Sin titulo
Así ha quedado este McLaren Senna tras un aparatoso accidente
Sut italian grand  1523855
Monza, en busca de 100 millones de euros para mantener la Fórmula 1
181111 gfp 125829
Al volante del Audi A1 Sportback 2019: Apuesta por la deportividad
Kubica-vettel
Vettel sobre el regreso de Kubica: “Tengo sentimientos encontrados”
Ayudas-coches-ecologicos
La Comunidad de Madrid ya ofrece hasta 5.500 euros en ayudas para comprar vehículos ecológicos

Probamos el Volvo V60 2018: La saga continúa

Heredero de una larga tradición de station wagon, el nuevo V60 se posiciona muy cerca de su hermano mayor el V90, mejorando a su predecesor en habitabilidad. De momento llega con variantes convencionales de motor, pero en breve se someterá a un profundo proceso de hibridación.
 

Volvo v60 exterior 01

Si existe un fabricante que ha estado tradicionalmente ligado a las carrocerías familiares, éste es Volvo. En su gama siempre ha contado con un modelo capaz de satisfacer las necesidades de espacio de familias o personas que realizan actividades como el golf o la equitación y necesitan cargar con utillaje voluminoso. Cuando se empieza a hablar del inicio de la era post-SUV y a conjeturar con el concepto que lo relevará, el fabricante sueco apuesta por este tipo de vehículo como renovación natural de estos todoterreno ligeros. De hecho, así se explica que lance un V60 más tradicional que nunca, que sigue la estela marcada por su hermano mayor el V90, del que tan ‘solo’ le separan 18 centímetros de longitud, mientras que mide 12 centímetros más que el V60 al que sustituye.

Frente a su antecesor, el Volvo V60 2018 mejora de forma importante la habitabilidad, especialmente en las plazas traseras y en el maletero, líder en su segmento con 529 litros de capacidad. En el puesto de conducción descubrimos un salpicadero prácticamente calcado al del resto de los últimos lanzamientos de la firma, con una gran pantalla central de 9 pulgadas de excelente funcionamiento y un cuadro de relojes 100% digital que en este caso es opcional.

La calidad de los materiales es elevada, con unos acabados claros y muy luminosos que acrecientan la sensación de espacio, sobre todo si optamos por el techo panorámico.

En el apartado mecánico, el coche ha sido desarrollado a partir de la plataforma SPA del grupo, la misma que sirve de base a los S y V90 y al XC60 y por cierto, se trata de una mecánica perfectamente preparada para la inminente electrificación del vehículo. Por el momento llega con un motor gasolina T6 AWD de 310 caballos de potencia y dos Diesel D3 y D4 de 150 y 190 caballos, en este último la tracción integral está disponible como opcional, al igual que el cambio automático.

En breve llega la primera opción híbrida, se tata del T8 Twin Engine de 390 caballos, que une un bloque gasolina de 303 caballos y otro eléctrico de 65, con una autonomía eléctrica de 45 kilómetros, exactamente la misma que tendrán el T6 Twin Engine de 340 caballos que llega el año próximo. La oferta del mocelo se completará con una futura carrocería Cross Country

Durante nuestra toma de contacto pudimos conducir el D4 de 190 caballos y el T6 AWD de 310. Lógicamente nos convenció más la opción gasolina, tanto por el refinamiento que ofrece este propulsor sobrealimentado en su funcionamiento como en su empuje instantáneo. Se acompañaba además del chasis Four C, que cuenta con suspensión regulable entre tres modos de firmeza que alteran el comportamiento de forma perceptible, aunque no importante.

El paralelo el bloque D4 resulta ligeramente más tosco en su actuación, aunque se muestra siempre pleno de empuje y con unos consumos muy razonables. Como es habitual, incorpora las últimas novedades en seguridad, al equipamiento de sus hermanos mayores hay que añadir un detector de colisión frontal inminente para adelantamiento que instantes antes del choque realiza una frenada máxima para reducir lo más posible la violencia del impacto.

Se encuentra ya a la venta en los concesionarios de la firma, con un precio de partida de 39.689 euros para el D3 manual con tracción delantera, mientras que el D4 cuesta 42.283 y el T5 52.600 euros.