consola central ahora solo quedan dos mandos giratorios, uno para los modos de conducción –Normal, Sport, Comfort, Eco, Off-road e Individual–y otro para la suspensión neumática opcional.

La plataforma compartida permite que el Touareg pueda disponer del sistema eléctrico de 48 voltios para funciones auxiliares y elementos que hacen su comportamiento mucho más ágil y eficaz como la dirección a las cuatro ruedas, las estabilizadoras activas controladas electrónicamente que eliminan casi por completo el balanceo o la enorme cantidad de ayudas a la conducción.

La dirección a las cuatro ruedas hace que las traseras giren en sentido contrario a las delanteras si se circula a menos de 37 kilómetros/hora y en el mismo sentido al superar esa velocidad. El giro máximo de las ruedas posteriores es de 5º y con ello se mejora el radio en maniobras a baja velocidad y en comportamiento en carretera a mayor ritmo de marcha. La suspensión neumática tiene varias alturas disponibles ya que en el modo Sport reduce la distancia al suelo 1,5 centíimetros y en los modos de conducción off-road puede elevarla 7 centímetros y otros 2,5 más.

Para la carga y descarga del maletero la suspensión baja 4 centímetros gracias a un sistema que se activa desde el espacio de carga.

De momento el Touareg 2018 está a la venta con un único motor V6 TDI de 286 caballos aunque de este mismo bloque se ofrecerá una nueva variante menos potente, con 231 caballos a final de año y que será la más asequible de la gama. A principios de 2019 llegará un gasolina V6 de 340 caballos y más tarde un V8 TDI de 421. También existirá una variante híbrida enchufarle de 367 caballos aunque todavía no se ha dado una fecha para su lanzamiento en Europa, aunque el primer mercado que contará con esta motorización será el asiático. En todos los casos el cambio es automático con ocho relaciones y de convertidor de par. Como ocurre en este segmento, el Touareg ha perdido la reductora, un elemento que en cierta medida compensan el elevado par motor, el cambio automático y la electrónica. El 'paquete off-road' incluye protección de bajos y de la batería, deposito de combustible ampliado en 15 litros, dos argollas de remolque y nuevos programas de conducción específicos para fuera del asfalto y que, además de elevar la carrocería en combinación con la suspensión neumática opcional, ofrecen programas específicos para arena o grava.

El equipamiento no es que sea extenso, es que puede resultar espectacular, aunque recurriendo a numerosas opciones. Una de las más interesantes son sus nuevos faros IQ Light de ledes matriciales y con un funcionamiento magnífico en cualquier situación. El Touareg siempre ha destacado por su excelente relación entre calidad, precio y comportamiento, a pesar de no ser un vehículo asequible y ahora sigue destacando igualmente. Es un SUV con un elevadísimo nivel de comodidad y aunque mi percepción es que un Q7 es algo más silencioso, la sensación de calidad que transmite el Touareg es magnífica. No tiene, y creo que tampoco es lo que se ha buscado, un comportamiento con ese toque más deportivo que tienen otros modelos de esta categoría, pero sí es tremendamente ágil y en ningún momento se tiene la sensación de conducir un coche de semejante tamaño... hasta que te adentras por las estrechas carreteras del Tirol austriaco y te das cuenta de su anchura.

El ligero balanceo de la carrocería en curva queda contenido en cuando seleccionamos el modo de conducción Sport, la dirección tiene un tacto excelente y el motor V6 TDI un empuje de primera desde muy pocas vueltas, elementos más que suficientes con los que afrontar cualquier desplazamiento con el más elevado nivel de ocmodidad.

Cuando la gama esté completa habrá tres acabados, Pure, Premium y R-Line, pero de momento solo se ofrecen los dos más completos. Dentro del Premium se pueden elegir dos ambientes interiores pero aunque el equipo de serie es completo, la lista de opciones es larga. Los precios arrancan en los 65.000 euros del TDI menos potente en acabado Pure.